¿Quién es aquí el te­lo­ne­ro?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Festival Portamérica - TEX­TO

El des­plie­gue es tan bru­tal —33 co­ci­ne­ros de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal— y la re­per­cu­sión tan enor­me que el Sho­wRoc­king del Por­ta­mé­ri­ca ha pa­sa­do de ser com­ple­men­to del fes­ti­val a con­ver­tir­se en se­ña de iden­ti­dad fun­da­men­tal. Ha­bla­mos con chefs, mú­si­cos y or­ga­ni­za­dor en torno a es­ta sin­gu­lar sim­bio­sis

UCARLOS CRES­PO

n ins­pi­ra­do juego de pa­la­bras lo de­fi­nió en su ori­gen per­fec­ta­men­te: sho­wroc­king. Ha­bla­mos de ha­ce sie­te años. Mo­men­to del aún in­ci­pien­te au­ge de la gas­tro­no­mía y de la má­xi­ma eclo­sión del fe­nó­meno de los fes­ti­va­les. El di­rec­tor del Por­ta­mé­ri­ca, Kin Mar­tí­nez, y el co­ci­ne­ro Pe­pe So­lla con­fa­bu­la­ron pa­ra au­nar dos en­tor­nos que se­me­ja­ban an­ta­gó­ni­cos. A lo má­xi­mo que as­pi­ra­ba en­ton­ces un fes­ti­va­le­ro era a un digno ke­bab. El in­te­rés iba en dos di­rec­cio­nes pe­ro con un úni­co des­tino. «Que­ría rom­per esa sen­sa­ción de que los res­tau­ran­tes gas­tro­nó­mi­cos se es­ta­ban ale­jan­do de la so­cie­dad, de que eran so­lo pa­ra una éli­te. De ahí la idea de des­con­tex­tua­li­zar su ofer­ta», re­la­ta Pe­pe So­lla. «Nós bus­ca­ba­mos pro­por­cio­nar un­ha ex­pe­rien­cia di­fe­ren­cia­do­ra ao pú­bli­co vin­cu­la­da co te­rri­to­rio. E, por ou­tra par­te, que os co­ci­ñei­ros de fó­ra ti­ve­sen oca­sión de co­ñe­cer as ex­ce­len­cias do no­so pro­duc­to», aña­de Kim Mar­tí­nez.

De aque­lla con­fluen­cia sur­gió una au­tén­ti­ca co­mu­nión de los sen­ti­dos. Pe­ro lo que na­die po­día ima­gi­nar es que lle­ga­ría el mo­men­to en el que en el Por­ta­mé­ri­ca la música no se en­ten­die­se sin la ver­tien­te gas­tro­nó­mi­ca y vi­ce­ver­sa.

Pe­ro ese mo­men­to ha lle­ga­do y es­ta edi­ción lo cer­ti­fi­ca. «Fói­se­nos un pou­co das mans pe­ro, mi­ra, fes­ti­vais hai moi­tos pe­ro es­ta é un­ha for­ma úni­ca e di­fe­ren­te de fa­ce­lo», con­fie­sa el di­rec­tor del Por­ta­mé­ri­ca. Trein­ta y tres chefs in­ter­na­cio­na­les que su­man 30 so­les Rep­sol de­ja­rán mues­tra de su queha­cer y pres­ti­gio en la car­ba­llei­ra de Cal­das el 5, 6 y 7 de ju­lio. Nom­bres que hoy son la éli­te mun­dial de la co­ci­na, co­mo An­do­ni Luis Adu­riz (Mu­ga­ritz), Pa­blo Gon­zá­lez (Ca­ba­ña Bue­na­vis­ta), Die­go Gue­rre­ro (Ds­ta­ge), Edgar Nú­ñez (Sud 777, Mé­xi­co) o Ch­ris­tian Bra­vo (Bra­vo Res­to­bar, Pe­rú), ade­más de los tops ga­lle­gos, co­mo el pro­pio So­lla, Ja­vier Olle­ros, Ya­yo Da­por­ta o Xoán Cru­jei­ras, por no ci­tar la re­tahí­la com­ple­ta.

Es pre­ci­sa­men­te el co­ci­ne­ro pe­ruano Ch­ris­tian Bra­vo uno de los que más apa­sio­na­dos se ma­ni­fies­tan por la in­vi­ta­ción lle­ga­da des­de el Por­ta­mé­ri­ca. «Yo em­pe­cé co­mo Dj a los 14 años, soy un fa­ná­ti­co de la música. Es­tar en un lu­gar don­de voy a co­ci­nar ro­dea­do de mú­si­cos su­po­ne pa­ra mí la con­jun­ción de la fe­li­ci­dad, es lo má­xi­mo», co­men­ta.

