Las vo­ces del poe­ta

Luís Pousa, gran pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, nos re­ga­la un poe­ma­rio de­li­cio­so, a mo­do de «co­lla­ge» den­tro de otro «co­lla­ge», en el que re­sue­nan los ecos de su educación sen­ti­men­tal y li­te­ra­ria, y que Reino de Cor­de­lia nos sir­ve en una edi­ción de gran be­lle­za

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS | ACTUALIDAD -

Hu­yen­do en Lon­dres de un di­lu­vio uni­ver­sal, me re­fu­gié ha­ce unos días, con mi mu­jer y la se­gun­da de mis hi­jas, en una ex­po­si­ción so­bre la cul­tu­ra pop que se mos­tra­ba en una Car­naby Street has­ta el to­pe de tu­ris­tas. Allí es­ta­ban, por su­pues­to, The Beatles, Twiggy, Mary Quant, The Who y su Qua­drop­he­nia, por to­das par­tes Mi­chael Cai­ne y, al fi­nal, un gran co­lla­ge. Por­que la cul­tu­ra pop no pue­de en­ten­der­se sin esa for­ma ta­len­to­sa de mez­clar ele­men­tos de di­ver­sa pro­ce­den­cia.

Luís Pousa, que es ca­paz de ha­cer mu­chas co­sas y de ha­cer­las to­das bien, ha es­cri­to un pre­cio­so li­bro de poe­mas que es en pri­mer lu­gar un gran co­lla­ge —tan bre­ve de ex­ten­sión co­mo pla­ga­do de re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les— en el que re­sue­nan las vo­ces y los so­ni­dos de un poe­ta que ad­mi­ra a Flash Gor­don (¡qué por­ta­da tan lo­gra­da!) y al ca­ba­lle­ro de Ha­do­que (¿quién, que sea lec­tor, no ha dis­fru­ta­do con El te­so­ro de Rack­ham el Ro­jo?), a

The Beatles, a Mo­zart y Louis Arms­trong, a Fran­ces­co Maz­zo­la Il Par­mi­gia­ni

no, a Hitch­cock y a Pier Pao­lo Pa­so­li­ni, que ad­mi­ra Pulp

Fic­tion y Cen­tau­ros del de­sier­to.

Sí, por­que el fan­tás­ti­co co­lla­ge que Luís Pousa ofre­ce a los lec­to­res no es so­lo el que na­ce de la mez­cla de re­fe­ren­tes de pro­ce­den­cias muy dis­tin­tas sino tam­bién el de va­rias de las gran­des ar­tes que de­fi­nen la cul­tu­ra: la mú­si­ca, la pin­tu­ra, el ci­ne o la li­te­ra­tu­ra. To­das se pa­sean por es­tos Poe­mas

pa­ra Flash Gor­don, que te­ne­mos la for­tu­na de po­der com­par­tir con el hé­roe de Alex Ray­mond. Hay, sin em­bar­go, otro gran co­lla­ge den­tro del co­lla­ge que ha sa­li­do de la plu­ma de Luís Pousa, co­mo ese cua­dro den­tro del cua­dro so­bre el que el in­men­so Geor­ge Perec, que tan­to fas­ci­na a nuestro au­tor, es­cri­bió un li­bro in­su­pe­ra­ble. Por­que Poe­mas pa­ra Flash Gor­don es tam­bién un ho­me­na­je al ar­te de es­cri­bir (una for­ma de «trans­mi­gra­ción, de sa­lir fue­ra de uno mis­mo» de «apro­xi­mar­se a la li­te­ra­tu­ra ge­nui­na»), una de­fen­sa apa­sio­na­da del má­gi­co «aje­drez de las pa­la­bras». Ese al que se de­di­ca­ron la le­gión de lle­tra­fe­rits que des­fi­lan por las pá­gi­nas de un poe­ma­rio que les rin­de el ho­me­na­je de quien se re­cla­ma de una va­rie­dad muy en­ri­que­ce­do­ra de in­fluen­cias: de nues­tros Cun­quei­ro y Ju­lio Cam­ba a al­gu­nos de los más gran­des de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal: Cer­van­tes, Kaf­ka, Joy­ce, Proust, Rim­baud... Ya en los ver­sos del poe­ma más bre­ve de su li­bro («En el fon­do to­do es­to/son los pró­lo­gos/de los li­bros que ya no es­cri­bi­ré») nos acla­ra Luís Pousa el im­pul­so que mue­ve su ho­me­na­je a la es­cri­tu­ra. En uno de los más ex­ten­sos (Al­gu­nas co­sas que de­be­ría ha­cer en cual­quier ca­so an­tes de mo­rir) plan­tea un re­to que él vuel­ve de nue­vo a su­pe­rar con otro de sus li­bros ex­ce­len­tes: en­tre­gar­nos el go­zo­so aje­drez de sus pa­la­bras.

El li­bro es una de­fen­sa apa­sio­na­da del aje­drez de las pa­la­bras

FO­TO: ÁN­GEL MAN­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.