La Pan­to­ja, en la ca­lle

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - CRÓNICA -

Ya te­ne­mos a Isa­bel Pan­to­ja en la ca­lle, aun­que la ca­lle pa­ra la to­na­di­lle­ra se lla­me Can­to­ra. Sa­le de la pri­sión en su ter­cer per­mi­so car­ce­la­rio. Co­mo siem­pre, su her­mano Agus­tín la ha ido a bus­car a la puer­ta en su uti­li­ta­rio ro­jo y blan­co. La can­tan­te sa­lu­dó a sus fans, se san­ti­guó y se di­ri­gió a la fin­ca, don­de po­co des­pués era vi­si­ta­da por su hi­jo Ki­ko, an­tes Pa­qui­rrín y por su so­bri­na Anabel Pan­to­ja, que lle­va­ba en su co­che al hi­jo de su hi­ja Cha­be­li­ta, que pre­fi­rió que­dar­se en su ca­sa con ese acom­pa­ñan­te de ida y vuel­ta, que siem­pre la es­col­ta con ai­re de no sa­ber qué ha­cer en la vi­da, ni tan si­quie­ra dón­de po­ner­se cuan­do apa­re­ce un fo­tó­gra­fo. Pe­ro ella di­cen que es así, siem­pre due­ña de sus ac­tos y ca­pri­cho­sa en sus de­ci­sio­nes. Ya ten­drá tiem­po de ir a ver a su ma­dre.

Aho­ra se ve­rá si va a con­ce­der­le au­dien­cia a Raquel Bo­llo y a las de­más per­so­nas que son sus ami­gas, pe­ro que no go­zan del be­ne­plá­ci­to del cien por cien de al­guno de los miem­bros de la familia que go­zan de más pre­di­ca­men­to. La que no apa­re­ce es la ni­ñe­ra Dul­ce, por­que pa­ra al­gu­nos en Can­to­ra, Dul­ce les amar­ga la vi­da o por­que no les cae bien o por­que no la pue­den go­ber­nar co­mo qui­sie­ran. En el cam­po hay quien pien­sa que al enemi­go es me­jor po­ner­le un puen­te de pla­ta, por­que si se lo fa­ci­li­tas, la trai­ción se la sir­ves en ban­de­ja.

El mis­te­rio es sa­ber a qué con­trol va a es­tar so­me­ti­da la Pan­to­ja cuan­do le den el ter­cer gra­do. La so­lu­ción de la pul­se­ra te­le­má­ti­ca no pa­re­ce que sea po­si­ble, pues en el cam­po se per­de­ría su co­ber­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.