Os Re­sen­ti­dos, Fu­rious Mon­key Hou­se, La­bre­gos do tem­po dos Sput­nik, Ma­lan­dró­me­da, Ta­chen­ko

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - JOR­GE CA­SA­NO­VA

So­mos el úni­co gru­po del pla­ne­ta que ha gra­ba­do su se­gun­do dis­co 35 años des­pués del pri­me­ro. Y con los mis­mos miem­bros. Eso se lla­ma mo­ral y fe». Te­nía razón Ma­no­lo Gar­cía cuan­do ex­pre­sa­ba es­ta reflexión el do­min­go pa­sa­do en la sa­la La Ri­vie­ra de Ma­drid de­lan­te de un pú­bli­co en­tre­ga­do an­tes de que so­na­ra la pri­me­ra no­ta. El gru­po en cues­tión se lla­ma Los Rá­pi­dos y tu­vo una tra­yec­to­ria tan efí­me­ra como su pro­pio nom­bre. 35 años des­pués gra­ba­ron las can­cio­nes que nin­gu­na dis­co­grá­fi­ca qui­so fi­nan­ciar en­ton­ces y que pro­vo­có su trans­mu­ta­ción en Los Bu­rros y, fi­nal­men­te, en El Úl­ti­mo de la Fi­la. To­da esa pe­ri­pe­cia des­fi­ló por La Ri­vie­ra el vier­nes y el do­min­go y lo ha­rá es­ta semana en el Razz­ma­tazz de Bar­ce­lo­na. Cua­tro con­cier­tos úni­cos pa­ra gen­te que pro­ba­ble­men­te nun­ca vio a Los Rá­pi­dos en di­rec­to pe­ro que desea­ba in­ten­sa­men­te vol­ver a es­cu­char­los. Todos tu­vie­ron (tu­vi­mos) lo que desea­ban. El gru­po, for­ma­do ya por mú­si­cos se­sen­to­nes, se lo pa­só en gran­de y el pú­bli­co en­fer­vo­re­ció es­cu­chan­do los vie­jos te­mas y es­pe­ran­do ca­da vez me­nos en se­cre­to que apa­re­cie­ran los de El Úl­ti­mo de la Fi­la. An­tes de que eso ocu­rrie­ra, hu­bo tiem­po pa­ra que to­do el afo­ro (for­ma­do por un pú­bli­co ta­llu­di­to aunque me­nos de lo que ca­bría es­pe­rar) sal­ta­ra con Ru­ta del Sur, Na­va­ja de pa­pel, Hue­sos, Con­flic­to ar­ma­do... Pe­ro cuan­do la ban­da en­ca­ró Llan­to de pa­sión, la sa­la se vino aba­jo. Hu­bo otros cin­co te­mas del gru­po pa­ra ce­rrar una no­che má­gi­ca, in­clui­dos Avio­nes pla­tea­dos e In­su­rrec­ción, la can­ción con la que el gru­po se des­pi­dió ca­mino de Bar­ce­lo­na. Du­ran­te un par de ho­ras, unos cien­tos de nos­tál­gi­cos die­ron un sal­to en el tiem­po y se sin­tie­ron po­de­ro­sos como lo eran cuan­do pa­re­cía que na­da iba a te­ner fin. Pe­ro has­ta aque­llos jó­ve­nes que co­rrían ha­cia el in­fi­ni­to, de­ja­ron de ha­cer­lo. El do­min­go, pa­re­ció que se­guían en mar­cha y que no­so­tros po­día­mos sen­tir­nos como un halcón. Que­da la mag­ní­fi­ca ca­ja de cin­co dis­cos que han edi­ta­do y otras dos se­sio­nes en el Razz­ma­tazz. Gra­cias por to­do, cha­va­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.