¡Hoy nos ve­mos en Ca­sa Car­me­la!

El me­són de Car­me­la abre hoy sus puer­tas en la TVG (22.00). Se­rá el cen­tro de gra­ve­dad so­bre el que se sos­tie­ne la vi­da en «Vi­ra­dei­ra», la nue­va fic­ción de Voz Au­dio­vi­sual que pro­me­te gran­des do­sis de hu­mor con mor­dis­cos de gas­tro­no­mía.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - En Portada - TEXTO MILA MÉN­DEZ FOTOS ÁN­GEL MAN­SO

Un chef do Gru­po No­ve ase­só­ra­nos cos pra­tos da se­rie»

El eco­sis­te­ma ma­rino inun­da Dor­ne­da. El bar y me­són de Car­me­la son el eje al­re­de­dor del que gi­ra la tra­ma de la se­rie pro­du­ci­da por Voz Au­dio­vi­sual que hoy se es­tre­na en la TVG. En Vi­ra­dei­ra los pro­duc­tos del li­to­ral y del huer­to ga­lle­gos son un per­so­na­je más de la co­me­dia. Ade­más del aven­tu­re­ro que des­em­bar­ca en es­te tran­qui­lo puer­to de mar pa­ra rom­per su ru­ti­na, no fal­tan la cocinera afa­na­da en man­te­ner en pie el ne­go­cio, el ayudante que le in­sis­te en pro­bar nue­vas fór­mu­las, el camarero «ba­da­nas», el al­cal­de que se apun­ta a la bús­que­da del te­so­ro y la em­pre­sa­ria ca­ci­que que quie­re mor­der el pastel. Apro­ve­cha­mos un des­can­so en la gra­ba­ción pa­ra re­unir a cin­co de los ac­to­res. Un ri­bei­ro, quei­xo do país y cho­ri­zo ame­ni­zan la char­la so­bre fic­ción y gas­tro­no­mía.

LA CO­CI­NA CO­MO PRO­TA­GO­NIS­TA

Sin ba­res, y sin comida, en Ga­li­cia pa­re­ce que no hay pa­raí­so. «A re­la­ción en­tre Héc­tor e Car­me­la (Sa­be­la Arán) co­me­za de fei­to na co­ci­ña. O ca­lor é o que ten», bro­mea Adrián Cas­ti­ñei­ras, el ac­tor que da vi­da al «cien­tí­fi­co» de la his­to­ria. «É co­ma un re­fu­xio. Es­tás ao quen­te, fa­las cos ve­ci­ños, bo­tas un­ha par­ti­da. Co cam­bio cli­má­ti­co, igual cam­bia a cou­sa», des­li­za la ac­triz Fi­na Ca­lle­ja. Ella es la to­do­po­de­ro­sa em­pre­sa­ria de Dor­ne­da. Mar­cos Pe­rei­ro in­ter­pre­ta al al­cal­de, Ro­xe­lio: «al­gún mi­tin ta­mén fa­ce­mos no me­són, mes­mo pen­sa­mos en pór aquí un­ha ofi­ci­na».

Fi­na Ca­lle­ja ad­mi­te que nun­ca fue de buen co­mer de ni­ña. «Odia­ba to­do o que ti­ña que ver coa comida. Iso si, can­do pre­pa­ra­ban lei­te fri­to era fe­liz». ¿Y hoy? ¿La con­quis­tan por el es­tó­ma­go? «Non son un­ha per­soa á que con­vi­da­rías a co­mer... ¡re­fí­ro­me ao meu per­so­na­xe, ¡cla­ro!», ex­cla­ma. Sen­ta­do a su la­do, Adrián son­ríe. A él le pa­sa jus­to lo con­tra­rio. «Cun pei­xe ao forno, ce­bo­la e acei­te non pre­ci­so na­da máis».

¿IN­NO­VA­CIÓN O TRA­DI­CIÓN?

El di­le­ma asal­ta la me­sa. «Eu son tra­di­cio­nal», se ade­lan­ta An­drés Gi­rál­dez, el camarero del me­són que da­rá la ma­tra­ca con su par­ti­cu­lar vi­sión de la vi­da. Co- mo buen re­don­de­lán, sa­ca pe­cho de los ce­fa­ló­po­dos de su ría de Vi­go aun­que «o meu pra­to fa­vo­ri­to é o fí­ga­do en­ce­bo­la­do». Le gus­ta el del bar de la es­ta­ción de Re­don­de­la, «ca­se, ca­se co­ma o de mi­ña nai».

