“Es­ta ver­sión de ‘Lu­cía’ con Se­rrat es in­me­jo­ra­ble”

El se­vi­llano, que par­ti­ci­pó en la pri­me­ra edi­ción de «Ope­ra­ción Triun­fo», lan­za nue­vo dis­co, «Co­lec­ción In­de­fi­ni­da». Un tra­ba­jo que in­clu­ye las me­jo­res can­cio­nes de su ca­rre­ra. Un ca­mino que em­pe­zó ha­ce 16 años en una aca­de­mia, don­de le hu­bie­ra gus­ta­do qu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ENTREVISTA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Lo co­no­ci­mos ha­ce die­ci­séis años en la pri­me­ra edi­ción de Ope­ra­ción Triun­fo, y des­de en­ton­ces no ha de­ja­do de so­nar. Siem­pre con el mis­mo es­ti­lo y con re­fe­ren­te en la ca­be­za, Se­rrat. Pre­ci­sa­men­te con el can­tau­tor ca­ta­lán in­ter­pre­ta uno de los tres te­mas iné­di­tos que hay en su nue­vo tra­ba­jo: Co­lec­ción in­de­fi­ni­da. Un dis­co que cie­rra una eta­pa, la de ar­tis­ta in­de­pen­dien­te, y abre otra, la de for­mar par­te de una gran com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca. Re­co­no­ce que sa­be lo que es­to con­lle­va, aun­que tam­bién ase­gu­ra que tie­ne las ideas muy cla­ras a es­tas al­tu­ras de la vi­da y aho­ra mis­mo, con­fie­sa, es lo que me­jor le con­vie­ne.—«Co­lec­ción in­de­fi­ni­da». De­fí­ne­me un po­co lo que va­mos a es­cu­char.

—Es un dis­co con el que se cie­rra una eta­pa pe­ro a la vez se inau­gu­ra otra. Re­su­me las me­jo­res can­cio­nes de es­tos úl­ti­mos 16 años, pe­ro abri­mos una nue­va eta­pa con Uni­ver­sal. Tam­bién hay tres te­mas iné­di­tos, uno con Ma­ría To­le­do, otro con Lo­li­ta y otro con Se­rrat.

—Pa­sas de pro­du­cir­te tú mis­mo a for­mar par­te de una com­pa­ñía. ¿Cues­ta de­pen­der de otros?

—Siem­pre pue­des ver el va­so me­dio lleno o me­dio va­cío, pe­ro mi es­ti­lo y mi cor­te de tra­ba­jar, la ver­dad que pa­ra mí es más con­ve­nien­te y me sien­to mu­cho me­jor tra­ba­jan­do con una dis­co­grá­fi­ca. Du­ran­te mu­chos años yo he si­do un ar­tis­ta in­de­pen­dien­te, es muy du­ro y es muy ar­duo por­que tie­nes que cu­brir mu­chos fren­te y ob­via­men­te a un ar­tis­ta so­lo le cues­ta lle­gar. Hay otros es­ti­los, co­mo la mú­si­ca in­die, que ya es di­fe­ren­te, por­que tie­ne unos cir­cui­tos muy con­cre­tos y otras ma­ne­ras de fun­cio­na­mien­to.

—Ha­bla­bas de los dúos que hay en es­te nue­vo tra­ba­jo. ¿Es­ta «Lu­cía» es di­fe­ren­te?

—Es­ta Lu­cía es de una co­se­cha es­pec­ta­cu­lar. Es de una ca­te­go­ría in­me­jo­ra­ble, el pro­duc­tor es Na­cho Ma­ñó de Pre­sun­tos Im­pli­ca­dos, con mu­chí­si­mos años y mu­chí­si­ma ca­rre­ra, pa­san­do por la par­ti­ci­pa­ción del pro­pio au­tor. ¡Va a ser muy com­pli­ca­do me­jo­rar es­ta ver­sión!

—Nun­ca te can­sa­rás de can­tar­la.

—No, ya per­te­ne­ce un po­co a mi ADN. Ha­ce mu­chos años, in­clu­so an­tes de dar el sal­to a la po­pu­la­ri­dad, Se­rrat ha si­do un re­fe­ren­te. Yo ya can­ta­ba can­cio­nes co­mo Pe­né­lo­pe o Aque­llas pe­que­ñas co­sas en ba­res, en pubs o en fies­tas. Lle­ga un mo­men­to que tan­to el ar­tis­ta co­mo la can­ción de Lu­cía for­man par­te de mi ge­né­ti­ca.

—¿Si tu­vie­ras una ni­ña le lla­ma­rías Lu­cía?

—No, es­tá bien que sea tan­to pa­ra mí pe­ro tam­po­co hay que in­sis­tir tan­to. Lo po­co es lo des­per­fec­to y lo mu­cho can­sa.

—¿Hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre el Ma­nu del pri­mer dis­co y es­te?

—Ló­gi­ca­men­te los años te dan una ma­du­rez que se re­fle­ja no so­lo a la ho­ra de com­po­ner tam­bién en tu ma­ne­ra de can­tar, mi voz en los pri­me­ros dis­cos sue­na más me­tá­li­ca, sin em­bar­go, aho­ra sue­na más re­don­da. Aque­llos pri­me­ros años mi per­so­na­li­dad era más in­de­fi­ni­da, co­mo el tí­tu­lo del dis­co, y aho­ra lo ten­go mu­cho más cla­ro. Pe­ro ca­da dis­co re­pre­sen­ta una épo­ca o un mo­men­to his­tó­ri­co, tie­ne sus vir­tu­des y des­pués con el tiem­po uno ya va des­cu­brien­do sus de­fec­tos.

