Me­ta­lli­ca, Fe­li­pe Gon­zá­lez y sa­do­ma­so

ROT­TER­DAM, EL FES­TI­VAL DE CI­NE MÁS TRANS­GRE­SOR, HO­ME­NA­JEA AL «HARD­CO­RE» CON EL TRIUN­FO DE RA­DIO DREAMS; Y A LA TRAN­SI­CIÓN ES­PA­ÑO­LA A TRA­VÉS DE LA OBRA DE PE­RE POR­TA­BE­LLA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE -

JO­SÉ LUIS LO­SA | Como pri­mer ja­lón en la ru­ta del cir­cui­to de fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les de ci­ne, Rot­ter­dam siem­pre re­ci­be con una pe­cu­lia­ri­dad ex­tra­ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que pa­re­ce tri­vial pe­ro que aca­ba por ser una im­preg­na­ción de la esen­cia pro­fun­da de lo que allí se tra­ta. En Rot­ter­dam, es­ta hue­lla ge­né­ti­ca pa­sa por la cos­tum­bre de con­su­mir cer­ve­za du­ran­te las pro­yec­cio­nes. Y el chis­peo de los ta­po­nes de bi­rra es un rui­do que acom­pa­ña a las se­sio­nes y aca­ba por ha­cer­se fa­mi­liar. Uno po­dría pen­sar que re­sul­ta mo­les­to pre­sen­ciar pe­lí­cu­las mu­chas ve­ces frá­gi­les, mi­no­ri­ta­rias, in­tros­pec­ti­vas, en me­dio de esa mo­de­ra­da efu­sión etí­li­ca. Si no pue­des ven­cer a tu enemi­go, úne­te a él. Tal vez el pri­mer día te pa­rez­ca bi­za­rro te­ner en la bu­ta­ca de al la­do a un com­pul­si­vo be­be­dor y a sus eflu­vios. Pe­ro ter­mi­na­rás sien­do uno de ellos.

No es una me­ra anéc­do­ta. El pú­bli­co de es­te fes­ti­val vi­ve el ci­ne como una ce­le­bra­ción. Con un sin­gu­lar bur­bu­jeo que trans­mi­te la in­ter­ac­ti­vi­dad fes­ti­va de los tweets que en­vían en vi­vo y que se pro­yec­tan de ma­ne­ra si­mul­tá­nea en las pan­ta­llas an­tes del co­mien­zo de ca­da pe­lí­cu­la. De la mis­ma for­ma que un ví­deo mar­ca­dor te va anun­cian­do en ca­da sa­la el nú­me­ro de cer­ve­zas, de gin to­nics o de vod­kas que se han con­su­mi­do ca­da jornada del fes­ti­val. Mu­cho en­tu­sias­mo tuitero, al­cohol, ca­puc­ci­nos y la con­si­guien­te at­mós­fe­ra keep cool, en los an­tí­po­das del es­trés y el vi­trio­lo de Can­nes.

En es­ta 45ª edi­ción de­bu­ta­ba como di­rec­tor Be­ro Be­yer, quien ha in­yec­ta­do do­sis de re­no­va­ción acer­ta­das, como la de re­du­cir las pe­lí­cu­las en com­pe­ti­ción por los pre­mios Ti­gres de 14 a so­lo 8. Con el mis­mo buen cri­te­rio, Be­yer no ha im­pues­to la Ley Se­ca y la gen­te si­gue pri­van­do en me­dio de una se­sión de sa­do­ma­so co­reano. La pe­lí­cu­la de Co­rea que les ci­ta­ba, Com­mu­ni­ca­tion & Lies, fue una de las ci­mas es­ca­bro­sas de una pro­gra­ma­ción que siem­pre re­ser­va pla­tos fuer­tes en el ci­ne ex­tre­mo. No lo­gra eclip­sar, em­pe­ro, la gri­ma que tra­ta de pro­vo­car la me­xi­ca­na, Te­ne­mos la car­ne. En ella ca­ben in­ces­tos, ca­ni­ba­lis­mo, escatología di­ver­sa, au­to­mu­ti­la­cio­nes, to­do con tal de épa­ter le bour­geo­is. Pe­ro el bur­gués ya es­tá cu­ra­do en sa­lud, des­pués de un si­glo aguan­tan­do ser epa­ta­do. Cuan­do la pro­vo­ca­ción le pa­re­ce una farsa, se le­van­ta y se va con su cer­ve­za a otra par­te.

Por­que, y aho­ra sí les voy a ha­blar del ci­ne emi­nen­te vis­to en Rot­ter­dam, la ver­da­de­ra pe­lí­cu­la pro­vo­ca­do­ra y be­lla, des­bo­ca­da y tier­na, fe­roz­men­te poé­ti­ca, la res­plan­de­cien­te mi­ra­da a los abis­mos y dien­tes de sierra de la pa­sión, la tra­jo Philippe Gran­dieux con Mal­gré la nuit. Gran­dieux es, ha­ce años, un cha­mán del ci­ne ate­rra­dor y ex­pe­ri­men­tal. Se­gu­ro que es­ta pe­lí­cu­la, que se sa­ja las ve­nas por amor en un sen­ti­do tan im­pú­di­co como hip­nó­ti­co, y que sue­na a he­ri­da au­ten­ti­ci­dad, le abre puer­tas más allá de las ex­qui­si­tas mi­no­rías a las que ya te­nía ab­du­ci­das.

