FE­LI­CIANO LÓ­PEZ

Pri­me­ras imá­ge­nes tras su se­pa­ra­ción de Al­ba Ca­rri­llo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR BEA­TRIZ CORTÁZAR

La vic­to­ria en el par­ti­do de do­bles de Ro­land Ga­rros le ha de­bi­do sa­ber a po­co y más tras los acon­te­ci­mien­tos que ha vi­vi­do no so­lo a ni­vel pro­fe­sio­nal sino es­pe­cial­men­te en el te­rreno per­so­nal. Du­ran­te su es­tan­cia en Londres pa­ra par­ti­ci­par en el tor­neo Queen’s, Fe­li­ciano Ló­pez, que fue bau­ti­za­do por la ma­dre de Mu­rray co­mo ‘De­li­ciano’, fue eli­mi­na­do en el pri­mer asal­to. Di­cen que la sor­pren­den­te ex­clu­si­va de su mu­jer, Al­ba Ca­rri­llo, anun­cian­do a gol­pe de ta­lo­na­rio el fi­nal del ma­tri­mo­nio le ha afec­ta­do y des­es­ta­bi­li­za­do, a pe­sar de los fil­tros que su pro­pia fa­mi­lia, sobre to­do su her­mano, ha pues­to en­tre me­dias. Tras re­tra­sar el par­ti­do con Marin Ci­lic por cues­tio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas, Ló­pez al fi­nal no pu­do con su con­trin­can­te y per­dió por 4-6/ 6-3/ 6-4. Dos pa­los en la mis­ma se­ma­na que Fe­li­ciano in­ten­tó ali­viar sa­lien­do a ce­nar a uno de sus res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, Ten­di­do Ce­ro, en Old Brom­pton Road, en com­pa­ñía del te­nis­ta Marc Ló­pez, el au­tén­ti­co co­no­ce­dor de sus se­cre­tos por los que hoy mu­chos

me­dios pa­ga­rían cuan­tio­sas su­mas. Si Fe­li­ciano es­ta­ba tris­te o preo­cu­pa­do lo cier­to es que lo di­si­mu­ló muy bien. Dis­fru­tó de la bue­na co­ci­na de es­te lo­cal, pro­pie­dad del rio­jano Abel Li­sa, don­de ade­más se con­cen­tran dos de sus pa­sio­nes: los to­ros y el buen vino. En es­te mis­mo res­tau­ran­te es don­de Rafa Na­dal co­no­ció a Ro­bert de Ni­ro y Pip­pa Midd­le­ton se de­lei­ta con los gin to­nic. Fre­cuen­ta­do por aman­tes de la co­ci­na es­pa­ño­la con po­si­bles –el cu­bier­to ron­da los 100 eu­ros– has­ta don Juan Carlos pro­bó su carta. Fe­li­ciano y Marc con­ver­sa­ron y cho­ca­ron sus co­pas de vino en los mo­men­tos en que Ló­pez no ha­bla­ba por te­lé­fono, al­go que hi­zo du­ran­te gran par­te de la ve­la­da. Eso sí, aten­to con sus se­gui­do­res, pu­so su me­jor son­ri­sa cuan­do una fa­mi­lia le pi­dió re­tra­tar­se a su la­do con el mó­vil.

UNA NO­CHE DE ASUE­TO La mis­ma son­ri­sa que ha mos­tra­do tan­to en sus úl­ti­mas pu­bli­ca­cio­nes en las re­des co­mo en Mallorca, a don­de lle­gó tras de­jar Londres pa­ra dar el to­do por el to­do y ga­nar la pri­me­ra

