“MI HI­JA ES IGUAL QUE SU PADRE”

LA MU­JER DE KI­KO RI­VE­RA VI­VE EN UNA ETER­NA LU­NA MIEL. CON­FÍA PLE­NA­MEN­TE EN SU MA­RI­DO Y NO DES­CAR­TA AM­PLIAR LA FA­MI­LIA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRI­VA­DO CON... - FOTOS: RO­BER­TO IVÁN CANO

Tres me­ses han pa­sa­do de la bo­da de Ki­ko Ri­ve­ra e Ire­ne Ro­sa­les y la nue­ra de Isa­bel Pan­to­ja ase­gu­ra se­guir en ple­na lu­na de miel. Sin que­rer se­pa­rar­se ni tan si­quie­ra unas ho­ras de su hi­ja, Ana, –mo­ti­vo por el que no via­jó a Ma­rra­kech al 40 cum­plea­ños de Ca­ye­tano Ri­ve­ra– y de­ci­di­da a no de­jar que los pol­vo­ro­nes es­tro­peen su del­ga­da fi­gu­ra, Ire­ne se apun­ta a la die­ta de la al­ca­cho­fa y se sin­ce­ra en una en­tre­vis­ta don­de no hay pre­gun­tas ve­ta­das ni res­pues­tas an­ti­pá­ti­cas. Sin du­da nue­vos ai­res pa­ra el clan Pan­to­ja. ¿No se­ría más ló­gi­co que en lu­gar de ser us­ted quien hi­cie­ra la die­ta de la al­ca­cho­fa fue­ra su ma­ri­do a quien sí le ha­ce mu­cha fal­ta? Ire­ne Ro­sa­les Mi idea es man­te­ner­me, y más des­pués de las Fies­tas, por­que los pol­vo­ro­nes no per­do­nan y eso que soy más de sa­la­do. Me gus­ta bo­xear en el gim­na­sio de mi her­mano, pe­ro que cons­te que lo ha­go so­lo por el ejer­ci­cio que su­po­ne. ¿Ha no­ta­do mu­chos cam­bios tras el em­ba­ra­zo y na­ci­mien­to de su hi­ja, Ana? En lo que a cuer­po se re­fie­re no. Por suer­te lo ten­go igual que an­tes. En cuan­to a que mi ma­ri­do ha­ga die­ta, re­co­noz­co que lo in­ten­to y tam­bién que no lo con­si­go, pe­ro la ver­dad es que le veo muy fe­liz y eso es lo que real­men­te me im­por­ta. In­clu­so así, soy quien se en­car­ga de la co­mi­da de ca­sa y ahí sí pue­do con­tro­lar lo que co­me. Otra co­sa es lo que ha­ce fue­ra. ¿Qué se co­me en su ca­sa? Soy de co­ci­nar mu­chos gui­sos por­que a los dos nos en­can­ta el ‘cu­cha­reo’, pe­ro tam­bién pon­go mu­cho pes­ca­do, que me en­can­ta, aun­que a Ki­ko le va más la car­ne. Lo que evi­to a to­da costa son las gra­sas. Pe­ro yo les veo lue­go en Instagram to­man­do ham­bur­gue­sas y piz­zas… Bueno, cuan­do sa­li­mos con gen­te hay que dar­se cier­tos ho­me­na­jes si es­tás de fies­ta y es más có­mo­do que te­ner que co­ci­nar pa­ra to­dos los ami­gos. Su­pon­go que des­pués de tres me­ses co­mo ca­sa­da el ba­lan­ce se­rá po­si­ti­vo. Por su­pues­to. No he no­ta­do nin­gún cam­bio en nues­tra vi­da por­que los dos nos he­mos lle­va­do muy bien des­de que nos co­no­ci­mos y la ver­dad es que en se­gui­da nos fui­mos a vi­vir jun­tos. Es ver­dad que hoy sé que soy su mu­jer y él mi ma­ri­do, pe­ro en el día a día no ha cam­bia­do na­da. Una vez me di­jo que las mu­je­res ten­drían que en­vi­diar­la por te­ner un hom­bre así. ¿Cree que eso