—Creía­mos que co­mo «O.T. 1» no vol­ve­ría­mos a ver na­da igual, pe­ro es­ta edi­ción no se que­da atrás.

—Bueno, to­da­vía le que­dan mu­chos es­ta­dios por lle­nar. Ha vuel­to a re­cu­pe­rar la esen­cia, que es lo im­por­tan­te. Ha vuel­to a re­vi­ta­li­zar esos va­lo­res que no­so­tros com­par­ti­mos con el pú­bli­co y que es tan im­por­tan­te hoy en día te­ner pre­sen­tes. Co­mo la fra­ter­ni­dad, la her­man­dad, la ge­ne­ro­si­dad, ser com­pa­ñe­ros que me pa­re­cen for­mi­da­bles y que pro­gra­mas co­mo Ope­ra­ción Triun­fo vuel­van a po­ner de mo­da y a dar­les la im­por­tan­cia que tie­nen.

—Lo has se­gui­do muy de cer­ca y has si­do muy crí­ti­co tam­bién.

—Tam­po­co con­si­de­ro que ha­ya si­do muy crí­ti­co, so­la­men­te he da­do mi opi­nión en dos o tres ca­sos que me pa­re­cie­ron in­jus­tos y lo plas­mé sen­ci­lla­men­te. Por­que al­gu­na vez si hay un com­por­ta­mien­to así... tam­bién hay que de­cir­lo. Fue­ron com­por­ta­mien­tos del ju­ra­do que no me pa­re­cie­ron jus­tos en al­gu­nos ca­sos.

—¿Te re­co­no­cis­te en al­gún concursante?

—No de­ma­sia­do, pe­ro igual en Ce­pe­da que es más can­tau­tor, qui­zás ha si­do en el que más me he sen­ti­do re­fle­ja­do.

—¿Te­nías fa­vo­ri­to?

—Nin­guno en con­cre­to, pe­ro Ce­pe­da sí es cier­to que me sim­pa­ti­za­ba.

—¿Has vis­to al­go en es­te «Ope­ra­ción Triun­fo» que di­je­ras: «Oja­lá es­to lo hu­bié­ra­mos te­ni­do ha­ce 16 años»?

—Sí, mu­chas co­sas. So­bre to­do, la dis­po­ni­bi­li­dad ha­cia los ins­tru­men­tos que tu­vie­ron es­te año y co­mo pro­pi­cia­ron que los pro­pios con­cur­san­tes to­ca­ran los ins­tru­men­tos, eso con no­so­tros en nin­gún mo­men­to ni lo pro­pi­cia­ron ni prác­ti­ca­men­te nos de­ja­ban. Re­cuer­do a Naím, que to­ca el piano de una ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria, y echo de me­nos que en al­gún mo­men­to Naím y yo pu­dié­ra­mos ha­ber he­cho un te­ma a piano y voz per­fec­ta­men­te.

—An­tes vo­so­tros re­vi­vis­teis el pri­mer «O.T.». ¿Có­mo fue el re­en­cuen­tro?

—Ma­ra­vi­llo­so, aun­que no­so­tros nos se­gui­mos en­con­tran­do por­que no he­mos de­ja­do de man­te­ner un pe­que­ño víncu­lo en­tre no­so­tros, pe­ro sí que fue muy emo­cio­nan­te, so­bre to­do el con­cier­to en Bar­ce­lo­na. Fue ma­ra­vi­llo­so que des­pués de tan­tos años hu­bié­se­mos vuel­to a lle­nar el Pa­lau Sant Jor­di.

—Y si más ha­céis, más lle­náis.

—Sí, efec­ti­va­men­te, lo que fue una pe­na fue que aca­ba­ra tan pron­to cuan­do real­men­te po­drían ha­ber he­cho mu­chos más con­cier­tos.

—Di­ces que hay una per­so­ni­ta que ha traí­do la luz a tu vi­da. ¿Can­ta tus can­cio­nes?

—Bueno más que can­tar las can­tu­rrea. Le gus­ta mu­cho la mú­si­ca y ca­da vez que nos su­bi­mos al co­che me vie­ne un po­co tor­tu­ran­do con mi pro­pia mú­si­ca por­que no se pue­de po­ner otra co­sa en el co­che.

—Eso es­tá bien, ¿no?

—Cla­ro que sí, por­que eso te mo­ti­va por­que hu­bie­se si­do mu­chí­si­mo peor que ca­da vez que me es­cu­cha­ra di­je­ra que le qui­ta­ra el dis­co. Hu­bie­ra si­do dra­má­ti­co.

—¿Te gus­ta­ría te­ner más hi­jos?

—Es al­go que no des­car­to, so­bre to­do por­que es un ni­ño fan­tás­ti­co y muy ri­sue­ño.

—Es igua­li­to a ti.

—La ver­dad que es cla­vao. Él nos in­vi­ta a vi­vir otra vez la ex­pe­rien­cia, pe­ro aho­ra mis­mo no lo te­ne­mos cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.