SU NUE­VO AMOR

DES­CU­BRI­MOS A LA NIE­TA DE FRAN­CO PA­SEAN­DO CON SU NUE­VA PA­RE­JA: TIM, UN TREIN­TA­ÑE­RO NEO­ZE­LAN­DÉS EX­PER­TO EN TE­RA­PIAS EMO­CIO­NA­LES.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR CRIS­TI­NA PO­RRAS

CAR­MEN MARTÍNEZBORDIÚ se ha de­ja­do ver por Ma­drid con es­te jo­ven trein­ta­ñe­ro.

Di­cen que el amor rejuvenece más que el lá­ser. Y a es­te pa­so, Car­men Martínez-Bor­diú (66 años) lle­va ca­mino de vol­ver a la in­fan­cia. Bueno, al me­nos a una se­gun­da ju­ven­tud. Em­bu­ti­da en unos jeans que se­gu­ra­men­te no ha­bían vis­to la luz des­de la Tran­si­ción, ha si­do pi­lla­da in fran­gan­ti con el hom­bre que ha obra­do el mi­la­gro de qui­tar­le años sin pa­sar por qui­ró­fano. Se tra­ta de un neo­ze­lan­dés, de 32 años, lla­ma­do Tim –un es­pí­ri­tu li­bre di­cen al­gu­nos, pues es coach emo­cio­nal–, que se ha con­ver­ti­do en su gu­rú, guía es­pi­ri­tual y, tam­bién, com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal, con el que, al pa­re­cer, lle­va ya unas se­ma­nas con­vi­vien­do en su ca­sa del ma­dri­le­ño ba­rrio de Sa­la­man­ca. La pro­pia Car­men ha con­fir­ma­do a nues­tro co­la­bo­ra­dor Saúl Or­tiz la re­la­ción: «Sí, es ver­dad. Es­toy con él».

Es­tas fotos ex­clu­si­vas nos mues­tran la bue­na sin­to­nía en­tre la pa­re­ja: aga­rra­dos de la mano, son­rien­tes, in­clu­so con ges­tos que con­fir­man una in­ti­mi­dad y com­pli­ci­dad evi­den­tes. Los vi­mos sa­lien­do de un ci­ne le­jos del bu­lli­cio del cen­tro, tras la pro­yec­ción de la pe­lí­cu­la

La cordillera, pro­ta­go­ni­za­da por Ri­car­do Da­rín.

Era la se­sión ‘gol­fa’, ya en­tra­da la ma­dru­ga­da, un pa­se que atrae a pú­bli­co me­nos nu­me­ro­so y más dis­cre­to. Hay amo­res que se vi­ven en la clan­des­ti­ni­dad y los hay que uno quie­re mos­trar al mun­do en­te­ro. En es­te ca­so, Car­men tie­ne to­das las pa­pe­le­tas de que­rer la se­gun­da op­ción, de he­cho fue­ron a ce­nar al res­tau­ran­te Ama­zó­ni­co con unas ami­gas: su no­vio es gua­po, jo­ven y, al pa­re­cer, no tu­vo que ex­pli­car­le quién era Ortega y Gas­set el día en que le dio la di­rec­ción de su ca­sa… To­do son ven­ta­jas pa­ra lu­cir­lo a su la­do. Pe­ro la di­fe­ren­cia de edad en­tre una mu­jer y un hom­bre si­gue sien­do un te­ma ta­bú en es­ta so­cie­dad ma­chis­ta, así que Martínez- Bor­diú ha te­ni­do cui­da­do de es­con­der­lo a otras co­no­ci­das de su círcu­lo me­nos ín­ti­mo pa­ra evi­tar cu­chi­cheos in­ne­ce­sa­rios. Eso o es­ta­ba a la es­pe­ra de al­gu­na ex­clu­si­va, que con Car­men nun­ca se sa­be.

A quien no ha de­bi­do de­cir­le na­da es a su ma­dre, Car­men Fran­co Po­lo, que bas­tan­tes disgustos tie­ne ya cuan­do ve las no­ti­cias so­bre Es­pa­ña y Ca­ta­lu­ña. Es­te ve­rano, ade­más, fue de­cla­ra­da per­so­na non gra­ta por el ayun­ta­mien­to de Sa­da, mu­ni­ci­pio co­ru­ñés que ha so­li­ci­ta­do que el pa­zo de Mei­rás pa­se a ser de do­mi­nio pú­bli­co. Car­men Fran­co cum­plió 91 años el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre y aun­que su sa­lud es muy de­li­ca­da, si­gue man­te­nien­do un tren de vi­da sor­pren­den­te: so­pló las ve­las de su úl­ti­mo cum­plea­ños en un lu­jo­so cru­ce­ro por el Da­nu­bio. Uno de los sue­ños de la hi­ja de Fran­co era co­no­cer Irán, no por tra­tar­se de una re­pú­bli­ca is­lá­mi­ca sino por­que fue en su mo­men­to el ho­gar de Re­za Pah­le­vi, el Sha de Per­sia, y de su ele­gan­te es­po­sa, Fa­rah Di­ba. Es lo que tie­nen los Fran­co, que le tie­nen ape­go a cual­quier tiem­po pa­sa­do, por­que siem­pre fue me­jor pa­ra ellos. Car­men Martínez-Bor­diú que­ría ver cum­pli­do el de­seo de su ma­dre y por ello, or­ga­ni­zó un via­je de diez días a Irán