si­gue pa­san­do? Es ver­dad que no­so­tros te­ne­mos una re­la­ción muy bue­na y fe­liz fren­te a mu­chos otros que no se en­cuen­tran en nues­tra si­tua­ción y eso es ver­dad que pue­de re­sul­tar en­vi­dia­ble. ¿Cuál es el tru­co pa­ra po­der ser fe­liz sin que afec­te el ex­te­rior? Que­rer a tu pa­re­ja tal y co­mo es y no in­ten­tar cam­biar­lo. Y por su­pues­to es­tar al mar­gen de las opi­nio­nes del res­to por­que ca­da uno ha­bla se­gún su ver­sión, pe­ro al fi­nal los que es­ta­mos ahí somos no­so­tros y eso es lo úni­co que im­por­ta. Ki­ko de­be ser du­ro en la con­vi­ven­cia ya que ha da­do mues­tras de su ca­rác­ter. Yo tam­bién ten­go el mío, no creas. Lo que pa­sa es que a mí me du­ra dos mi­nu­tos, soy más del pron­to, pe­ro lue­go se me pa­sa por­que en se­gui­da pien­so las co­sas, y a Ki­ko le ocu­rre al­go pa­re­ci­do. Us­te­des lo hi­cie­ron al re­vés que mu­chas pa­re­jas: pri­me­ro fue­ron ami­gos y des­pués se enamo­ra­ron. ¿Eso ayu­da? Es­tu­vi­mos más de un año co­mo ami­gos y a par­tir de ese tiem­po re­co­noz­co que em­pe­zó a atraer­me co­mo per­so­na y por có­mo me tra­ta­ba, pe­ro me cos­ta­ba re­co­no­cer­lo por­que sen­tía cier­to mie­do a to­do lo que le ro­dea y por có­mo iba a reac­cio­nar mi fa­mi­lia an­te el in­te­rés me­diá­ti­co. Al fi­nal de­ci­dí lan­zar­me de una for­ma fir­me y lo cier­to es que hoy lo ha­ría 30 ve­ces más por él. No he si­do mu­jer de mu­chos hom­bres y por eso cuan­do lo lle­vé a ca­sa de mi fa­mi­lia sa­bían que iba en se­rio. No co­noz­co a nadie más ro­mán­ti­co que él ni que ha­ya in­sis­ti­do tan­to por te­ner­me. Cuan­to más la tra­to más pien­so que ha apor­ta­do mu­cha sen­sa­tez en esa ca­sa. Sí por­que soy una mu­jer muy re­fle­xi­va y me gus­ta me­di­tar bien lo que ha­go pa­ra no equi­vo­car­me. Creo que es­ta for­ma de ser ha­ce que, po­co a po­co, nos es­té fun­cio­nan­do to­do bien. ¿Ki­ko sa­be es­cu­char­la? Sí, mu­cho. ¿Y le ha­ce ca­so? De pri­me­ras no sue­le ha­cer­me ca­so, por­que él es muy fir­me en sus ideas. Pe­ro, aun­que evi­ta los con­se­jos, cuan­do se da cuen­ta de que se ha equi­vo­ca­do es cuan­do en­tra en ra­zón y ha­ce lo que le acon­se­jas. ¿Y có­mo se en­cuen­tra su sue­gra, Isa­bel Pan­to­ja? El año 2017 de­be ser una fe­cha muy es­pe­cial en esa fa­mi­lia ya que se pue­de de­cir que la can­tan­te co­mien­za una nue­va vi­da tras su pa­so por la cár­cel y mu­chos años en el ojo del hu­ra­cán. To­dos es­pe­ra­mos que es­te año sea muy es­pe­cial. En el 2016 han pa­sa­do co­sas ma­las, pe­ro tam­bién bue­nas co­mo el na­ci­mien­to de mi ni­ña, que nos ha traí­do paz y ale­gría. Por eso pien­so que 2017 va a ve­nir re­ple­to de más co­sas bue­nas. ¿Acom­pa­ña­rán a Isa­bel en los con­cier­tos que ofre­ce­rá

