«He com­pro­ba­do que los Coen dis­fru­tan mu­cho rién­do­se de mí»

EL AC­TOR RE­VE­LA QUE SU PA­PEL EN «¡AVE, CÉ­SAR!» ES­TÁ INS­PI­RA­DO EN VÍC­TOR MA­TU­RE, HAR­VEY KEI­TEL Y TO­NI CUR­TIS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE -

MA­RÍA ES­TÉ­VEZ | En ¡Ave, Cé­sar! los her­ma­nos Coen se tras­la­dan al Holly­wood de los años 50, don­de se rue­da una su­per­pro­duc­ción de ro­ma­nos has­ta que el pro­ta­go­nis­ta (Geor­ge Cloo­ney) es se­cues­tra­do por un gru­po de co­mu­nis­tas. Se tra­ta de un fil­me co­ral con un re­par­to es­plen­do­ro­so: Josh Bro­lin, Scar­lett Johans­son, Chan­ning Ta­tum, Til­da Swin­ton, Ralph Fien­nes...

—¿Có­mo lo con­ven­cie­ron pa­ra pro­ta­go­ni­zar la pe­lí­cu­la?

—Des­pués de ter­mi­nar O Brot­her, Whe­re Art Thou? los Coen me ofre­cie­ron una pe­lí­cu­la so­bre un ac­tor que era un idio­ta. En ese mo­men­to me cues­tio­né si es­ta­ban pen­san­do en mí pa­ra ser ese ac­tor se­cues­tra­do por un gru­po de co­mu­nis­tas. Pe­ro hu­bo una fra­se que me en­gan­chó: «Es­ta es una ma­la pe­lí­cu­la pa­ra cual­quier es­tre­lla de ci­ne», y

an­te eso no pu­de re­sis­tir­me.

—Es una pe­lí­cu­la don­de todos aca­ban pe­gán­do­le.

—Sí, pe­ro Josh tie­ne las ma­nos muy sua­ves y me pe­gó como si fue­ra Os­car Wil­de, ape­nas lo sen­tí. No sé có­mo lo pla­nea­ron los Coen, pe­ro todos me pe­ga­ron.

—¿Es­te fil­me sa­tis­fa­ce su de­seo de ro­dar una de es­pa­das y san­da­lias?

—Mi fan­ta­sía era ves­tir una fal­da de cue­ro [ri­sas]. Cuan­do mi­ras al pa­sa­do y ves pe­lí­cu­las de es­te ti­po, es di­fí­cil no sol­tar una car­ca­ja­da, por­que se las to­ma­ban muy en se­rio. Ha­bien­do vis­to todos es­tos fil­mes, me enamo­ré de la ver­sión de Víc­tor Ma­tu­re, con su pelo siem­pre te­ñi­do de ne­gro. Soy fan de Víc­tor Ma­tu­re y me ins­pi­ré en él pa­ra el per­so­na­je, tam­bién en Har­vey Kei­tel en La úl­ti­ma ten­ta­ción de Cris­to y en Tony Cur­tis en Es­par­ta­co, per­so­na­jes icó­ni­cos de las pe­lí­cu­las bí­bli­cas. Pe­ro sin­ce­ra­men­te, no creo que nin­gún otro ac­tor se hu­bie­ra atre­vi­do a ser tor­tu­ra­do por los Coen.

—¿Có­mo se tra­ba­ja con ellos?

—Hay un par de co­sas que ha­cen en sus ro­da­jes que los ha­cen real­men­te úni­cos. Tie­nen a un ti­po lla­ma­do J. Todd An­der­son que es­ce­ni­fi­ca el guion en di­bu­jos ani­ma­dos. Ca­da ma­ña­na cuan­do lle­gas al ro­da­je ves esos di­bu­jos y te ins­pi­ras. He em­pe­za­do a co­piar­les y en las pe­lí­cu­las que di­ri­jo ha­go lo mis­mo, es un ele­men­to sen­sa­cio­nal y muy efec­ti­vo.

—¿Por eso tra­ba­ja tan­to con ellos?

—He ro­da­do cua­tro pe­lí­cu­las con los Coen y ca­da vez que me man­dan un guion me de­jan alu­ci­na­do. He com­pro­ba­do que dis­fru­tan mu­cho rién­do­se de mí. Pe­ro dé­ja­me de­cir que no son real­men­te her­ma­nos, to­do es una men­ti­ra de mier­da, la ver­dad es que son pri­mos.

—¿Se pa­re­cen las estrellas de ci­ne de an­tes a las de aho­ra?

—Bueno, la fa­ma es una es­pa­da de dos fi­los que ca­da uno en­tien­de de dis­tin­tas ma­ne­ras. Yo la lle­vo mu­cho me­jor que cuan­do era jo­ven y la uso pa­ra mi ven­ta­ja, pa­ra ha­cer las pe­lí­cu­las que quie­ro ha­cer. Lue­go es­tá ese otro as­pec­to de la fa­ma que pue­de avergonzarte mu­cho más de lo que te ima­gi­nas. Me da ver­güen­za ba­jar al lobby de un ho­tel y en­con­trar­me con una chi­ca de 12 años vis­tien­do una de esas ca­mi­se­tas que di­cen «Geor­ge Cloo­ney for Pre­si­dent».

—¿No le in­tere­sa la po­lí­ti­ca?

—No. Me he da­do cuen­ta del com­pro­mi­so que exi­ge la po­lí­ti­ca y no es­toy dis­pues­to a dar mi vi­da por ella. Es­toy interesado en se­guir lu­chan­do por las cau­sas en las que creo, como Dar­fur. No me da mie­do unir la­zos po­lí­ti­cos con la­zos hu­ma­ni­ta­rios, pue­do ir a Na­cio­nes Uni­das y ha­blar an­te el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, pe­ro es mi pro­pia con­cien­cia la que ha­bla.

—Si­gue in­vo­lu­cra­do so­cial­men­te con los re­fu­gia­dos.

—Tra­to de bus­car ideas, his­to­rias pa­ra lla­mar la aten­ción en pro­ble­mas como Dar­fur o lo re­fu­gia­dos. Pa­so mu­cho tiem­po pen­san­do y me sor­pren­de cuan­do al­guien me cues­tio­na por­que voy a lu­ga­res muy pe­li­gro­sos in­ten­tan­do ayu­dar a los de­más.

—¿Qué les di­ría a los jó­ve­nes de aho­ra que em­pie­zan su vi­da en­fa­da­dos?

—El fa­na­tis­mo y el ci­nis­mo no con­du­cen a na­da. La pa­cien­cia y la te­na­ci­dad son lec­cio­nes que se en­se­ñan. Yo siem­pre he si­do un op­ti­mis­ta, pe­ro tam­bién realista y creo que siem­pre hay que man­te­ner la es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.