Ce­na­ron con unas ami­gas en un res­tau­ran­te de mo­da

jun­to con una ami­ga y otro ma­tri­mo­nio. Sin em­bar­go, fi­nal­men­te, Car­men Fran­co de­ci­dió no apun­tar­se a es­te via­je. Por su par­te, Car­men Martínez-Bor­diú, tras dis­fru­tar de unos días en Pa­rís jun­to a su nie­to pe­que­ño, Jo­seph, pu­so rum­bo a Irán, don­de se en­cuen­tra ac­tual­men­te. SU AMI­GO FIEL Atrás que­da ya la re­la­ción de Car­men con Luis Miguel Ro­drí­guez (58), que ya no le pa­ga el pi­sa­zo de 600 me­tros cua­dra­dos en ple­na ca­lle Ve­láz­quez, en el ba­rrio de Sa­la­man­ca, el co­ra­zón chic de Ma­drid, por­que la crisis tam­bién le ha pa­sa­do fac­tu­ra al cha­ta­rre­ro (así es co­mo es co­no­ci­do el due­ño de Des­gua­ces la To­rre). La res­ci­sión del con­tra­to de al­qui­ler con­fir­ma­ba el fin del ro­man­ce pe­ro no de una amis­tad que per­du­ra en el tiem­po. Mien­tras vi­vía en el áti­co, Car­men le fue per­do­nan­do to­das las aven­tu­ras y fue su­peran­do to­dos los pro­ble­mas de con­vi­ven­cia que iban sur­gien­do. Una vez des­alo­ja­da, ca­da uno ha vi­vi­do su vi­da sen­ti­men­tal li­bre­men­te pe­ro el la­zo de ca­ri­ño era tan po­de­ro­so que si­guen vién­do­se de vez en cuan­do y ha­blan siem­pre que pue­den. Ade­más, una nun­ca sa­be cuán­do vuel­ve a re­flo­tar el ne­go­cio de la cha­ta­rra, ¿ver­dad, Car­men? Hay amo­res que no nos van a de­cep­cio­nar ja­más. Car­men Martínez-Bor­diú, ex­per­ta en se­pa­ra­cio­nes, sa­be que tie­ne en sus nie­tos un amor in­con­di­cio­nal. Si no de to­dos, al me­nos de Jo­seph, el pe­que­ño, hi­jo de Cynt­hia, con quien ve­ra­nea to­dos los años en Ma­llor­ca y con quien man­tie­ne una es­tre­cha re­la­ción. Ma­dre e hi­ja son uña y car­ne. Co­mo si fue­ra una se­ñal, el ni­ño vino a na­cer las pa­sa­das Na­vi­da­des: ha si­do el re­ga­lo que más fe­liz la ha he­cho. Pe­ro no ol­vi­de­mos que Car­men es tam­bién ma­dre del Luis Al­fon­so de Bor­bón, pro­cla­ma­do he­re­de­ro al trono de Fran­cia por los le­gi­ti­mis­tas. Su es­po­sa, Ma­ría Mar­ga­ri­ta Var­gas San­tae­lla, es muy ce­lo­sa de la edu­ca­ción de sus hi­jos, a los que lla­man por su tra­ta­mien­to: Prin­ce Alp­hon­se (Duc de Berry), Prin­ces­se Eu­gé­nie y Prin­ce Louis (Duc de Bur­gundy). Los es­cán­da­los de la nie­tí­si­ma, tan­to sen­ti­men­ta­les co­mo eco­nó­mi­cos con­ve­nien­te­men­te ai­rea­dos en re­vis­tas o los pro­gra­mas de te­le­vi­sión de turno, ha­cen un fla­co fa­vor a la pre­ten­sión de la nue­ra de ver a su ma­ri­do con­ver­ti­do al­gún día en el rey de los fran­ce­ses. LA PRI­MA­VE­RA DE CAR­MEN Las vi­si­tas a los tres pe­que­ños qui­zá no son tan fre­cuen­tes co­mo en al­gu­nos mo­men­tos qui­sie­ra la abue­la, pe­ro eso aho­ra mis­mo in­clu­so le vie­ne bien a Car­men, que tie­ne su co­ra­zón bien ocu­pa­do por es­te nue­vo y gua­po amor del que po­co a po­co sa­bre­mos más da­tos: ¿Y có­mo es él? ¿En qué lu­gar se enamo­ró de ella? ¿A qué de­di­ca el tiem­po li­bre? Pue­de que sea oto­ño pa­ra el co­mún de los mor­ta­les, pe­ro Car­men es­tá vi­vien­do su pro­pia pri­ma­ve­ra. ¡Qué en­vi­dia!

LA NIE­TA DE FRAN­CO Y EL ‘COACH’ EMO­CIO­NAL

Car­men lu­ció pa­ra la oca­sión una ro­pa más in­for­mal de lo que sue­le ser ha­bi­tual en ella.

So­bre es­tas lí­neas con su ex­pa­re­ja y sin em­bar­go ami­go, Luis Miguel Ro­drí­guez. Arri­ba, con Tim, su nue­vo acom­pa­ñan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.