LAS SE­RIES SO­BRE LOS NAR­COS GA­LLE­GOS ASAL­TAN LA TE­LE­VI­SIÓN

Las apues­tas de fic­ción de las dos prin­ci­pa­les ca­de­nas pri­va­das na­cio­na­les se gra­ban es­te ve­rano en la ría de Arou­sa. Dos se­ries muy di­fe­ren­tes con un mis­mo te­lón de fon­do: el nar­co­trá­fi­co gallego. Que­da por ver si el asal­to ter­mi­na­rá en éxi­to y el pú­blic

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: MI­LA MÉN­DEZ

Hay acon­te­ci­mien­tos que ne­ce­si­tan un tiem­po de re­po­so. De­jar que los años apli­quen su efec­to re­pa­ra­dor o, al me­nos, per­mi­tan com­pren­der con ma­yor pers­pec­ti­va. Eso cree el res­pon­sa­ble de Alea Me­dia, la pro­duc­to­ra que gra­ba es­tos días Vi­vir sin per­mi­so, una de las apues­tas de Te­le­cin­co pa­ra el 2018 e idea ori­gi­nal de Ma­no­lo Rivas.

«Las his­to­rias que tu­vie­ron un im­pac­to so­cial tan gran­de ne­ce­si­tan una dis­tan­cia», apun­ta Ai­tor Ga­bi­lon­do (1974, San Se­bas­tián). El pro­duc­tor eje­cu­ti­vo, que tam­bién adap­ta­rá pa­ra la te­le­vi­sión el fe­nó­meno edi­to­rial de Fer­nan­do Aram­bu­ru,

Pa­tria, ha re­cu­rri­do al tán­dem for­ma­do por Jo­sé Co­ro­na­do y Álex Gon­zá­lez pa­ra pro­ta­go­ni­zar una se­rie so­bre lo que de­fi­ne co­mo pos­nar­co­trá­fi­co.

Co­ro­na­do se­rá Ne­mo Ban­dei­ra. Un an­ti­guo ca­po al que le so­bre­vie­ne el alz­héi­mer jus­to cuan­do es­tá a pun­to de re­con­ver­tir­se en un em­pre­sa­rio de or­den. El úni­co pa­re­ci­do que el pro­duc­tor an­sía con

El Prín­ci­pe es el de sus re­sul­ta­dos de au­dien­cia: «Oja­lá ten­ga­mos el mis­mo éxi­to». La co­mar­ca ima­gi­na­ria de Oes­te, tí­tu­lo ini­cial, es­tá ubi­ca­da en las Rías Bai­xas. «No po­dría su­ce­der en otro si­tio», di­ce Ga­bi­lon­do, que tam­bién in­sis­te: «No ha­bla de nin­gún per­so­na­je con­cre­to».

DES­CON­CIER­TO

Mediaset arries­ga con una aven­tu­ra fic­ti­cia mien­tras Atres­me­dia po­ne la car­ne en el asa­dor con una se­rie que «tie­ne al­go de do­cu­men­tal», ad­mi­te Ra­món Cam­pos (1975, Noia), pro­duc­tor de Fa­ri­ña. Con Bam­bú, pro­duc­to­ra ga­lle­ga res­pon­sa­ble de se­ries co­mo Vel­vet, lle­va a la pe­que­ña pan­ta­lla a Si­to Mi­ñan­co, Lau­reano Ou­bi­ña, Ma­nuel Char­lín y com­pa­ñía. «El pú­bli­co va a que­dar des­con­cer­ta­do —ade­lan­ta Cam­pos—, la ma­yo­ría no es cons­cien­te de lo que su­ce­dió en Ga­li­cia du­ran­te tan­tos años. Por aquí en­tró el 80% de la co­caí­na que en los 80 y 90 cir­cu­ló por Eu­ro­pa». Cam­pos ad­mi­te que exis­te una ca­rre­ra en­tre las dos ca­de­nas por ver quién lle­ga an­tes que los ha lle­va­do a si­tua­cio­nes in­só­li­tas: am­bas gra­ba­cio­nes ca­si coin­ci­die­ran en una pla­ya de la Illa de Arou­sa. «La geo­gra­fía ga­lle­ga es un per­so­na­je más», apun­ta el pro­duc­tor. Una com­pe­ten­cia que pue­de lle­var a una con­tra­pro­gra­ma­ción a co­mien­zos del 2018 pe­ro que, aún así, con­si­de­ra po­si­ti­va pa­ra el au­dio­vi­sual en Ga­li­cia. «El equi­po téc­ni­co, el director, Car­los Se­des, y la ma­yo­ría de los ac­to­res son ga­lle­gos. En Fa­ri­ña se ha­bla­rá cas­tra­po. Que­re­mos que sea creí­ble», co­men­ta Cam­pos, que tam­bién in­sis­te en que se tra­ta de «una pin­tu­ra, no una fo­to de la reali­dad».

