El can de pa­llei­ro de­ja de ser la eter­na cenicienta

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - Por Bea­triz Abelairas Fo­to Án­gel Manso

LA RA­ZA CON­QUIS­TA SU TRONO POR UNOS DE­RE­CHOS QUE YA SE RE­FLE­JAN EN PA­PE­LES ACRE­DI­TA­DOS POR LA XUN­TA: TIE­NE VA­RIOS SI­GLOS DE HIS­TO­RIA Y ES UNA ES­TIR­PE AU­TÉN­TI­CA, NO IN­VEN­TA­DA A TRA­VÉS DE CRU­CES, ADE­MÁS DE UN PE­RRO LEAL

Ya no es el eterno bas­tar­do, ni la cenicienta de las es­tir­pes ca­ni­nas. El can do pa­llei­ro pue­de pa­vo­near­se al la­do de los gol­den, los la­bra­do­res o de los pas­to­res ale­ma­nes, ca­si con más ar­gu­men­tos, por­que es pro­ba­ble­men­te una ra­za más an­ti­gua, que no acu­sa los pro­ble­mas de los in­ten­sos cru­ces por mo­ti­vos es­té­ti­cos y que por fin es­tá de moda, gra­cias al anun­cio de Ga­dis. Los ve­te­ri­na­rios y aman­tes de es­te pe­rro que lle­van des­de los años 90 lu­chan­do pa­ra recuperar es­ta ra­za es­tán con­ten­tos con la pro­mo­ción, pe­ro re­cuer­dan que aún que­da un largo ca­mino por re­co­rrer, por­que pa­ra em­pe­zar el can de pa­llei­ro es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción y así fi­gu­ra en un ca­tá­lo­go de es­pe­cies ela­bo­ra­do en el 2001.

Sin em­bar­go, la es­pe­cie ha con­se­gui­do unos an­sia­dos pa­pe­les que le han per­mi­ti­do en­trar en otro ca­tá­lo­go que re­co­ge to­das las ra­zas es­pa­ño­las y el 26 de abril del 2001 se pu­bli­có en el BOE su de­cla­ra­ción co­mo tal. La pa­sa­da pri­ma­ve­ra na­ció una ca­ma­da con el pe­di­grí más ex­ce­len­te en Na­rón y ya en­ton­ces esos ca­cho­rros ya se co­ti­za­ban a más de 400 eu­ros. To­da­vía no eran fa­mo­sos por el anun­cio de la te­le, pe­ro el Club Can de Pa­llei­ro ya re­ci­bía pe­ti­cio­nes de in­tere­sa­dos en te­ner al au­tén­ti­co pas­tor ga­lle­go des­de paí­ses de to­da Eu­ro­pa. Has­ta en Bra­sil hay per­so­nas en busca de una es­pe­cie que des­ta­ca por su po­ten­cia fí­si­ca, pe­ro tam­bién por su in­te­li­gen­cia y su na­tu­ra­le­za fiel. «El can de pa­llei­ro no es una ra­za ar­ti­fi­cial ge­ne­ra­da a par­tir del cru­ce con otras ra­zas ya exis­ten­tes, co­mo mu­chas de las que se crea­ron en el si­glo pa­sa­do. Eso sí, fue ne­ce­sa­rio de­fi­nir­la en ba­se a las ca­rac­te­rís­ti­cas de los in­di­vi­duos es­tu­dia­dos, que se fue­ron se­lec­cio­nan­do los me­jo­res ejem­pla­res por su fun­cio­na­li­dad y mor­fo­lo­gía, pa­ra cru­zar­los de acuer­do con cri­te­rios de pu­re­za ra­cial, re­cha­zan­do y eli­mi­nan­do las in­fluen­cias de otras ra­zas pa­ra recuperar y con­so­li­dar es­ta jo­ya del pa­tri­mo­nio na­tu­ral», cuen­tan los in­ves­ti­ga­do­res del ani­mal.

El pro­ble­ma es que la fa­ma tam­bién es­tá ge­ne­ran­do fal­si­fi­ca­cio­nes, por eso el vi­ce­pre­si­den­te de la aso­cia­ción de­nun­cia que hay gen­te tra­ta de apro­ve­char el ti­rón y es­tá in­ten­tan­do co­lar en el mer­ca­do pa­llei­ros que real­men­te no lo son. Es muy fá­cil des­en­mas­ca­rar­los: «So­lo la Xun­ta pue­de acre­di­tar los pa­pe­les de es­ta ra­za a tra­vés de nues­tra aso­cia­ción, que es­tá re­co­no­ci­da co­mo úni­ca en­ti­dad co­la­bo­ra­do­ra des­de el 2004», pre­ci­sa el res­pon­sa­ble de una en­ti­dad que una tie­ne pá­gi­na de Fa­ce­book des­de la que atien­de to­das las pre­gun­tas y so­li­ci­tu­des.

Los que quie­ran un pas­tor de pu­ra ra­za ga­lle­ga so­lo tie­nen que so­li­ci­tar­lo al club no sin an­tes in­for­mar­se bien de si se tra­ta de un pe­rro adap­ta­do a sus ne­ce­si­da­des. El in­tere­sa­do cu­bre una so­li­ci­tud, es­pe­ci­fi­can­do las ca­rac­te­rís­ti­cas del pe­rro que desea (edad, ca­pa o se­xo) y cuan­do un cria­dor co­mu­ni­ca la dis­po­ni­bi­li­dad de ca­cho­rros, el club com­prue­ba que la do­cu­men­ta­ción es­tá co­rrec­ta y los po­ne en con­tac­to. Eso sí, la aso­cia­ción nun­ca in­ter­vie­ne en las con­di­cio­nes

«Des­de el anun­cio, mu­cha gen­te quie­re apro­ve­char el ti­rón con la ven­ta de ca­ma­das»

eco­nó­mi­cas en­tre par­ti­cu­la­res.