El de­ba­te tam­bién es­tá ser­vi­do en la tra­ma. To­ño (Na­cho Cas­ta­ño), el ayudante de Car­me­la, se em­pe­ña en in­tro­du­cir cam­bios: «Te­ño que dar­lle un­ha opor­tu­ni­da­de a ou­tro ti­po de co­ci­ñas», ad­mi­te el ac­tor. Sus gus­tos son lo opues­to a lo que su per­so­na­je pre­di­ca. Con una in­fan­cia mar­ca­da por los olo­res que des­pren­dían las re­ce­tas pre­pa­ra­das con to­do el amor que pue­de ema­nar de una mu­jer que crió a 12 hi­jos, los que tu­vo su abue­la Ro­sa, su­pe­rar los sa­bo­res clá­si­cos no es fá­cil. «O pri­mei­ro que fa­cía can­do che­ga­ba da es­co­la era ulir o chei­ro que saía da re­ga­ña da por­ta da co­ci­ña», recuerda Na­cho. La ma­triar­ca de su ni­ñez tra­ba­jó, al igual que su per­so­na­je, en una co­ci­na, la de Ca­sa Cas­ta­ño, en Ce­su­res. «A xen­te vi­ña ex pro­fe­so a pro­bar a súa em­pa­na­da de lam­prea».

El me­jor se­cre­to es el que tie­ne guar­da­do Mar­cos Pe­rei­ro. Una de sus pa­sio­nes es la vi­ti­cul­tu­ra y el ri­bei­ra sa-

A úni­ca be­bi­da real da se­rie é o mos­to, no res­to hai tru­co »

cra es uno de sus vi­nos de re­fe­ren­cia, pe­ro, so­bre to­do, es de esos a los que no les im­por­ta su­dar la ca­mi­se­ta con el delantal. «Nun­ha es­ce­na ti­ña que fa­lar de ‘wa­sa­bi’ —in­te­rrum­pe Na­cho Cas­ta­ño—. Non ti­ña nin idea do que era. Mar­cos deu­se de con­ta e veu a ex­pli­car­mo». El alu­di­do se jus­ti­fi­ca: «Gús­ta­me a co­ci­ña mo­der­na, ¡is­to do ni­tró­xeno é al­go ma­ra­bi­llo­so! (bro­mea con sus com­pa­ñe­ros de re­par­to an­tes de po­ner­se se­rio, con la comida no se jue­ga). Os gran­des co­ci­ñei­ros do no­so país re­no­van pe­ro ten­do co­mo re­fe­ren­cia os bos pro­du­tos que hai en Ga­li­cia». Si tie­ne que ele­gir, se que­da con el pes­ca­do, «do máis ca­ro ao máis ba­ra­to, son tan bos que os pre­pa­ras sen ape­nas fa­cer na­da», se­gui­do del ma­ris­co y de la car­ne («rei­vin­di­co a no­sa car­ne de ten­rei­ra»). A di­fe­ren­cia del res­to de los ac­to­res, Mar­cos na­ció en Ale­ma­nia y allí lo más tí­pi­co que ha­bía era el chu­crut: «Un­ha vez saiu­me dis­pa­ra­do ao tei­to e non hou­bo quen o qui­ta­se da­lí en tres se­ma­nas», ríe al evo­car aque­llos años. Otro clá­si­co teu­tón son las sal­chi­chas. «Hai un ale­mán en San­xen­xo que as pre­pa­ra con car­ne da­quí. Po­dé­de­las bus­car por In­ter­net. Non son nin medio nor­mais. Son as que mer­co sem­pre. ¡Iso si que é trans­por­tar­me á in­fan­cia!», re­co­mien­da al equi­po. Fi­na re­co­ge el tes­ti­go: «pois eu son de Xin­zo, ¡así que te­ño que fa­lar da pa­ta­ca de Xin­zo!». Adrián guar­da el as en la man­ga: «vi­vo cer­ca da pra­za de Lu­go, na Co­ru­ña, alí te­mos de to­do».

