El cui­da­do de la bo­ca pue­de evi­tar tras­tor­nos mus­cu­la­res

Los es­tu­dios de­mues­tran que exis­te una es­tre­cha re­la­ción en­tre am­bos

La Voz de Galicia (Vigo) - Especial2 - - Salud Bucal - M. V. F. VI­GO

Bue­na par­te de los tras­tor­nos mus­cu­la­res, con­trac­tu­ras o pro­ble­mas de ren­di­mien­to fí­si­co tie­nen ori­gen en la ca­vi­dad bu­cal. Es la con­clu­sión a la que ha lle­ga­do el odon­tó­lo­go Manuel García, res­pon­sa­ble del Ins­ti­tu­to Den­tal y Pos­tu­ral Gar­la —con clí­ni­cas en Vi­go y Re­don­de­la— que ha cen­tra­do los úl­ti­mos sie­te años de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en el es­tu­dio de la re­la­ción exis­ten­te en­tre la bo­ca y el res­to del or­ga­nis­mo.

Cuan­do la ac­ti­vi­dad dia­ria, la­bo­ral o de­por­ti­va no se desem­pe­ña er­go­nó­mi­ca­men­te sur­gen des­equi­li­brios, con re­per­cu­sión en la ac­ti­vi­dad neu­ro­mus­cu­lar, ar­ti­cu­lar y es­que­lé­ti­ca. Co­mo con­se­cuen­cia de esa al­te­ra­ción en el es­ta­dio fun­cio­nal de la per­so­na apa­re­cen los pri­me­ros sín­to­mas y sig­nos de pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das co­mo con­trac­tu­ras, do­lor, ma­las pos­tu­ras o sen­sa­ción de vér­ti­go.

Aun­que mu­chos de los do­lo­res de es­pal­da, de cer­vi­ca­les, de ca­be­za o lum­bal­gias pue­den de­ber­se a fac­to­res re­la­cio­na­dos con le­sio­nes es­pe­cí­fi­cas de la co­lum­na ver­te­bral, de las ex­tre­mi­da­des o de las ar­ti­cu­la­cio­nes, tam­bién en des­equi­li­brios en las ar­ca­das den­ta­rias y en los ma­xi­la­res pue­den es­tar de­trás de es­tas cues­tio­nes. En oca­sio­nes con­di­cio­nan el tono mus­cu­lar, pro­vo­can­do que sea inade­cua­do e in­ter­fie­ra en la or­ga­ni­za­ción es­pa­cial del cuer­po.

El doc­tor García, que cuen­ta con for­ma­ción en en posturo­lo- gía y ki­ne­sio­lo­gía, ahon­da en la cues­tión ba­sán­do­se tam­bién en la ex­pe­rien­cia con pa­cien­tes en su con­sul­ta. Por ella pa­san ha­bi­tual­men­te ni­ños con pro­ble­mas de apren­di­za­je, hi­per­ac­ti­vi­dad, dé­fi­cit de aten­ción, des­coor­di­na­ción, es­co­lio­sis o dis­le­xia, que en mu­chas oca­sio­nes tam­bién pre­sen­tan ma­lo­clu­sio­nes den­ta­les. «En el mun­do de la posturo­lo­gía, la ma­lo­clu­sión se con­si­de­ra un sín­to­ma de una dis­fun­ción en la in­te­gra­ción sen­so­rial de una per­so­na. Si la cau­sa pri­ma­ria es­tá en la bo­ca po­de­mos so­lu­cio­nar gran­des dis­fun­cio­nes y sus con­se­cuen­cias», acla­ra.

Al me­nos un 60 % de sus pa­cien­tes con do­lor cró­ni­co de es­pal­da pre­sen­tan al­te­ra­cio­nes en la bo­ca, ya sea au­sen­cia de pie­zas, pró­te­sis mal adap­ta­das, me­ta­les que pro­vo­can co­rrien­tes gal­vá­ni­cas, or­to­don­cias o reha­bi­li­ta­cio­nes pro­té­si­cas no in­te­gra­das en el sis­te­ma pos­tu­ral. «Es­to pro­vo­ca que el cuer­po se adap­te y cree com­pen­sa­cio­nes por vía re­fle­ja, co­mo por ejem­plo un cam­bio en la po­si­ción re­la­ti­va de las cer­vi­ca­les y de los ojos, ge­ne­ran­do así una ma­la in­te­gra­ción de la in­for­ma­ción vi­sual», des­gra­na. Cuan­do es­to su­ce­de en ni­ños, es­pe­ci­fi­ca, pue­de desem­bo­car en pro­ble­mas de apren­di­za­je. En adul­tos, se ge­ne­ra ha­bi­tual­men­te do­lor cró­ni­co de es­pal­da y con­trac­tu­ras fre­cuen­tes.

