«No­so­tros sa­be­mos más de gus­tos que de vino»

Jo­sé Luís Tras­toy es el he­re­de­ro de una sa­ga de hos­te­le­ros en As Pon­tes de Gar­cía Ro­drí­guez que se re­mon­ta a la pri­me­ra mi­tad del si­glo pa­sa­do, cuan­do su abue­lo traía a los más im­por­tan­tes ar­tis­tas es­pa­ño­les. Pe­ro aho­ra ha da­do un pa­so y, ade­más de dis­tri

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - La Bodega: Fuenmayor - TEX­TO J. M. ORRIOLS

La­bo­de­ga que ela­bo­ra el No­ce­dal y que es la que aho­ra le qui­ta el sue­ño («qui­zás si es hoy no lo ha­ría —nos di­ce— pe­ro tam­po­co me arre­pien­to») es­tá en Fuen­ma­yor y tie­ne tan so­lo 20 años, aun­que en ese lu­gar se ela­bo­ran vi­nos des­de el si­glo XVIII. «Cuan­do so­mos hos­te­le­ros y dis­tri­bui­do­res y nos in­vi­tan a vi­si­tar la bodega to­do es muy bo­ni­to —ex­pli­ca Tras­toy—, pe­ro cuan­do pa­sa­mos a la par­te de atrás es cuan­do ve­mos la reali­dad, nues­tra opi­nión cam­bia y com­pren­de­mos a los bo­de­gue­ros».

Es una bodega an­ti­gua que aún con­ser­va sus ca­la­dos de pie­dra, es­ca­le­ras en pen­dien­te y de­pó­si­tos de pie­dra y hor­mi­gón. Co­men­zó ela­bo­ran­do al­re­de­dor de 150.000 ki­los de uva de ma­ne­ra tra­di­cio­nal, con una pren­sa ver­ti­cal de vi­gas de ma­de­ra, que tar­da­ba to­da la no­che en pren­sar el oru­jo fer­men­ta­do de la uva. «Era una ver­da­de­ra fies­ta —nos di­ce uno de los so­cios que si­gue en la nue­va em­pre­sa— en la que, entre la chu­le­ti­llas al sar­mien­to y el cho­ri­zo ca­se­ro, el buen vino, y la bo­te­lla de mos­ca­tel, pa­sá­ba­mos to­da la no­che pen­dien­tes de que no se so­bra­ra el de­pó­si­to del vino de pren­sa, y que és­ta no tu­vie­ra nin­gún pro­ble­ma me­cá­ni­co».

UN VINO TRA­DI­CIO­NAL, PE­RO NUE­VO

Aho­ra se in­cor­po­ró la más mo­der­na tec­no­lo­gía, pe­ro se si­gue ela­bo­ran­do en la mis­ma bodega, en la que po­de­mos ver 4.000 barricas de ro­ble, y con ca­pa­ci­dad de em­bo­te­llar más de me­dio mi­llón de bo­te­llas. Y Jo­sé Luís Tras­toy es el di­rec­tor co­mer­cial pa­ra to­da Es­pa­ña. «In­tro­du­cir un vino nue­vo en un mer­ca­do con mi­les de mar­cas —aña­de— es har­to com­pli­ca­do, pe­ro yo par­to de la ba­se de que te­ne­mos un pro­duc­to a la al­tu­ra de los me­jo­res y con­fío en que,¡ más tem­prano que tar­de es­te­mos en el po­dio. Lo más di­fí­cil es lle­gar a te­ner un con­tac­to di­rec­to con el con­su­mi­dor y que prue­ben nues­tros vi­nos. Des­pués, si no que­dan con­ven­ci­dos, que nos cri­ti­quen si quie­ren, pe­ro te­ne­mos tan­ta con­fian­za y vi­vi­mos tan­tas ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas, que sa­be­mos que eso no va a ocu­rrir. Los co­mer­cia­les y bo­de­gue­ros he­mos co­me­ti­do erro­res que aho­ra es­tán mar­can­do el con­su­mo de vino. Nos em­pe­ña­mos en de­cir que pa­ra beber vino bueno hay que ser un en­ten­di­do, un ex­per­to, y eso no es cier­to. No­so­tros en No­ce­dal sa­be­mos más de gus­tos que de vi-

