«Ca­da vez aflo­ran más ca­sos de abu­sos se­xua­les, usua­rias que lo sa­can a la luz»

A las con­sul­tas del CIM lle­gan me­no­res víc­ti­mas de des­ma­nes, pe­ro tam­bién adul­tas que lo fue­ron de ni­ñas

La Voz de Galicia (Vigo) - Especial1 - - Para Saber Más - L. CAS­TRO

de po­bla­ción pe­que­ños, ais­la­dos y con ha­bi­tan­tes que ya peinan ca­nas. Un con­tex­to a prio­ri po­co fa­vo­ra­ble a la par­ti­ci­pa­ción. Sin em­bar­go, es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, le­jos de lo que pu­die­ra pa­re­cer, ayu­dan a acer­car, mu­chas ve­ces, a usua­rios y cen­tros. «Que nos co­noz­ca­mos en­tre no­so­tros, es po­si­ti­vo», di­ce Na­za­ret Gon­zá­lez Mar­tí­nez, di­rec­to­ra del CIM de Or­des. «Ca­da vez con­fían más en no­so­tros».

Se han pues­to en mar­cha ini­cia­ti­vas que ayu­dan a re­cor­tar dis­tan­cias fí­si­cas a tra­vés del uso de las nue­vas tec­no­lo­gías.

«Co­nec­ta CIM —ex­pli­ca Na­za­ret— fa­ci­li­ta el con­tac­to a tra­vés de una apli­ca­ción mó­vil. Se pue­den ha­cer con­sul­tas, pe­dir ci­ta, in­ter­cam­biar do­cu­men­tos... Lo he­mos he­cho por­que mu­chas mu­je­res que vi­ven en el cam­po no tie­nen po­si­bi­li­dad de ve­nir al cen­tro, de con­ci­liar, por­que es­tán 24 ho­ras pen­dien­tes del cui­da­do de ma­yo­res, o de ani­ma­les. No los pue­den de­jar so­los. O in­clu­so por pro­ble­mas pa­ra des­pla­zar­se, por­que no tie­nen co­che pro­pio, quién las trai­ga, o no dis­po­nen de trans­por­te pú­bli­co hasta aquí». Pa­ra aque­llas me­nos du­chas en el uni­ver­so di­gi­tal, pro­fe­sio­na­les del CIM se des­pla­zan in si­tu a las pa­rro­quias de esas mu­je­res.

Cuan­do lle­gan al cen­tro bus­can­do orien­ta­ción la­bo­ral, «nos cuen­tan cuál es su si­tua­ción per­so­nal, las mo­ti­va­mos pa­ra que em­pren­dan una bús­que­da ac­ti­va de em­pleo, les ex­pli­ca­mos que pue­den bus­car per­fi­les di­fe­ren­tes a los que te­nían pen­sa­do y que a lo me­jor son tra­ba­jos muy fe­mi­ni­za­dos. Les abri­mos los ojos en ese sen­ti­do, por­que a ve­ces reúnen cua­li­da­des que las pue­den lle­var a con­se­guir otro ti­po de pues­tos, más cua­li­fi­ca­dos», apun­tan des­de el CIM de Or­des.

En es­ta co­mar­ca co­ru­ñe­sa tam­bién hay con­sul­tas re­la­cio­na­das con sin­gu­la­ri­da­des pro­pias de su te­rri­to­rio: «Ade­más de ve­nir a pre­gun­tar­te por asun­tos re­la­cio­na­dos con en­fer­me- da­des cró­ni­cas o con el cui­da­do de per­so­nas de­pen­dien­tes, o per­so­nas que tie­nen que afron­tar las con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas li­ga­das a un pro­ce­so de mi­gra­ción, tam­bién vie­nen mu­chas mu­je­res que ejer­cen la pros­ti­tu­ción. Aquí te­ne­mos un pro­ble­ma im­por­tan­te con la pros­ti­tu­ción».

Ade­más, ad­vier­ten del cre­cien­te y preo­cu­pan­te nú­me­ro de ca­sos de abu­sos se­xua­les. «Nos es­tán lle­gan­do ca­sos de me­no­res víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les, pe­ro tam­bién mu­je­res en edad adul­ta, que cuan­do lle­van va­rias se­sio­nes con nues­tra psicóloga, sa­can a la luz sus trau­mas y con­fie­san que su­frie­ron abu­sos en su in­fan­cia. Nos gus­ta­ría po­der pro­fun­di­zar más en es­ta pro­ble­má­ti­ca, con una aten­ción más es­pe­cia­li­za­da».

Tam­bién ad­vier­ten de otro fo­co de pro­ble­mas des­de el CIM de Pa­las de Rei: los jó­ve­nes. «Des­de aquí ha­ce­mos un lla­ma­mien­to pa­ra que cual­quier me­nor que es­té atra­ve­san­do una si­tua­ción familiar con­flic­ti­va, se pon­ga en con­tac­to con los orien­ta­do­res del co­le­gio. No­so­tros es­ta­mos coor­di­na­dos con ellos y sa­ben que pue­den des­col­gar el te­lé­fono y lla­mar­nos siem­pre que lo ne­ce­si­ten».