OPE­RA­CIÓN NÉCORA

El fe­nó­meno internacional que vi­ve el gé­ne­ro (Net­flix ha anun­cia­do ter­ce­ra tem­po­ra­da de Nar­cos) ha co­lo­ca­do a Ga­li­cia en el fo­co. «Un asun­to pen­dien­te que pe­día a gri­tos ser con­ta­do en un for­ma­to di­fe­ren­te. Sa­car­lo de las pá­gi­nas de su­ce­sos», opi­na el pe­rio­dis­ta Na­cho Ca­rre­te­ro (A Co­ru­ña, 1981), au­tor del li­bro en el que se ba­sa la se­rie. Su­per­vi­sa los guio­nes de los diez ca­pí­tu­los que se es­tán gra­ban­do. Van de los años ochen­ta al ini­cio de la ope­ra­ción Nécora. «La­ti­noa­mé­ri­ca, Es­ta­dos Uni­dos o Ita­lia ex­plo­tan cul­tu­ral­men­te sus fe­nó­me­nos cri­mi­na­les sin com­ple­jos. Creo que es me­jor en­ca­rar nues­tras mi­se­rias», apun­ta el escritor. Ra­món Cam­pos sa­be que es un te­ma de­li­ca­do, el ne­go­cio del nar­co­trá­fi­co que se­gó a los jó­ve­nes de la ge­ne­ra­ción per­di­da es­tá le­jos de aca­bar­se. «No va­mos a ha­cer hé­roes. Pe­ro tam­po­co que­re­mos de­mo­ni­zar des­de el mi­nu­to uno. Que­re­mos con­tar el pro­ce­so que vi­vie­ron unas personas de al­dea que pa­sa­ron de ju­gar al do­mi­nó y lu­crar­se con el con­tra­ban­do del ma­ris­co y el ta­ba­co a la dro­ga. Fue una cues­tión de am­bi­ción eco­nó­mi­ca. Es­to no fue Si­ci­lia, ¡por suer­te!, aun­que tam­bién hu­bo vio­len­cia cuan­do Mi­ñan­co co­no­ció a los co­lom­bia­nos en la cár­cel y co­men­zó a ha­cer tra­tos con ellos», ex­pli­ca Cam­pos.

«Ca­si to­dos pa­sa­ron la ma­yor

No pre­ten­de­mos blan­quear la ima­gen de na­die

par­te de su vi­da en la cár­cel. No hay na­da de ro­mán­ti­co o be­llo en eso», aña­de el au­tor del li­bro. Por su par­te, Ai­tor Ga­bi­lon­do in­ci­de en una idea cla­ve: «No pre­ten­de­mos blan­quear la ima­gen de na­die. Nos in­tere­sa el ar­que­ti­po de hom­bre he­cho a sí mis­mo, pe­ro

Vi­vir sin per­mi­so se cen­tra más en la ve­jez, la pér­di­da de me­mo­ria y las dispu­tas fa­mi­lia­res».

Si la co­sa va bien, nin­guno des­car­ta una se­gun­da tem­po­ra­da. Eso sí. Quien va a des­co­nec­tar por el mo­men­to es Ca­rre­te­ro: «Es­toy a otras co­sas, no creo que me im­pli­que en un Fa­ri­ña II». Tris­te­men­te, re­co­no­ce, ma­te­rial hay de so­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.