Es­ta fue la gran ten­ta­ción del pa­trón del mal

En­tre jo­yas y poe­mas, Pablo Es­co­bar y la pe­rio­dis­ta Vir­gi­nia Va­lle­jo man­tu­vie­ron una re­la­ción ex­plo­si­va que aho­ra lle­ga al ci­ne. De­trás hay una au­to­bio­gra­fía de flo­ja ca­li­dad li­te­ra­ria, pe­ro enor­me va­lor que per­mi­te ad­ver­tir el po­der del nar­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE • EL ÉXITO - RUBÉN SANTAMARTA

olo un ti­po pro­fun­da­men­te des­equi­li­bra­do po­día pro­cla­mar atro­ci­da­des en pú­bli­co co­mo «pla­ta o plo­mo» y a la vez de­di­car en la in­ti­mi­dad unos dia­bé­ti­cos ver­sos de Ne­ru­da: «Tie­nes ojos pro­fun­dos don­de la no­che alea, fres­cos bra­zos de flor y re­ga­zo de ro­sa». Así era don Pablo, el Pa­trón, el se­ñor de los cie­los, el mons­truo de Me­de­llín. O sim­ple­men­te Pablo pa­ra su gran aman­te, Vir­gi­nia Va­lle­jo. Lo de es­ta pe­rio­dis­ta, ac­triz y mo­de­lo en la vi­da del gran nar­co del si­glo XX —y de la his­to­ria, con per­mi­so del Car­tel de Ca­li y del Cha­po Guz­mán, a quien por cier­to tam­bién se re­la­cio­nó con una cé­le­bre ac­triz— es apa­sio­nan­te. Da­ba pa­ra un li­bro, y tar­dó en ver la luz: Aman­do a Pablo, odian­do a Es­co­bar. Au­to­bio­grá­fi­co y re­ve­la­dor des­de su tí­tu­lo. Da­ba pa­ra una se­rie: Nar­cos to­ma al­go de su vi­da, aun­que des­vir­túa el ver­da­de­ro rol de es­ta mu­jer, co­mo otras tan­tas co­sas que na­rra es­te éxi­to de Net­flix (ese es otro te­ma). Y da­ba pa­ra una pe­lí­cu­la. Y ya la tie­ne: Lo­ving Pablo, que se ha que­da­do so­lo con una par­te del tí­tu­lo ori­gi­nal. Pro­ta­go­ni­za­da por Pe­né­lo­pe Cruz y Ja­vier Bar­dem (ob­vio a quién in­ter­pre­ta ca­da uno) y que ha es­pan­ta­do a la ma­yo­ría de la crí­ti­ca. Opor­tu­ni­dad per­di­da, qui­zá, an­te una obra de ta­len­to li­te­ra­rio jus­ti­to —hay un ex­ce­so de ad­je­ti­vos y de ego en sus 395 pá­gi­nas—, pe­ro que re­sul­ta es­cla­re­ce­do­ra so­bre el ne­go­cio de los nar­có­ti­cos, la co­rrup­ción po­lí­ti­ca en La­ti­noa­mé­ri­ca, el pa­pel de Es­ta­dos Uni­dos en la lu­cha con­tra las dro­gas y, en de­fi­ni­ti­va, el as­cen­so y caí­da de la en­vi­dia de las mu­cha­chas de Co­lom­bia, una nue­va Ava Gard­ner. No te­nía na­da que en­vi­diar­le en be­lle­za, en atrac­ción o en so­fis­ti­ca­ción. Otra co­sa se­ría el ta­len­to ar­tís­ti­co.

Me­dios ame­ri­ca­nos es­ti­man que por la ce­sión de su obra pa­ra la adap­ta­ción de los Bar­dem-Cruz, Va­lle­jo se ha em­bol­sa­do un mi­llón de dó­la­res. Al­go es al­go des­pués de una vi­da de ex­ce­sos que le ve­nía de cu­na —pro­ce­día de una fa­mi­lia millonaria que le lle­nó de ca­pri­chos, pe­ro que tam­bién le pro­por­cio­nó una edu­ca­ción ex­qui­si­ta— y que exa­ge­ró al la­do del nar­co. Pe­ro Es­co­bar, con­tó ella en su li­bro y re­pi­ten quie­nes la co­no­cen, no le de­jó un cén­ti­mo. So­lo le que­da­ron ano­ta­cio­nes per­so­na­les, ex­ce­si­va­men­te azu­ca­ra­das: «No pien­ses que si no te lla­mo no te ex­tra­ño mu­cho. No pien­ses que si no te veo no sien­to tu au­sen­cia».

A Vir­gi­nia Va­lle­jo la re­la­ción con Pablo Es­co­bar ca­si la cues­ta la vi­da. La con­ser­va aún hoy. Y tie­ne mu­cho mé­ri­to ha­bien­do si­do du­ran­te años, a me­dia­dos de los ochen­ta, la per­di­ción de uno de los ti­pos más pe­li­gro­sos del pla­ne­ta, y ha­bien­do sa­li­do de la vi­da del nar­co­te­rro­ris­ta dán­do­le un por­ta­zo, con ru­mo­res de cuer­nos con el car­tel ri­val. Ahí es na­da. Des­de ha­ce más de una dé­ca­da vi­ve re­fu­gia­da en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo tes­ti­go pro­te­gi­do por la DEA, la agen­cia an­ti­dro­ga de ese país. Sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas son con­ta­dí­si­mas. Ape­nas pa­ra pro­mo­cio­nar su li­bro, que pu­bli­có al po­co de lle­gar a su exi­lio, en el 2007. Una es­pe­cie de me­mo­ria-ajus­te de cuen­tas-desaho-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.