Las mis­mas cla­ves pa­ra la sa­lud y pa­ra la es­té­ti­ca bu­cal

Los co­rrec­to­res den­ta­les, ca­da vez más ha­bi­tua­les en per­so­nas de to­das las eda­des, tie­nen una do­ble fun­ción

La Voz de Galicia (Vigo) - Especial2 - - Ortodoncia - M. V. F. VI­GO

Los co­rrec­to­res den­ta­les son ca­da vez más ha­bi­tua­les y cum­plen una do­ble fun­ción. Por un la­do, se con­si­gue una son­ri­sa agra­da­ble, pe­ro por otro, des­ta­can los ex­per­tos, la or­to­don­cia es una es­pe­cia­li­dad que se en­car­ga tam­bién del desa­rro­llo, la pre­ven­ción y la co­rrec­ción de las pie­zas den­ta­les, la mor­di­da y las man­dí­bu­las.

Pe­ro el pri­mer pa­so en re­la­ción al cui­da­do de la den­ta­du­ra es el ce­pi­lla­do tres ve­ces al día. Se tra­ta de un há­bi­to que es ne­ce­sa­rio in­cul­car a los ni­ños des­de la apa­ri­ción de los pri­me­ros dien­tes. Y apa­re­ja­da con es­ta cos­tum­bre de­be ir la de mas­ti­car bien los ali­men­tos y li­mi­tar a to­das las eda­des los dul­ces, así co­mo el ca­fé y el ta­ba­co.

Es cla­ve, asi­mis­mo, vi­si­tar al den­tis­ta de ma­ne­ra ru­ti­na­ria des­de los tres años, con con­tro­les pre­fe­ri­ble­men­te ca­da seis me­ses y, co­mo mí­ni­mo, una vez al año. Se con­si­gue de es­te mo­do que el es­pe­cia­lis­ta pue­da rea­li­zar un se­gui­mien­to de la den­ta­du­ra, va­lo­ran­do des­de una edad idó­nea, en­tre los diez y los ca­tor­ce años, si es ne­ce­sa­rio re- cu­rrir a un co­rrec­tor den­tal. La edad es un fac­tor im­por­tan­te, pues pa­sa­dos los 30 el tiem­po ne­ce­sa­rio de apli­ca­ción pue­de ser ma­yor de los dos años ha­bi­tua­les en los más pe­que­ños, de­bi­do a que la es­truc­tu­ra ma­xi­lar y los hue­sos fa­cia­les es­tán po­si­cio­na­dos.

En los úl­ti­mos años se ha avan­za­do no­ta­ble­men­te en es­te cam­po. Ac­tual­men­te los en­gan­ches que re­tie­nen los alam­bres que en­de­re­zan los dien­tes, los de­no­mi­na­dos brac­kets, han pa­sa­do a ser prác­ti­ca­men­te in­vi­si­bles. Los hay fi­jos y ex­tra­íbles o re­mo­vi­bles y tam­bién pue­den co­lo­car­se en la ca­ra pos­te­rior de los dien­tes (or­to­don­cia lin­gual), ha­cien­do que sea im­per­cep­ti­ble a la vis­ta de los de­más. Es­tas in­no­va­cio­nes es­tán ani­man- do a más per­so­nas ma­yo­res, y tam­bién se lo po­nen más fá­cil a aque­llos ni­ños que sien­ten ver­güen­za por su vi­si­bi­li­dad; pa­ra los que al con­tra­rio les gus­te, exis­ten go­mas de co­lo­res.

En el cam­po de la odon­to­lo­gía se en­cuen­tran tam­bién otros tra­ta­mien­tos den­ta­les que ayu­dan en la bús­que­da de la son­ri­sa per­fec­ta. Los em­pas­tes no vi­si- bles sus­ti­tu­yen a los an­ti­es­té­ti­cos de co­lor de pla­ta, im­plan­tes, pró­te­sis, fun­das, co­ro­nas de ce­rá­mi­ca y vee­ners, lá­mi­nas pa­ra pe­que­ñas co­rrec­cio­nes u ocul­ta­cio­nes de man­chas, en­tre otros, que sir­ven pa­ra «em­be­lle­cer la den­ta­du­ra con los lla­ma­dos fal­sos dia­man­tes», que si el pre­su­pues­to acom­pa­ña, aña­den, pue­den in­clu­so ser de ver­dad.

Ac­tual­men­te exis­ten or­to­don­cias ca­si im­per­cep­ti­bles a la vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.