INXS ha vuel­to... co­mo se­rie de te­le Vi­sión

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - REPORTAJE - Por Javier Becerra

EL FE­NÓ­MENO POP AUS­TRA­LIANO QUE ARRA­SÓ EN EL FI­NAL DE LOS OCHEN­TA Y EL PRIN­CI­PIO DE LOS NO­VEN­TA HA RE­VI­VI­DO. TO­DO GRA­CIAS A «NE­VER TEAR US APART». EN ELLA SE RE­PA­SA LA TRA­YEC­TO­RIA DE LA BAN­DA DE MI­CHAEL HUT­CHEN­CE, SU NA­CI­MIEN­TO, AU­GE Y CAÍ­DA

Lon­dres, es­ta­dio de Wem­bley, Lon­dres. Año 1991. Se­ten­ta mil per­so­nas con los bra­zos en al­to. Tres gol­pes de ba­te­ría. Riff de gui­ta­rra. Ex­plo­sión. «Vi­ve ne­na vi­ve / Aho­ra que el día ter­mi­nó / Ten­go una nue­va sen­sa­ción / En mo­men­tos per­fec­tos, im­po­si­bles de ne­gar», can­ta un Mi­chael Hut­chen­ce efer­ves­cen­te. El pú­bli­co se con­vier­te en una ma­sa on­du­lan­te. Sal­ta co­mo si no hu­bie­ra ma­ña­na. Se­ten­ta mil almas al uní­sono en­tre­ga­bas a la pre­gun­ta: «¿Es­tás pre­pa­ra­da pa­ra la nue­va sen­sa­ción?». La ban­da, en­cen­di­da, re­pre­sen­ta el he­do­nis­mo mis­mo. Ju­ven­tud in­fi­ni­ta. Vi­bra­ción eter­na. Ple­ni­tud má­xi­ma. Bar­bi­lla siem­pre le­van­ta­da.

El te­ma se lla­ma New Sen­sa­tion. Y la ban­da, INXS. Se en­con­tra­ba en­ton­ces en la cresta de la ola, sos­te­nien­do la glo­ria con la pal­ma de la mano. Ese mo­men­to se em­plea co­mo pun­to de par­ti­da en Ne­ver Tear Us Apart: The Un­told Story of INXS, la se­rie de cua­tro ca­pí­tu­los que re­crea la his­to­ria del mí­ti­co gru­po aus­tra­liano. El año pa­sa­do se es­tre­nó en su país, don­de go­zan de tra­ta­mien­to de le­yen­da. Aho­ra ha lle­ga­do a Es­pa­ña des­per­tan­do re­cuer­dos ador­me­ci­dos so­bre una ban­da for­mi­da­ble que, sin em­bar­go, no sue­le reivin­di­car­se en las mi­ra­das atrás de los fans y crí­ti­cos. Pe­ro si sue­nan I Need You To­night — eléc­tri­ca, se­duc­to­ra, irre­sis­ti­ble— no que­da más re­me­dio que ad­mi­tir que el ol­vi­do tie­ne mu­cho in­jus­to.

Ese ti­po de ca­lam­bre abun­da en una se­rie con la que, no obs­tan­te, con­vie­ne po­ner la ven­da an­tes que la he­ri­da. Por sí mis­ma no re­sul­ta nin­gu­na ma­ra­vi­lla. Más bien se tra­ta del tí­pi­co te­le­fil­me bio­pic li­ge­ra­men­te am­plia­do en cua­tro en­tre­gas. Pe­ro sir­ve fun­da­men­tal­men­te pa­ra re­vi­vir aquel fe­nó­meno que cris­ta­li­zó co­mer­cial­men­te con Kick (1987) y que se man­tu­vo fir­me du­ran­te los pri­me­ros no­ven­ta. Lue­go de­ca­yó y se to­pó con un trá­gi­co fi­nal. El sui­ci­dio de Mi­chael Hut­chen­ce en 1997 mar­ca el fin. La reali­dad es que INXS si­guió sin él. Pe­ro, ló­gi­ca­men­te, to­do re­sul­tó di­fe­ren­te.

Co­mo ocu­rre tan­tas ve­ces, la arre­ba­ta­do­ra fi­gu­ra pop ger­mi­nó en un ado­les­cen­te in­tro­ver­ti­do, sen­si­ble y con pro­ble­mas. Lo in­ter­pre­ta Lu­ke Ar­nold. Se ve có­mo el can­tan­te que arre­ba­ta con su pre­sen­cia, co­lec­cio­na aman­tes e in­ha­la co­caí­na sin pen­sar en el ma­ña­na, via­ja de cuan­do en cuan­do a su pa­sa­do. Pro­ce­día de una familia bur­gue­sa de Perth. Sus pa­dres com­bi­na­ban bron­cas, in­fi­de­li­da­des y ci­nis­mo. Él de­ci­dió su­bir­se al va­gón de la mú­si­ca. Vía de es­ca­pe. Es­cri­bía en una li­bre­ta le­tras pa­ra las can­cio­nes de su ima­gi­na­ción y aca­bó sien­do ob­je­to de bur­la en­tre los ma­to­nes la es­cue­la de Pre­pa­ra­to­ria. Co­rría 1977.

