El de­por­te, otro or­gu­llo pa­ra Bou­zas

El Rá­pi­do, equi­po de fút­bol del ba­rrio, aca­lló las crí­ti­cas con su as­cen­so

La Voz de Galicia (Vigo) - Especial2 - - Portada - M. V. F. VI­GO

El equi­po de fút­bol de Bou­zas, el Rá­pi­do, ju­ga­rá la pró­xi­ma tem­po­ra­da en Se­gun­da B por pri­me­ra vez en su his­to­ria. Na­die hu­bie­ra ima­gi­na­do ha­ce un año, cuan­do Pat­xi Sa­li­nas to­mó el relevo de Jor­ge Otero al fren­te del con­jun­to au­ri­ne­gro que el con­jun­to iba a rom­per su te­cho de la ma­ne­ra que lo ha con­se­gui­do; pe­ro in­clu­so una vez em­pe­za­da la tem­po­ra­da, cuan­do em­pe­za­ban a con­so­li­dar­se en la zo­na al­ta, ha­bía quie­nes se re­sis­tían a creer en sus op­cio­nes. Es a des­con­fian­za pro­pi­ció el so­bre­nom­bre que el equi­po se pu­so a sí mis­mo: Pin­zas Team.

El mo­te sur­gió en el pro­pio ves­tua­rio, don­de sí cre­ye­ron siem­pre que po­dían ha­cer al­go gran­de. Esa idea con­tras­ta­ba con los co­men­ta­rios que, des­de fue­ra, de­cían que eran un equi­po co­gi­do con pin­zas, que su buen ren­di­mien­to —lle­ga­ron a li­de­rar la ca­te­go­ría—, que su éxi­to era flor de un día y que de nin­gún mo­do iban a ser ca­pa­ces de man­te­ner­se y en­trar en el play-off. Aun­que aque­llo les ofen­dió, tam­bién qui­sie­ron to­már­se­lo con humor y ade­más les sir­vió co­mo in­cen­ti­vo pa­ra se­guir a lo su­yo y ca­llar a quie­nes no da­ban un du­ro por ellos.

No so­lo se cla­si­fi­ca­ron pa­ra el play-off, sino que fir­ma­ron una ac­tua­ción bri­llan­te en esa fa­se de as­cen­so, sin re­ci­bir un so­lo gol en las dos pri­me­ras eli­mi­na­to­rias —an­te Ca­yón y San­ta Brí­gi­da— y de­jan­do al Pe­ra­la­da por el ca­mino en el úni­co cru­ce en el que les to­có afron­tar la vuel­ta le­jos del Bal­ta­sar Pu­ja­les. Fue el co­lo­fón a una tem­po­ra­da de en­sue­ño, la me­jor en sus 104 años de his­to­ria.

El ca­mino no fue fá­cil. Sa­li­nas ha con­fe­sa­do en más de una oca­sión que tu­vie­ron que so­bre­po­ner­se a la fal­ta de me­dios, a to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des —prác­ti­ca­men­te to­dos los fut­bo­lis­tas com­pa­gi­nan es­ta fa­ce­ta con sus res­pec­ti­vos tra­ba­jos al mar­gen del mun­do del de­por­te— y al he­cho de ser uno de los equi­pos con me­nor pre­su­pues­to de la que ya ha de­ja­do de ser su ca- te­go­ría. Pa­ra col­mo, tam­bién tu­vie­ron que se­guir ade­lan­te tras per­der a al­gu­nos jugadores, en­tre ellos el ca­pi­tán, Por­tas, con una gra­ve le­sión de la que ha re­ci­bi­do el al­ta en tiem­po ré­cord.

Aho­ra co­mien­za el re­to de la Se­gun­da B, que se­rá sin Pat­xi Sa­li­nas al fren­te. El téc­ni­co, cons­cien­te de que no lo pue­de ha­cer me­jor que la pa­sa­da tem­po­ra­da, ha de­ci­di­do echar­se a un la­do y re­cha­zar la ofer­ta de re­no­va­ción de un Rá­pi­do que es­pe­ra man­te­ner al grue­so de su plan­tel.

El Rá­pi­do aca­ba de pro­ta­go­ni­zar una tem­po­ra­da his­tó­ri­ca con Pat­xi Sa­li­nas, cu­yo relevo se­rá Bor­ja Ji­mé­nez, en el ba­qui­llo.

La afi­ción y el ba­rrio en su con­jun­to se vol­ca­ron con el equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.