El pro­ta­go­nis­ta de la co­me­dia re­ci­bi­rá al­gu­na que otra cla­se ma­gis­tral por par­te de la due­ña del me­són, Car­me­la. Al igual que el ar­queó­lo­go ma­rino de su pa­pel, Cas­ti­ñei­ras con­fie­sa que es más de co­mer que de co­ci­nar: «en­cán­ta­me pro­bar os res­tau­ran­tes que se po­ñen de mo­da». Pe­ro ad­vier­te que ya se lle­vó al­gún que otro chas­co: «Hai un­ha bur­bu­lla nis­to da co­ci­ña que me fi­xo dar un­ha vi­ra­xe ao tra­di­cio­nal. In­ten­to aca­dar un equi­li­brio». Fi­na tam­bién quie­re opi­nar al res­pec­to: «A ei­va da co­ci­ña tra­di­cio­nal foi que co­mo o pro­du­to ga­le­go era tan ex­tra­or­di­na­rio non ha­bía nin­gún pro­ce­so so­bre el. O que es­tán a fa­cer os gran­dí­si­mos co­ci­ñei­ros que te­mos é apor­tar sen per­der, su­bli­mar».

CO­ME Y RE­PI­TE: LA VI­DA ES DU­RA

De la co­ci­na de Car­me­la, ade­más de aven­tu­ras ade­re­za­das con hu­mor y su co­rres­pon­dien­te piz­ca ro­mán­ti­ca, sal­drá en ca­da ca­pí­tu­lo un pla­to tí­pi­co, «de ver­da­de, con pro­du­tos fres­cos e co­mes­ti­bles», re­ce­ta­do por los in­te­gran­tes del Gru­po No­ve. El pri­me­ro de la car­ta es un arroz ma­ri­ñei­ro. «Os co­ci­ñei­ros de No­ve ta­mén nos acom­pa­ña­ron nal­gun­ha gra­va­ción. Abrir un pei­xe non é tan sin­xe­lo co­mo pa­re­ce», des­ta­ca Adrián. Mar­cos Pe­rei­ro, que se atre­ve en la en­tre­vis­ta a cor­tar el cho­ri­zo con los ojos ce­rra­dos, asien­te. «O ma­lo —la­men­ta el hu­mo­ris­ta— é que te­mos prohi­bi­do co­mer o atre­zo». Por su par­te, Fi­na des­ta­ca el tra­ba­jo no so­lo de los ase­so­res cu­li­na­rios, sino tam­bién del equi­po de ar­te: «Ca­da pin­cho es­tá mi­ma­do ata o úl­ti­mo de­ta­lle». A Mar­cos, es­to si­gue sin con­ven­cer­lo del to­do: «Bó­tan­lle la­ca por ri­ba pa­ra que es­tea per­fec­to ata que re­ma­ta­mos. Cla­ro, así nun­ca po­de­mos me­ter­lle un­ha chan­ta­da», bro­mea.

Cuan­do el ro­da­je co­mien­za a las ocho de la ma­ña­na y hay que re­pe­tir mu­chas to­mas, a Adrián no le ha­ce tan­ta gra­cia. «Nun ca­pí­tu­lo ce­lé­bra­se un con­cur­so de tortillas. Nas úl­ti­mas es­ce­nas es­tou tan cheo que ape­nas po­do pro­ba­la e, cla­ro, cor­tan pa­ra di­cir­me que co­ma de ver­da­de». La vi­da de ac­tor no es tan idí­li­ca co­mo pa­re­ce, aun­que es­tén ro­dea­dos de man­ja­res. «En reali­da­de —re­fle­xio­na en al­to Mar­cos Pe­rei­ro— es­tou en­gor­dan­do». Don­de sí dan ga­to por lie­bre es en la be­bi­da. «¡Es­te é o pri­mei­ro ri­bei­ro que pro­ba­mos no set!», coin­ci­den los cin­co al brin­dis. Mar­cos, lo ex­pli­ca: «O vi­ño é au­ga con co­lo­ran­te ama­re­lo, ver­me­llo no ca­so do whisky. As cer­ve­xas non sa­be­mos o que le­van den­tro. O úni­co de ver­da­de é o mos­to». Des­de el otro ex­tre­mo de la me­sa lo co­rri­gen: «E as ca­ñas, só que son sen al­cohol». Siem­pre hay hue­co pa­ra la sor­pre­sa en el mun­do del es­pec­tácu­lo: «¡Pois esas non as pro­bei eu!». Co­mo «bo al­cal­de dos seus ve­ci­ños», su per­so­na­je, Ro­xe­lio, pro­me­te que tra­ta­rá de man­te­ner sa­tis­fe­chos, al me­nos, los es­tó­ma­gos de sus con­ciu­da­da­nos. «Or­ga­ni­za­rei al­gun­ha fes­ta gas­tro­nó­mi­ca, ¡qué cla­se de vi­la ga­le­ga se­ría es­ta se non!».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.