Jun­to a Mal­gré la nuit, la otra obra que anun­ció en Rot­ter­dam que ten­drá lar­go re­co­rri­do es una co­me­dia su­til pe­ro hi­la­ran­te: la adap­ta­ción que del tex­to de Ja­ne Aus­ten Lady Su­san ha bor­da­do With Still­man en Lo­ve and Friends­hip. Still­man con­vier­te el uni­ver­so Aus­ten en un vo­de­vil de hu­mor caús­ti­co al que sir­ven acor­des Ka­te Bec­kin­sa­le, Ch­loe Se­vigny y Step­hen Fry.

Y lo que hay de re­pre­sen­ta­ción es­cé­ni­ca en la pe­lí­cu­la de Still­man de­vie­ne fe­liz ho­me­na­je a los có­mi­cos de la le­gua en el enal­te­ci­mien­to a la pro­fe­sión y fe de los tea­tros am­bu­lan­tes de la mag­ní­fi­ca Les Ogres, se­gun­da pe­lí­cu­la de Léa Feh­ner, uno de los nue­vos mir­los blan­cos del ci­ne fran­cés. Pe­ro el des­cu­bri­mien­to ma­yúscu­lo de es­te Rot­ter­dam 2015 es otra rea­li­za­do­ra, la norteamericana An­na Bi­ller, ci­neas­ta de po­de­ro­sí­si­ma per­so­na­li­dad como cons­truc­to­ra de un neo-fe­mi­nis­mo que sur­ge de fuen­te in­só­li­ta: la in­vo­ca­ción del Holly­wood re­tro del tec­ni­co­lor y gé­ne­ros como el me­lo­dra­ma o el te­rror clá­si­cos pa­ra de­cons­truir­los. De Bi­ller se pro­yec­tó como pri­mi­cia mun­dial The Lo­ve Wit­ches, un go­zo­so re­mix del gia­llo de Da­rio Ar­gen­to y de los có­di­gos del porno soft­co­re. An­tes les ha­bla­ba de la sec­ción com­pe­ti­ti­va del fes­ti­val. Y de la de­ci­sión de su di­rec­tor, Be­ro Be­yer, de re­cor­tar el nú­me­ro de pe­lí­cu­las pa­ra re­flo­tar un ni­vel que ha­bía lle­va­do la lu­cha por los Pre­mios Ti­gres a la irre­le­van­cia. Pues aún re­du­ci­das a 8, las pe­lí­cu­las en con­cur­so han dis­ta­do de ese re­pun­te. De ellas, re­sul­tan de to­do pun­to pres­cin­di­bles la ho­lan­de­sa His­tory’s Fu­tu­re y el film tai­lan­dés Mo­tel Mist. Pre­vi­si­bles, di­se­ña­das con esa an­ti­pá­ti­ca hor­ma de «pe­lí­cu­las pa­ra fes­ti­val» se per­ci­ben la bra­si­le­ña A ci­da­de don­de en­vel­heço y la co­lom­bia­na Os­cu­ro ani­mal. Al­go más de in­te­rés po­seen la belga The Land of the En­ligh­te­ned, la pa­ra­gua­ya La úl­ti­ma tie­rra y la es­ta­dou­ni­den­se A wo­man, a Part. Y la pe­lí­cu­la pre­mia­da por un ju­ra­do pre­si­di­do por Miguel Go­mes, em­pe­der­ni­do fu­ma­dor con el que te to­pa­bas a ca­da pa­so por la puer­ta del ho­tel Man­hat­tan, como aquel ve­cino de la Pennsyl­va­nia Pol­ka que abru­ma­ba a Bill Mu­rray en Atra­pa­do en el tiem­po, es la bien dis­cu­ti­ble Ra­dio Dreams, pro­duc­ción norteamericana del ira­ní Ba­bak Ja­la­li en la que tie­ne apa­ri­ción es­te­lar el gru­po Me­ta­lli­ca.

Y como ver­da­de­ra ac­tua­ción heavy me­tal, la del sa­bio de la Tran­si­ción y no­ta­ble ci­neas­ta Pe­re Por­ta­be­lla, au­tor de aquel In­for­me Ge­ne­ral de 1976, im­pres­cin­di­ble mo­sai­co pa­ra en­ten­der ese mo­men­to, en el que par­ti­ci­pa­ban los en­ton­ces clan­des­ti­nos Fe­li­pe Gon­zá­lez, Ca­rri­llo, Tierno Gal­ván e tut­ti quian­ti. Pre­sen­ta­ba Por­ta­be­lla en Rot­ter­dam su In­for­me Ge­ne­ral II, que de­vie­ne pan­fle­to de de­sola­do­ra fri­vo­li­dad en fa­vor del nú­cleo du­ro de Po­de­mos. Y tu­vo a bien com­pa­rar allí el bún­ker fran­quis­ta, al que ex­cluía de su In­for­me del 76, con los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos ac­tua­les, au­sen­tes de es­te nue­vo fil­me. Por­que to­da la ver­dad re­ve­la­da, nos di­ce, es­tá en Igle­sias y sus ma­ria­chis. Se es­tre­nó el spot tris­te en Es­pa­ña la pa­sa­da semana. Ve­rán en­ton­ces que no les ha­blo bu­run­dan­ga.

MU­CHO EN­TU­SIAS­MO TUITERO, AL­COHOL Y CA­PUC­CI­NOS EN LAS AN­TÍ­PO­DAS DEL ES­TRÉS Y EL VI­TRIO­LO DE CAN­NES»

Un fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la «Lo­ve

and friends­hip»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.