Pe­ro, ¿y qué tie­nen que de­cir los mú­si­cos de to­do es­to? ¿Sur­gen los ce­los o las en­vi­dias por te­ner que com­par­tir pro­ta­go­nis­mo? «En ab­so­lu­to», ase­gu­ra Mi­kel Izal. «Ya sea en un con­cier­to o en un res­tau­ran­te de lo que se tra­ta es de ha­cer fe­liz al pú­bli­co, de que vi­va ex­pe­rien­cias úni­cas. Y si jun­tas las dos ya es la le­che. Por­que al fi­nal un fes­ti­val se re­cuer­da por mo­men­tos, por cuan­do es­cu­cha­bas aque­lla can­ción que te fli­pa­ba o por cuan­do cu­na­do co­mis­te aquel pin­cho de dos es­tre­llas».

Ade­más, aña­de en­tre son­ri­sas el lí­der de Izal, «los mú­si­cos so­mos los pri­me­ros be­ne­fi­cia­dos. No es lo mis­mo un ca­me­rino con sand­wich fríos que con pin­chos gour­met. Te ase­gu­ro que no sa­les al es­ce­na­rio con la mis­ma ale­gría». Tam­po­co Pe­pe So­lla ad­vier­te in­sa­na com­pe­ten­cia a pe­sar de que re­co­no­ce que en la pa­sa­da edi­ción del Por­ta­mé­ri­ca hu­bo mo­men­tos pun­tua­les en los que ha­bía más pú­bli­co en la zo­na gas­tro que de­lan­te de al­gún es­ce­na­rio. «No so­mos las nue­vas es­tre­llas del rock and roll, so­lo so­mos co­ci­ne­ros», ar­gu­men­ta. Y re­cuer­da que la idea del Sho­wRoc­king na­ció pre­ci­sa­men­te de ese afán de des­mi­ti­fi­ca­ción. «Por­que nos gus­ta co­ci­nar pa­ra la gen­te, por­que que­re­mos ha­cer de nues­tra co­ci­na al­go de­mo­crá­ti­co».

Ese es otro de los ele­men­tos di­fe­ren­cia­les de la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca del fes­ti­val de Cal­das. «Non a en­te­de­mos den­de un pun­to de vis­ta eli­tis­ta. Ao con­tra­rio, tra­ta­mos de nor­ma­li­zar o tra­ta­men­to que se lles es­tá dan­do aos co­ci­ñei­ros», apun­ta un Kin Mar­tí­nez que re­co­no­ce que otros fes­ti­va­les se han in­cor­po­ra­do a la idea de aña­dir una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de ca­li­dad pe­ro ge­ne­ral­men­te cir­cuns­cri­ta a ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las o a zo­nas vip. «No no­so ca­so es­tán aí per­ma­nen­te­men­te. Os pro­pios co­ci­ñei­ros son os que ser­ven as ta­pas e a xen­te po­de fa­lar con eles», re­cuer­da.

El Sho­wRoc­king le ha va­li­do al Por­ta­mé­ri­ca dos re­co­no­ci­mien­tos a la me­jor zo­na de res­tau­ra­ción en los pre­mios Fest. «Es una in­creí­ble tar­je­ta de pre­sen­ta­ción por­que los gru­pos, en­tre no­so­tros, tam­bién ha­bla­mos de es­to. A los mú­si­cos tam­bién se nos ga­na por el es­tó­ma­go», di­ce Mi­kel Izal. “Es­ta fór­mu­la es­ta­nos sin­gu­la­ri­zan­do de tal ma­nei­ra e che­ga­mos xa a un ni­vel que nos es­ta­mos si­tuan­do co­mo úni­cos no mun­do», apos­ti­lla Kin Mar­tí­nez. «Es una gran idea. Des­de lue­go en Pe­rú no hay na­da pa­re­ci­do”, ates­ti­gua Ch­ris­tian Bra­vo. Pa­ra Pe­pe So­lla «to­do el mun­do —mú­si­cos, co­ci­ne­ros, pú­bli­co, or­ga­ni­za­do­res—, es­tá tan en­can­ta­do que lo úni­co que pien­sas es ¿por qué es­to no se hi­zo nun­ca an­tes?».

FO­TO BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.