Son pe­rros de com­pa­ñía per­fec­tos, unos pe­lu­ches blan­cos ado­ra­bles cuan­do son unos ca­cho­rros, pe­ro que ne­ce­si­tan mu­cho ejer­ci­cio, sa­lir a co­rrer o ju­gar si no se tie­ne al­go si­mi­lar al tra­ba­jo al que du­ran­te si­glos es­ta­ban en­co­men­da­dos: cui­dar del ga­na­do y de la ca­sa.

«RECUPERAR, NO IN­VEN­TAR»

Juan Car­los Puen­te ex­pli­ca que du­ran­te si­glos los pas­to­res los iban adies­tran­do, cru­zan­do y se­lec­cio­nan­do en fun­ción de lo ági­les y lea­les que eran, al­go que los con­vier­te en pe­rros muy pu­ros y es­pe­cia­les. Los cria­do­res no los han cru­za­do pa­ra con­se­guir un de­ter­mi­na­do co­lor de pelo, co­mo en otras ra­zas y eso jue­ga a fa­vor del

can de pa­llei­ro, al que, sin em­bar­go, mu­chas per­so­nas si­gue con­si­de­ran­do un pe­rro fru­to del azar. «Se tra­ta de recuperar una ra­za, no de in­ven­tar­la», eso te­ne­mos que de­jar­lo cla­ro, por­que pa­ra eso se es­tán ha­cien­do con­tro­les muy ri­gu­ro­sos, tan­to que gra­cias a los la­bo­ra­to­rios de ge­né­ti­ca Fon­tao en unos me­ses se rea­li­za­rán in­clu­so con­tro­les de pa­ter­ni­dad pa­ra que no exis­ta du­da al­gu­na con res­pec­to a la pu­re­za», pre­ci­sa Puen­te.

Es pro­ba­ble que el can de pa­llei­ro sea tan an­ti­guo co­mo el pas­tor ale­mán y da­te del XIX, aun­que los ex­per­tos tie­nen cla­ro es que con­ser­va una gran he­ren­cia del lo­bo y que pro­ba­ble­men­te los pri­me­ros ca­nes co­men­za­ron a vi­vir cer­ca de los po­bla­dos por su do­ci­li­dad.

El pri­mer pe­rro ga­lle­go del que se tie­ne cons­tan­cia se lla­ma Ul­ga­rio (un nom­bre que era al­go así co­mo pul­go­so) pe­ro no fue un pas­tor sino un pe­rro de ca­za ma­yor. Un do­cu­men­to del si­glo XI ase­gu­ra que fue un re­ga­lo en­tre no­bles y al que se le dio un va­lor muy im­por­tan­te. Pro­ba­ble­men­te fue al­gu­na de las otras ra­zas ga­lle­gas (el gui­cho o quis­que­lo, el po­den­co ga­lai­co y el per­di­guei­ro) que tam­bién se tra­ba­ja por dig­ni­fi­car.

Por aho­ra es­ta la­bor es so­lo por amor a que no se pier­da la mi­ra­da de es­tos pas­to­res blan­cos, por­que no hay ayu­das. Al no te­ner la con­si­de­ra­ción de ra­za pro­duc­ti­va —ac­tual­men­te en Es­pa­ña nin­gu­na ra­za ca­ni­na es­tá re­co­no­ci­da o con­si­de­ra­da co­mo ra­za ga­na­de­ra—, así que ni el can de pa­llei­ro ni el club que ges­tio­na los pe­di­grís re­ci­ben sub­ven­ción al­gu­na. No obs­tan­te, se cuen­ta con la su­per­vi­sión por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción y las ga­nas de los pro­pie­ta­rios que es­tán en­can­ta­dos con su can. La ma­yo­ría cui­dan ga­na­do, pe­ro tam­bién han de­mos­tra­do su va­lía co­mo acom­pa­ñan­tes de per­so­nas con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad.

¿EMI­GRAN­TES?

La si­guien­te lí­nea de in­ves­ti­ga­ción pue­de ser re­co­no­cer a los ca­nes de pa­llei­ro emi­gran­tes, ya que hay es­tu­dios que ase­gu­ran que tie­nen pa­rien­tes en Ca­na­rias y en to­dos los lu­ga­res a los que lle­ga­ron ga­lle­gos co­mo emi­gran­tes. Un da­to que pue­de ser un gran ar­gu­men­to pa­ra la con­ti­nua­ción del anun­cio de Ga­dis.

JUAN CAR­LOS PUEN­TE HER­MI­DA, vi­ce­pre­si­den­te del Club Can de Pa­llei­ro. «So­lo la Xun­ta, a tra­vés del club, pue­de cer­ti­fi­car el pe­di­grí de es­ta ra­za que no lle­va­mos a con­cur­sos, por­que nos con­cen­tra­mos en re­cu­pe­rar­la... Aún es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción». Tu­na, Sel­va y Da­na son tres pe­rras na­ro­ne­sas que pue­den pre­su­mir de un li­na­je en el que no se ha mez­cla­do san­gre de ca­nes mes­ti­zos y que de­mues­tran ca­da día con un ca­rác­ter muy equi­li­bra­do y aten­to a lo que man­da el due­ño. «Por eso son tan bue­nos ac­to­res, por­que es­tán pen­dien­tes de lo que les di­cen los adies­tra­do­res y son tan lea­les que no fa­llan, ade­más de con­tar con una ca­pa­ci­dad fí­si­ca asom­bro­sa».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.