edi­ción del Tro­feo To­ni Na­dal. Tan­to Fe­li­ciano, que aho­ra se tie­ne que pre­pa­rar pa­ra la pró­xi­ma ci­ta en Wim­ble­don, co­mo su círcu­lo más ín­ti­mo no quie­ren co­men­tar na­da de las du­ras de­cla­ra­cio­nes que Al­ba ha rea­li­za­do en la ex­clu­si­va, don­de le acu­sa de ser un hom­bre frío e in­ma­du­ro que nun­ca en­ca­jó la eti­que­ta de es­tar ca­sa­do y que tu­vo has­ta el mal gus­to de pe­dir­le el di­vor­cio en un bre­ve en­cuen­tro tras lle­gar de Pa­rís. Pe­ro ahí no aca­ba. Le cri­ti­ca por no ha­ber si­do ni tan si­quie­ra ca­ri­ño­so con su hi­jo, Lu­cas, fru­to de su unión con Fon­si Nie­to, al ex­pli­car que no se ha des­pe­di­do del ni­ño. Ade­más, re­co­no­ce aho­ra que las po­lé­mi­cas fotos de Ló­pez en Miami jun­to a una mo­re­na fue­ron un mo­men­to de in­fle­xión en su ma­tri­mo­nio. Si en su día ase­gu­ró que es­ta­ba tran­qui­la por­que era la pa­re­ja de otro te­nis­ta, aho­ra de­ja caer que sa­lió a de­fen­der el nom­bre de su ma­ri­do pe­ro sin nin­gu­na con­vic­ción. Lo más lla­ma­ti­vo es que Al­ba di­ce que lo es­tá pa­san­do mal por­que si­gue enamo­ra­da. No sin an­tes de­nun­ciar que el te­nis­ta tam­po­co es­tu­vo a la al­tu­ra cuan­do tu­vie­ron que ope­rar a la ma­dre de Al­ba y le di­jo que se fue­ra a su ca­sa. Por el mo­men­to se co­no­cen las ra­zo­nes de Ca­rri­llo fren­te al si­len­cio de un Fe­li­ciano que no sa­be muy bien có­mo en­ca­rar es­te nue­vo re­vés. Las re­des so­cia­les de

la mo­de­lo le cri­ti­can sin pie­dad y es el entorno de Ló­pez el que se en­car­ga de acla­rar en al­gu­nos círcu­los que la his­to­ria no tie­ne na­da que ver con lo que cuen­ta Al­ba y sí con el «ca­rác­ter im­po­si­ble y va­ria­ble» de la mo­de­lo que, ade­más, tu­vo va­rios en­fren­ta­mien­tos con al­gu­nos fa­mi­lia­res de Fe­li­ciano. Es­te ul­ti­mo año ha te­ni­do has­ta cua­tro re­pre­sen­tan­tes, que­ján­do­se siem­pre a sus ami­gos de que no se fia­ba de nin­guno. Otro de sus cam­bios fue rom­per con las dos so­cias con las que creó una em­pre­sa de or­ga­ni­zar cum­plea­ños y tam­bién ter­mi­nó mal. Se­gún al­gu­nos tes­ti­mo­nios, Fe­li­ciano no ha po­di­do so­por­tar las ten­sio­nes que vi­vía en su ca­sa y eso que ape­nas han es­ta­do jun­tos en es­tos 11 me­ses, ya que no ha pa­ra­do de via­jar.

LAS EX­PA­RE­JAS

Es­ta po­lé­mi­ca le per­ju­di­ca no so­lo en sus con­cen­tra­cio­nes sino tam­bién en su ima­gen co­mo de­por­tis­ta cuan­do su mu­jer le de­fi­ne co­mo un hom­bre frío e in­ma­du­ro. Pe­ro no es la pri­me­ra vez que le pa­sa. Al ter­mi­nar su re­la­ción con la Miss Ma­ría Jo­sé Suá­rez tam­bién tu­vo que su­frir los em­bis­tes de una no­via que has­ta anun­ció un em­ba­ra­zo que lue­go se ma­lo­gró y que mu­chos cues­tio­na­ron. Cons­cien­te del re­vue­lo que cual­quier co­men­ta­rio su­yo po­dría oca­sio­nar, Suá­rez ha pre­fe­ri­do man­te­ner­se al mar­gen y más aho­ra que es­tá fe­liz con sus co­lec­cio­nes de mo­da y su no­vio em­pre­sa­rio. Mien­tras que Fon­si Nie­to, ex de Al­ba y pa­dre de Lu­cas, ha ma­ni­fes­ta­do su apo­yo a «la ma­dre de mi hi­jo» sin que­rer pro­nun­ciar­se sobre Fe­li­ciano. La su­ya tam­bién fue una rup­tu­ra trau­má­ti­ca pe­ro el pa­so del tiem­po y el he­cho de te­ner a Lu­cas ha con­se­gui­do li­mar as­pe­re­zas y sal­var la amis­tad.

Ba­jo es­tas lí­neas, el res­tau­ran­te de Londres al que acu­die­ron a ce­nar Fe­li­ciano y su ami­go y com­pa­ñe­ro de do­bles Marc Ló­pez (a la dcha., am­bos ca­mi­nan­do por las calles de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca al sa­lir del es­ta­ble­ci­mien­to).

DOS CA­RAS EN LAS RE­DES SO­CIA­LES Tras su rup­tu­ra, Ló­pez si­gue pu­bli­can­do as­pec­tos pro­fe­sio­na­les en las re­des (a la iz­da., con Na­dal), y Al­ba con­ti­núa com­par­tien­do de­ta­lles per­so­na­les (arri­ba, dan­do gra­cias por el apo­yo re­ci­bi­do).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.