Pa­ra ellos van di­ri­gi­dos pro­gra­mas co­mo el de aten­ción psi­coe­du­ca­ti­va y te­ra­péu­ti­ca. «Es­te tri­mes­tre lo vol­ve­re­mos a po­ner en mar­cha — cuen­ta Na­za­ret Gon­zá­lez—. Tan­to pa­ra víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro co­mo pa­ra me­no­res que se en­cuen­tren en una si­tua­ción vul­ne­ra­ble. Con­tar con re­cur­sos así es im­por­tan­tí­si­mo por­que a ve­ces so­lo de es­ta ma­ne­ra pue­des lle­gar a un seg­men­to tan es­pe­cí­fi­co de la po­bla­ción. Son cha­va­les que pro­ce­den de fa­mi­lias con es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos, o que se ven en­vuel­tos en la rup­tu­ra de sus pa­dres, por ejem­plo». Al cen­tro lle­gan bien a tra­vés de sus pro­pias ma­dres —que ya ha­cen uso de al­gún reNú­cleos cur­so del CIM— o de­ri­va­dos de ser­vi­cios so­cia­les co­mu­ni­ta­rios, del ser­vi­cio de aten­ción tem­pra­na de la Man­co­mu­ni­dad, o de Cruz Ro­ja. Es de­cir, a tra­vés de ser­vi­cios pú­bli­cos y de en­ti­da­des so­cia­les di­ver­sas».

Ac­ti­vi­da­des co­mo es­ta, igual que los cur­sos de au­to­de­fen­sa, se ha­cen reali­dad gra­cias a tra­vés de la Re­de Ga­le­ga de En­ti­da­des con­tra a Vio­len­cia.

Pe­ro la vi­da en los CIM no se cir­cuns­cri­be al apar­ta­do más amar­go y com­ple­jo de las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les de ca­da usua­rio.

Mu­chas son las ac­ti­vi­da­des que pro­gra­man y que es­tán des­ti­na­das, sim­ple­men­te, al ocio de la po­bla­ción, una par­te im­por­tan­te de su in­te­gra­ción en la co­mu­ni­dad. Cor­to­me­tra­jes, tea­tro, ri­so­te­ra­pia, ru­tas... «Es que mu­chas ve­ces, so­bre to­do la gen­te ma­yor de los nú­cleos ru­ra­les, lo que ne­ce­si­ta es sa­lir un día de ca­sa», co­men­ta In­ma Frei­jei­ro, del CIM de San­ta Águe­da, que da ser­vi­cio a 9.150 ha­bi­tan­tes de sus cua­tro con­ce­llos, y de los cua­les 4.580 son mu­je­res. «El año pa­sa­do, por ejem­plo, cuan­do ter­mi­na­mos el ta­ller de ri­so­te­ra­pia, las se­ño­ras ya nos es­ta­ban pre­gun­tan­do a ver cuán­do ce­le­brá­ba­mos el si­guien­te».

To­dos los pro­fe­sio­na­les que es­tán al fren­te de es­ta red de in­for­ma­ción, apo­yo y for­ma­ción coin­ci­den en re­sal­tar el ca­rác­ter im­pres­cin­di­ble del ser­vi­cio que pres­tan: «So­mos un ser­vi­cio bá­si­co prio­ri­ta­rio. Nos da igual que nos trai­gan un pro­ble­ma de una he­ren­cia, o una de­man­da de na­ta­li­dad... So­mos un re­cur­so pa­ra ellas. Si no­so­tras no po­de­mos, las de­ri­va­mos. Pe­ro que­re­mos que se­pan que siem­pre pue­den con­tar con no­so­tras pa­ra lo que sea», re­cal­ca la di­rec­to­ra del CIM de San­ta Águe­da, en la pro­vin­cia de Ou­ren­se.

Y no ol­vi­dan una pe­ti­ción co­mún: «En la pro­mo­ción de la igual­dad es una ne­ce­si­dad pe­ren­to­ria con­se­guir una ma­yor coor­di­na­ción y co­la­bo­ra­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal y un in­cre­men­to de los re­cur­sos dis­po­ni­bles, por­que mu­chas ve­ces que­re­mos lle­gar pe­ro no te­ne­mos los me­dios su­fi­cien­tes».

Las nue­vas tec­no­lo­gías ayu­dan a rom­per la bre­cha di­gi­tal

Co­nec­ta CIM es una apli­ca­ción mó­vil pa­ra con­sul­tar des­de ca­sa

Los res­pon­sa­bles del Cen­tro de In­for­ma­ción á Mu­ller de San­ta Águe­da, en Ou­ren

MI­GUEL VI­LLAR

nse, po­san en el bal­cón del cen­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.