nos. Pa­ra eso es­tán los téc­ni­cos. Al con­su­mi­dor no hay que vol­ver­lo lo­co con tec­ni­cis­mos que no tie­ne por qué sa­ber. Lo que si sa­be es si le gus­ta o no el vino. Y, afor­tu­na­da­men­te en ese ca­pí­tu­lo, no­so­tros es­ta­mos te­nien­do una gran aco­gi­da». Cuan­do le pre­gun­ta­mos co­mo hos­te­le­ro, si el clien­te pi­de una mar­ca de­ter­mi­na­da o si se de­ja acon­se­jar, Jo­sé Luís nos ase­gu­ra que ca­da vez más se de­jan acon­se­jar «por­que es­tán dis­pues­tos a pro­bar, aun­que sa­ben muy bien lo que buscan y lo que quie­ren».

UNA BODEGA FA­MI­LIAR

Los nue­vos so­cios de Bo­de­gas Fuen­ma­yor han apor­ta­do su tra­ba­jo, su de­di­ca­ción, y su amor por el vino. «So­mos la nue­va fa­mi­lia de la bodega, y por ello, es­ta­mos en la Aso­cia­ción de bo­de­gas Fa­mi­lia­res de Rio­ja, por­que fun­cio­na­mos co­mo eso, co­mo una fa­mi­lia». Los nue­vos pro­pie­ta­rios se im­pli­ca­ron to­tal­men­te des­de el pri­mer mo­men­to en la bodega, co­mo nos di­ce Tras­toy, has­ta tal pun­to que ca­da uno tie­ne un co­me­ti­do es­pe­cí­fi­co. «Por ejem­plo —aña­de— te­ne­mos so­cio di­se­ña­dor pa­ra las imá­ge­nes de las eti­que­tas, y so­cio de­le­ga­do de zo­na (en Ga­li­cia y As­tu­rias), que ade­más fun­cio­na co­mo di­rec­tor co­mer­cial na­cio­nal. Tam­bién un em­pre­sa­rio de barricas que nos pro­por­cio­na el me­jor ro­ble pa­ra nues­tros cal­dos, un enó­lo­go, que es el res­pon­sa­ble de vi­nos, otro que se en­car­ga del mer­ca­do de ex­por­ta­ción, un so­cio vi­ti­cul­tor que nos cui­da las ca­si 30 hec­tá­reas de vi­ñe­do entre Fuen­ma­yor y La­pue­bla de La­bar­ca... Ca­da uno sa­be el pa­pel que jue­ga en es­ta so­cie­dad, en es­ta fa­mi­lia. Y por ello ve­mos los fru­tos des­de el prin­ci­pio».

«No­ce­dal ha si­do nues­tra mar­ca de siem­pre —di­cen en la bodega— y se­gui­rá sien­do nues­tra prin­ci­pal en­se­ña, tan­to na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal. Crian­zas y re­ser­vas son la ba­se de sus ven­tas. Vi­nos cria­dos sin pri­sa en nues­tra na­ve de barricas, en ro­ble fran­cés prin­ci­pal­men­te, que sa­len al mer­ca­do cuan­do es­tán en óp­ti­mo con­su­mo, se­gún nues­tro cri­te­rio, que se ba­sa en las in­di­ca­cio­nes de nues­tros clien­tes de di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do. Lo bueno es que va­mos evo­lu­cio­nan­do se­gún los mer­ca­dos y gus­tos de los clien­tes».

Cua­tro mil barricas de ro­ble Jun­to con los mo­der­nos de­pó­si­tos de ace­ro inoxi­da­ble, los nue­vos so­cios de la bodega mo­der­ni­za­ron los equi­pos y ad­qui­rie­ron 4.000 barricas nue­vas de ro­ble ame­ri­cano y fran­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.