Al­qui­mia del reac­cio­na­rio au­tén­ti­co

Edi­tan una se­lec­ción de los afo­ris­mos que com­po­nen la obra mag­na del ocul­to pen­sa­dor co­lom­biano Ni­co­lás Gó­mez Dávila, «Es­co­lios a un tex­to im­plí­ci­to», un te­so­ro in­te­gra­do por más de diez mil pie­zas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS . ACTUALIDAD - TEX­TO: HÉC­TOR J. PORTO

abrá quien di­ga que Ni­co­lás Gó­mez Dávila (Bo­go­tá, 1913-1994) da­ría hoy un buen

dios tui­te­ro. El chis­te ten­dría éxi­to. Es más, en una bús­que­da rá­pi­da apa­re­cen tres cuen­tas en es­ta po­pu­lar red so­cial de­di­ca­das a di­fun­dir sus afo­ris­mos: @es­co­lios, @scho­lias y @Do­nNi­co­la­sGD. Y re­sul­ta fá­cil de en­ten­der: «El reac­cio­na­rio no se vuel­ve con­ser­va­dor sino en las épo­cas que guar­dan al­go digno de ser con­ser­va­do». «En los paí­ses in­te­lec­tual­men­te in­di­gen­tes, el pa­trio­tis­mo del lec­tor com­pen­sa el in­su­fi­cien­te ta­len­to del au­tor». «Los ver­da­de­ros pro­ble­mas no tie­nen so­lu­ción sino his­to­ria». «Con quien ig­no­ra de­ter­mi­na­dos li­bros no hay dis­cu­sión po­si­ble». «Tan­ta es la fe del mar­xis­ta en Marx que usual­men­te se abs­tie­ne de leer­lo». «Ser es­tú­pi­do es creer que se pue­de fo­to­gra­fiar el si­tio que can­tó un poe­ta». «La tra­di­ción no es tex­to sino ma­ne­ra de leer­lo». «El hom­bre es hoy li­bre co­mo el via­je­ro per­di­do en el de­sier­to». «Sin la fi­lo­so­fía, las cien­cias no sa­ben qué sa­ben». «Hay que apren­der a ma­ne­jar las ar­mas del ad­ver­sa­rio, pe­ro con el de­bi­do as­co». «To­do hom­bre vi­ve su vi­da co­mo un ani­mal si­tia­do». «La de­sigual­dad in­jus­ta no se cu­ra con igual­dad, sino con de­sigual­dad jus­ta». «To­da so­lu­ción política es co­ja; pe­ro al­gu­nas co­jean con gra­cia». «La pa­la­bra no se nos con­ce­dió pa­ra ex­pre­sar nues­tra mi­se­ria, sino pa­ra trans­fi­gu­rar­la». «So­lo re­di­mi­rán la ciu­dad mo­der­na las or­ti­gas que crez­can en sus rui­nas». «Ma­du­rar no con­sis­te en re­nun­ciar a nues­tros an­he­los, sino en ad­mi­tir que el mun­do no es­tá obli­ga­do a col­mar­los». «Ser mo­derno es ver fría­men­te la muer­te aje­na y no pen­sar nun­ca en la pro­pia». «El re­vo­lu­cio­na­rio es, a la pos­tre, un in­di­vi­duo que no se atre­ve a ro­bar so­lo». «Llá­me­se co­mu­nis­ta al que lu­cha pa­ra que el Es­ta­do le ase­gu­re una exis­ten­cia bur­gue­sa». «El ór­gano del pla­cer es la in­te­li­gen­cia». «Pe­rio­dis­mo es es­cri­bir ex­clu­si­va­men­te pa­ra los de­más». «Una es­tu­pi­dez no de­ja de ser­lo por­que ha­ya quien mue­ra por ella». «Pa­tria, sin pa­la­bre­ría na­cio­na­lis­ta, es so­lo el es­pa­cio que un in­di­vi­duo con­tem­pla a la re­don­da al as­cen­der una co­li­na». «La poe­sía es la hue­lla dac­ti­lar de Dios en la ar­ci­lla hu­ma­na».

PÍLDORAS

Sí, son píldoras, has­ta po­drían no ne­ce­si­tar la am­plia­ción que Twit­ter de­ci­dió pa­ra sus men­sa­jes, de 140 a 280 ca­rac­te­res. Pe­ro que na­die se lle­ve a en­ga­ño, en su afo­ris­mo hay una de­can­ta­ción de re­fle­xión serena, un sis­te­ma in­he­ren­te de pen­sa­mien­to —de ahí el tí­tu­lo de su obra, Es­co­lios [co­men­ta­rios] a

un tex­to im­plí­ci­to—. Por­que «la idea im­pro­vi­sa­da bri­lla y se apa­ga», ad­ver­tía en otra de sus pie­zas. Su es­cri­tu­ra flu­ye en una al­qui­mia irre­pe­ti­ble de­bi­da a la men­te pre­cla­ra de un «reac­cio­na­rio au­tén­ti­co» —así se de­fi­nía—, un es­pí­ri­tu en la es­tir­pe ge­nea­ló­gi­ca de Cha­teau­briand, Bloy, Ca­ra­co, Jün­ger y Cio­ran. Él mis­mo da al­gu­nas pis­tas en sus afo­ris­mos: «Ca­da pa­la­bra de­be es­ta­llar co­mo una com­pac­ta car­ga de sen­ti­do». «La fra­se de­be te­ner la du­re­za de la pie­dra y el tem­blor de la ra­ma». «Las pa­la­bras no des­ci­fran el mis­te­rio, pe­ro lo ilu­mi­nan». «El es­cri­tor que no ha tor­tu­ra­do sus fra­ses tor­tu­ra al lec­tor».

En fin, pa­ra qué em­pe­ñar­se en la re­se­ña y la bio­gra­fía: na­da co­mo Gó­mez Dávila ex­pli­ca a Gó­mez Dávila. Aun di­sin­tien­do a ve­ces, con su lim­pia pro­sa bas­ta pa­ra amar­lo.

EL HOM­BRE Y SU BI­BLIO­TE­CA Gó­mez Dávila veía el mun­do des­de el re­fu­gio de su bi­blio­te­ca, de la que se con­ser­van 16.935 tí­tu­los: 7.106 en fran­cés, 4.937 en in­glés, 2.816 en ale­mán, 718 en es­pa­ñol, 454 en ita­liano, 298 en grie­go y la­tín... No era la bi­blio­te­ca de un co­lec­cio­nis­ta, era una bi­blio­te­ca pen­sa­da pa­ra la lec­tu­ra. De he­cho, apren­dió da­nés pa­ra leer a Kier­ke­gaard. Es ella la que ex­pli­ca su obra.

BRE­VIA­RIO DE ES­CO­LIOS AU­TOR

NI­CO­LÁS GÓ­MEZ DÁVILA

ANTÓLOGOS

JO­SÉ MIGUEL SERRANO Y GON­ZA­LO MUÑOZ

EDI­TO­RIAL

ATA­LAN­TA

296 PÁ­GI­NAS, 24 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.