En una oca­sión cuan­do se en­con­tra­ba a pun­to de re­ci­bir una pa­li­za, otro alumno sa­lió en su de­fen­sa. Se tra­ta­ba de An­drew Fa­rriss, un chi­co con in­quie­tu­des mu­si­ca­les. Ha­blan­do tras el ri­fi­rra­fe, des­cu­brió los ver­sos que Mi­chael re­fle­ja­ba en aque­llos pa­pe­les. Le pro­pu­so tra­ba­jar jun­tos. Pron­to se unie­ron el gui­ta­rris­ta Tim Fa­rriss (her­mano de An­drew) to­ca­ba en dis­tin­tas ban­das y Kirk Pen­gilly for­man­do The Fa­rriss Brot­hers. Dos des­pués, cuan­do el ba­te­ris­ta Jon Fa­rriss (tam­bién her­mano de An­drew y Tim) con­clu­yó el co­le­gio se­cun­da­rio, hi­cie­ron su par­ti­cu­lar to­do o na­da: mar­char­se a Síd­ney a triun­far.

Ahí, vi­vien­do to­dos jun­tos en un mal­tre­cho pi­so, em­pe­za­ron a ro­dar­se en es­ce­na. En la se­rie se ve có­mo Mi­chael se sol­tó en di­rec­to. Con­tor­neán­do­se y mos­trán­do­se abier­ta­men­te se­xual, po­nía a la­tir el de­seo en las mu­je­res que lo iban a ver. «Así es co­mo tie­nes que ac­tuar ca­da no­che, con una mu­jer del pú­bli­co en men­te». Di­cho y he­cho. Cuan­do su má­na­ger, se que­dó mi­ran­do un dis­co de XTC vio la luz. «¡Os vais a lla­mar INXS!», di­jo. Sue­na igual que in ex­cess (en ex­ce­so). Les iba a ir co­mo ani­llo al de­do.

AS­CEN­SIÓN A LA FA­MA

Aun­que INXS lle­na­ban las sa­las en las que to­ca­ban y, lue­go, ya se asen­ta­ron en las au­dien­cias me­dias, eran un gru­po am­bi­cio­so. No as­pi­ra­ban a la ca­te­go­ría de un gru­po de cul­to. Ellos se mi­ra­ban en los Sto­nes («veo a Mick Jag­ger, pe­ro no a los Ro­lling Sto­nes», le di­ce en un mo­men­to el di­rec­tor de la com­pa­ñía a Ch­ris CM Murphy, su se­gun­do má­na­ger). Que­rían apa­re­cer en la te­le­vi­sión y enar­de­cer a los fans. As­pi­ra­ban a lle­gar a to­do el mun­do so­nan­do mo­der­nos, so­fis­ti­ca­dos y sen­ci­llos al mis­mo tiem­po. An­sia­ban pro­vo­car sa­cu­di­das emo­cio­na­les a es­ca­la mun­dial.

Lo lo­gra­ron con Kick (1987), un dis­co que reunía to­do lo an­te­di­cho. Ra­bio­sa­men­te con­tem­po­rá­neo, mos­tra­ba a un gru­po en su má­xi­mo es­plen­dor. «Te doy un mi­llón de dó­la­res, te ol­vi­das de es­to y los man­das al es­tu­dio a que gra­ben un dis­co de ver­dad», di­jo el due­ño de la com­pa­ñía cuan­do lo oyó. Po­co des­pués pre­su­mía por los dis­cos de oro lo­gra­dos. Mien­tras, el gru­po se da­ba ba­ños de ma­sas. Mi­ran­do de tú a tú a U2. Sa­lu­dan­do des­de arri­ba a Sim­ple Minds. Y po­nien­do a Aus­tra­lia en lo más al­to.

Ahí em­pe­zó la lo­cu­ra. Con I Need You To­night ge­ne­ran­do cons­tan­tes des­car­gas de funk-pop, el gru­po se em­bar­có en una gi­ra con­ti­nua. Mu­je­res co­rrien­do des­nu­das por los pa­si­llos, bo­te­llas de cham­pán en ha­bi­ta­cio­nes, dro­gas de di­se­ño an­tes y des­pués del con­cier­to. Tras dos años, pi­die­ron uno de des­can­so. Se es­ta­bi­li­zó. Hu­bo bo­das y pla­nes de familia. Do­ce me­ses des­pués vol­vía la lo­cu­ra. A Kick le su­ce­dió (1990). Mul­ti­pli­có la fa­ma. Lue­go, fal­tos de ins­pi­ra­ción, ti­ra­rían de iner­cia, mien­tras Mi­chael pe­lea­ba con sus de­mo­nios. Un in­ci­den­te con un ta­xis­ta en Mi­lán le de­jó to­ca­do. Los pa­pa­ra­zis aco­sán­do­lo pu­sie­ron el res­to. De­pri­mi­do, ter­mi­nó por apar­tar­se del mun­do, de­ján­do­lo sin una estrella de las de ver­dad.

X

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.