“ME COS­TÓ RE­CO­NO­CER QUE KI­KO ME ATRAÍA”

en Perú y Chi­le con mo­ti­vo de su gi­ra? Eso aun no lo te­ne­mos de­ci­di­do, pe­ro los que ofrez­ca en Es­pa­ña creo que sí asis­ti­re­mos. Lo que ocu­rre es que via­jar a Amé­ri­ca con mi hi­ja es com­pli­ca­do y de­jar­la me cues­ta mu­cho ya que no me gus­ta se­pa­rar­me. ¿Es por eso por lo que no acom­pa­ñó a Ki­ko en su via­je a Ma­rra­kech con sus her­ma­nos, Ca­ye­tano y Fran­cis­co Ri­ve­ra? Cla­ro. Es que yo pre­fe­ría es­tar con mi hi­ja que aun es muy pe­que­ña. Le ani­mé a Ki­ko a que fue­ra con ellos y no me ha im­por­ta­do na­da ya que soy fe­liz te­nien­do a mi pe­que­ña al la­do. Eso sig­ni­fi­ca que con­fía mu­cho en su pa­re­ja. Des­de lue­go que con­fío ple­na­men­te en él. ¿Có­mo lle­va Ki­ko ca­da vez que se se­pa­ra de su ni­ña? Por des­gra­cia, él ha te­ni­do que acos­tum­brar­se a no po­der es­tar siem­pre jun­to a su hi­jo, Fran­cis­co (fru­to de su re­la­ción con Jes­si­ca Bueno), por otras cir­cuns­tan­cias. Cuan­do es­tá va­rios días sin ver a Ana lo so­por­ta por­que sa­be que es­tá per­fec­ta­men­te aten­di­da por mí, que la cui­do co­mo una prin­ce­sa y por­que es­ta­mos con­ti­nua­men­te co­mu­ni­cán­do­nos y man­dan­do ví­deos de la ni­ña. La ni­ña es igual a él en ca­rác­ter, no pa­ra de reír­se y se po­ne co­mo lo­ca con la mú­si­ca y si en­ci­ma es de su padre ni te di­go. Cuan­do can­ta la abue­la tie­ne gra­cia por­que se que­da em­bo­ba­da. Me cons­ta que es­tá muy de­ses­pe­ra­do por­que de nue­vo Jes­si­ca se ha ido con el ni­ño a Lon­dres tras el fichaje de su ma­ri­do, Jo­ta Pe­le­tei­ro, con un equi­po in­glés, y eso de­be ser muy can­sino pa­ra un padre que ha vis­to có­mo su hi­jo ha cam­bia­do tres ve­ces de re­si­den­cia en dos años. El ni­ño no es­tá en ca­sa to­do lo que qui­sié­ra­mos, pe­ro te ase­gu­ro que cuan­do vie­ne es in­creí­ble la sen­sa­ción que te­ne­mos de es­tar los cua­tro jun­tos. Ver a los her­ma­nos jun­tos es una de­li­cia, Fran­cis­co la ado­ra por­que es un ni­ño muy ca­ri­ño­so. ¿Sa­be si Ki­ko va a to­mar al­gu­na me­di­da le­gal con es­tos cam­bios de re­si­den­cia de su hi­jo? Su­pon­go que Ki­ko to­ma­rá al­gu­na de­ci­sión o ha­bla­rá con la ma­má de su ni­ño pa­ra so­lu­cio­nar esa si­tua­ción. ¿Quie­ren te­ner más hi­jos? Sí, por lo me­nos uno más pe­ro aun no. Hoy la prio­ri­dad es nues­tra ni­ña y quie­ro de­di­car­le to­do el tiem­po. Su hi­ja se lla­ma Ana co­mo su abue­la pa­ter­na. Un ges­to ge­ne­ro­so por su par­te. Real­men­te fui yo quien de­ci­dí el nom­bre ya que Ki­ko hu­bie­ra ele­gi­do otro, pe­ro ha si­do nues­tro ho­me­na­je a la ya­ya. ¿Cree que Isa­bel Pan­to­ja es­tá pre­pa­ra­da pa­ra su vuel­ta an­te el pú­bli­co, las gi­ras, las crí­ti­cas…? Isa­bel, con to­do lo que ha pa­sa­do a lo lar­go de su vi­da, es­to va a ser co­mo pan co­mi­do pa­ra ella. La veo fuer­te y con ga­nas. ¿Y por qué no la ani­man pa­ra que sal­ga de Can­to­ra y ha­ga una vi­da más nor­mal? Pa­re­ce que es­tá en­ce­rra­da en su fin­ca… Se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra to­do lo que le vie­ne aho­ra. ¿Fi­nal­men­te se ins­ta­la­rá en Ma­drid? Eso pa­re­ce, que se ins­ta­la­rá en Ma­drid. ¿Se­gui­rán sus pa­sos? A Ki­ko por su pro­fe­sión le ven­dría bien vol­ver a Ma­drid y más aho­ra que lo ha­ce su ma­dre y su her­ma­na. Es ver­dad que le ven­dría me­jor, pe­ro aho­ra se­ría afron­tar mu­chos cam­bios y al fi­nal yo me sen­ti­ría muy sola en Ma­drid con la ni­ña. Me apo­yo mu­cho en mi fa­mi­lia y no quie­ro se­pa­rar­me de mo­men­to de ellos. Des­cú­bra­me al­go de Ki­ko. Real­men­te to­do por­que no se le co­no­ce bien, pe­ro lo me­jor que tie­ne es que te ha­ce siem­pre son­reír y es muy bro­mis­ta. Tie­ne un co­ra­zón enor­me, es muy abier­to, ge­ne­ro­so y con­fia­do, y pre­ci­sa­men­te por esa for­ma de ser le han da­do mu­cho los que se han apro­ve­cha­do. ¿De ver­dad que con­fía en él? Com­ple­ta­men­te. No po­dría es­tar al la­do de una per­so­na si des­con­fia­ra aun­que so­lo fue­ra un po­co.

“MI HI­JA SE QUE­DA EM­BO­BA­DA CUAN­DO CAN­TA ISA­BEL”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.