Acer­ca del sui­ci­dio como ac­to li­bre sin condena mo­ral

EL SE­LLO BAR­CE­LO­NÉS ALP­HA DE­CAY TRAE AL CAS­TE­LLANO EL BRE­VE EN­SA­YO EN QUE EL FI­LÓ­SO­FO BRI­TÁ­NI­CO SI­MON CRICHTLEY TRA­TA DE «ABRIR UN ES­PA­CIO PA­RA PEN­SAR ACER­CA DEL SUI­CI­DIO COMO UN AC­TO LI­BRE QUE NO DE­BE­RÍA SER OB­JE­TO DE REPULSA MO­RAL O CON­DE­NA­DO EN VOZ BAJ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LETRAS -

HÉCTOR J. POR­TO | «Las na­va­jas cor­tan,/Los ríos mo­jan,/Los áci­dos man­chan/y las dro­gas aca­lam­bran./Las ar­mas es­tán prohi­bi­das,/Los la­zos se suel­tan/El gas hue­le que apes­ta,/ Tam­po­co es­tá tan mal la vi­da». Lo sa­bía bien la ex­ce­len­te poeta y cuen­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Do­rothy Par­ker, que tra­tó de sui­ci­dar­se al me­nos en cin­co oca­sio­nes an­tes de te­ner éxi­to en 1967 con una so­bre­do­sis de fár­ma­cos. Va­rios mi­les de per­so­nas se sui­ci­dan ca­da año en Es­pa­ña, por po­ner un ejem­plo, y sin em­bar­go es es­te un asun­to que la so­cie­dad tien­de to­da­vía a ocul­tar como un do­lo­ro­so es­tig­ma. Por eso es de agra­de­cer la con­tri­bu­ción a la reflexión —que na­die bus­que res­pues­tas— que el fi­ló­so­fo in­glés Si­mon Crit­chley (Hert­fords­hi­re, 1960) rea­li­za en su bre­ve en­sa­yo Apuntes so­bre el sui­ci­dio, que ad­jun­ta como epí­lo­go el sa­bro­so opúscu­lo que es­cri­bió el pen­sa­dor es­co­cés Da­vid Hu­me —so­lo se pu­bli­có pós­tu­ma­men­te— y que con­ser­va hoy su vi­gen­cia, más de 240 años des­pués, gra­cias a su in­te­li­gen­cia y ese lú­di­co hu­mor tan bri­tá­ni­co: «No creo —ad­vier­te— que na­die ha­ya ti­ra­do su vi­da por la bor­da mien­tras va­lie­ra la pe­na con­ser­var­la».

Crit­chley —que, por cier­to, de­di­có re­cien­te­men­te un in­tere­san­te en­sa­yo a Bo­wie— tra­ta de adop­tar una fle­ma y una se­re­ni­dad si­mi­la­res en su análisis, aunque no siem­pre lo con­si­gue, ba­jo la ame­na­za de ar­gu­men­ta­cio­nes que tran­si­tan por te­rre­nos de­ma­sia­do res­ba­la­di­zos, pe­ro ha de va- lo­rar­se la nor­ma­li­dad —y el tono ase­qui­ble— de que ha­ce ga­la cuan­do en­tra en as­pec­tos tan es­pi­no­sos como el de­re­cho a re­nun­ciar a la pro­pia vi­da, los du­do­sos pre­cep­tos de la re­li­gión (ah, el pe­ca­do), la re­van­cha (sí, el cas­ti­go a otro) amo­ro­sa, el fra­ca­so, el pe­so de la co­mu­ni­dad, la li­ber­tad o los efec­tos de la de­pre­sión gra­ve.

Los ca­sos de Virginia Woolf, Kurt Co­bain, Mis­hi­ma, Fos­ter Wa­lla­ce, Hun­ter S. Thom­pson, Ce­lan o Jean Améry dan co­lor li­te­ra­rio al acer­ca­mien­to de Crit­chley, pe­ro lo más in­tere­san­te del tex­to es que lo­gra «abrir un es­pa­cio pa­ra pen­sar acer­ca del sui­ci­dio como un ac­to li­bre que no de­be­ría ser ob­je­to de repulsa mo­ral».

«APUNTES SO­BRE

EL SUI­CI­DIO»

DA­VID HU­ME.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.