García co­la­bo­ra con fi­sio­te­ra­peu­tas-os­teó­pa­tas, op­to­me­tris­tas o po­dó­lo­gos, en­tre otros es­pe­cia­lis­tas, un tra­ba­jo «mul­ti- dis­ci­pli­nar» con el que se bus­ca «de­ter­mi­nar el ori­gen del pro­ble­ma del pa­cien­te, que pos­te­rior­men­te se­rá tra­ta­do por el pro­fe­sio­nal o los pro­fe­sio­na­les co­rres­pon­dien­tes». Se par­te de la idea de la exis­ten­cia de múl­ti­ples co­ne­xio­nes neu­ro­na­les en­tre la bo­ca y el res­to del cuer­po y que la in­fluen­cia se pro­du­ce en una do­ble di­rec­ción. «La cla­ve es­tá en tra­tar el fo­co pri­ma­rio y no las con­se­cuen­cias. Las cau­sas se pue­de en­con­trar per­fec­ta­men­te con los test pos­tu­ra­les», afir­ma.

In­te­gra­ción Sen­so­rial

La Teo­ría de In­te­gra­ción Sen­so­rial fue crea­da y desa­rro­lla­da por la te­ra­peu­ta ocu­pa­cio­nal y neu­ro­cien­tí­fi­ca es­ta­dou­ni­den­se Jean Ay­res. Ella de­fi­nió la in­te­gra­ción sen­so­rial co­mo «el pro­ce­so neu­ro­ló­gi­co res­pon­sa­ble de or­ga­ni­zar las sen­sa­cio­nes que uno re­ci­be del cuer­po y del en­torno, pa­ra po­der res­pon­der y fun­cio­nar ade­cua­da­men­te en re­la­ción a las de­man­das am­bien­ta­les». Se sa­be así que el pro­ce­sa­mien­to sen­so­rial atí­pi­co pue- de te­ner un im­pac­to en el desa­rro­llo y la par­ti­ci­pa­ción en las ocu­pa­cio­nes de la vi­da dia­ria. «Cual­quier tra­ta­mien­to que se reali­ce en la ca­vi­dad bu­cal pue­de des­com­pen­sar el sis­te­ma pos­tu­ral del in­di­vi­duo, pe­ro a su vez, co­no­cien­do las re­glas de la posturo­lo­gía, a tra­vés de la bo­ca po­de­mos so­lu­cio­nar gran­des dis­fun­cio­nes y sus con­se­cuen­cias», des­ta­ca Manuel García. De es­ta for­ma, «va­lo­ran­do los re­fle­jos pos­tu­ra­les y ha­cien­do que fun­cio­nen acor­de con la fi­sio­lo­gía, se re­suel­ven los con­flic­tos y el pa­cien­te se cu­ra­rá», agre­ga.

Res­pi­rar por la bo­ca

En un ma­cro­es­tu­dio rea­li­za­do por el doc­tor Emilio Ló­pez en 2000 ni­ños de pri­ma­ria se po­ne de ma­ni­fies­to que el 38% res­pi­ra ha­bi­tual­men­te por la bo­ca. Se­gún el es­tu­dio, es­tos ni­ños se res­frían más, su­fren más amig­da­li­tis, oti­tis o bron­qui­tis y ne­ce­si­tan to­mar an­ti­bió­ti­cos con mu­cha fre­cuen­cia. Ade­más la pro­por­ción de alérgicos es el tri­ple en es­tas per­so­nas.

La clí­ni­ca Gar­la ba­sa su tra­ba­jo en la re­la­ción de la bo­ca con el res­to del or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.