Pe­rei­ró a tra­vés de vi­si­tas tea­tra­li­za­das

Du­ran­te no­viem­bre con­ti­núan las vi­si­tas guia­das al ce­men­te­rio de Pe­rei­ró

La Voz de Galicia (Vigo) - Especial1 - - Portada - M. V. .F

El Con­ce­llo de Vi­go or­ga­ni­za un año más por es­tas fe­chas vi­si­tas tea­tra­li­za­das al ce­men­te­rio de Pe­rei­ró que per­mi­ten co­no­cer la his­to­ria de es­te lu­gar y de los per­so­na­jes ilus­tres que re­ci­bie­ron se­pul­tu­ra allí. Pen­sa­das pa­ra gru­pos de co­mo má­xi­mo de 25 per­so­nas, se desa­rro­lla­ron ya en­tre los días 19 y 21 de oc­tu­bre y en­tre el 26 y el 31 y ten­drán con­ti­nui­dad to­dos los vier­nes, sá­ba­dos y do­min­gos del mes de no­viem­bre.

Con­cep­ción Are­nal, en­car­na­da por una de las guías tu­rís­ti­cas en­car­ga­das de la ac­ti­vi­dad, es quien da la bien­ve­ni­da a los vi­si­tan­tes. Apar­te de con­tar su his­to­ria per­so­nal —pa­só sus úl­ti­mos años en Vi­go con su hi­jo, Fer­nan­do Gar­cía, in­ge­nie­ro que ela­bo­ró la me­mo­ria pa­ra la cons­truc­ción del ce­men­te­rio de Pe­rei­ró— ejer­ce de tam­bién de guía mos­tran­do las tum­bas de per­so­na­jes de gran re­le­van­cia co­mo Gar­cía Bar­bón, doc­tor Cor­bal o San­jur­jo Ba­día, de quien se re­cuer­da su re­la­ción con Ju­lio Ver­ne, re­la­tan­do la his­to­ria de am­bos.

Ya en la tum­ba de Po­li­car­po Sanz, uno de los gran­des fi­lán­tro­pos de la ciu­dad, apa­re­ce pa­ra to­mar­le el re­le­vo el per­so­na­je de su mu­jer, Ire­ne Ce­ba­llos, be­ne­fac­to­ra de la ciu­dad de quien to­ma su nom­bre el ins­ti­tu­to San­ta Ire­ne, uno de los más em­ble­má­ti­cas de Vi­go. De su mano con­ti­núa el re­co­rri­do por las tum­bas de per­so­na­jes de la in­dus­tria con­ser­ve­ra que ju­ga­ron un pa­pel cla­ve e co­mo Cur­be­ra o Al­fa­ge­me.

Du­ran­te el pa­seo con Ce­ba­llos apa­re­ce un co­che fú­ne­bre de la épo­ca al que se per­mi­te su­bir. Se tra­ta de uno de los vein­te Dod­ge Ram que ad­qui­rió el ayun­ta­mien­to en el año 1938 a un pre­cio de 20.000 pe­se­tas por uni­dad y uno de los cua­les se en­cuen­tra to­da­vía en per­fec­to es­ta­do.

Más ade­lan­te, los par­ti­ci­pan­tes son re­ci­bi­dos por Ber­nar­do Gon­zá­lez del Va­lle, co­no­ci­do por to­dos co­mo Ca­cha­muí­ña. Hé­roe de la In­de­pen­den­cia, cuen­ta con su pro­pio mo­nu­men­to le­van­ta­do en 1832, des­pués de que sus restos mor­ta­les fue­ran tras­la­da­dos des­de el ce­men­te­rio ou­ren­sano de Pre­xi­guei­ro. Jun­to a él e Ire­ne Ce­ba­llos se en­se­ñan a los asis­ten­tes tum­bas de per­so­na­jes del mun­do de la cul­tu­ra co­mo el pro­duc­tor de ci­ne (Sue­via Films) y hos­te­le­ro Ce­sá­reo Gon­zá­lez o Isaac Fra­ga, im­pul­sor del em­ble­má­ti­co ci­ne al que dio nom­bre.

En la ca­pi­lla del ce­men­te­rio re­ci­be a los in­vi­ta­dos Mi­la­gros El­dua­yen, Mar­que­sa de Va­lla­da­res y mu­jer de Qui­ño­nes de León, pa­ra re­co­ger el tes­ti­go de los an­te­rio­res guías. Con ella se pue­de co­no­cer me­jor la his­to­ria del mo­nu­men­to a los sol­da­dos re­pa­tria­dos de Cu­ba y Fi­li­pi­nas. En el año 1898 em­pe­za­ron a lle­gar sol­da­dos he­ri­dos en la gue­rra y Vi­go les brin­dó su apo­yo, lo que le hi­zo ganarse el le­ma de «ciu­dad leal, fiel, va­le­ro­sa y siem­pre be­né­fi­ca». La Cruz Ro­ja re­cor­dó a los caí­dos con es­ta obra.

El re­co­rri­do lle­ga a su fin con la par­te co­rres­pon­dien­te al ce- men­te­rio ci­vil, don­de se en­cuen­tran las tum­bas de los ale­ma­nes que lle­ga­ron a Vi­go pa­ra tra­ba­jar en el ca­ble, y de fu­si­la­dos du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. Es tam­bién el ca­so de Hum­ber­to Bae­na, per­te­ne­cien­te al úl­ti­mo gru­po de man­da­dos fu­si­lar por Fran­co y que pi­dió ser en­te­rra­do en Vi­go.

Ade­más, du­ran­te la vi­si­ta se ha­ce par­tí­ci­pes a los asis­ten­tes de de­ta­lles ar­tís­ti­cos de los di­fe­ren­tes mo­nu­men­tos fu­ne­ra­rios que se en­cuen­tran en el ce­men­te­rio de Pe­rei­ró.

FO­TO ÓS­CAR VÁZQUEZ

Gru­po de par­ti­ci­pan­tes en la ac­ti­vi­dad del vier­nes 26

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.