MA­NEL LOU­REI­RO

EL SU­PER­VEN­TAS MA­NEL LOU­REI­RO PU­BLI­CA ‘VEIN­TE’, UNA DIS­TO­PÍA APO­CA­LÍP­TI­CA SO­BRE UN MUN­DO DI­RI­GI­DO POR NI­ÑOS TRAS UNA OLEA­DA DE SUI­CI­DIOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO AL­BERT

“Los ‘pa­pa­raz­zi’ dan más mie­do que los zom­bis”.

anuel Lou­rei­ro (42) es­cri­be co­mo ha­bla, con pa­sión: «La li­te­ra­tu­ra es el úl­ti­mo

refugio de la ma­gia», ase­gu­ra pa­ra ex­pli­car su apues­ta por el gé­ne­ro fan­tás­ti­co. Con­si­de­ra­do el Step­hen King es­pa­ñol, con ven­tas mi­llo­na­rias y el re­co­no­ci­mien­to de un pú­bli­co fiel, no di­si­mu­la lo que su se­llo le de­be a su ba­ga­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co: « Soy de una ge­ne­ra­ción que se ha cria­do con la te­le. Es el len­gua­je con el que cuen­to las his­to­rias, el del mes­ti­za­je de los có­di­gos na­rra­ti­vos ac­tua­les don­de los li­bros be­ben de las series, de los vi­deo­jue­gos». Su pri­me­ra no­ve­la, Apo­ca­lip­sis Z, re­la­ta­ba la aven­tu­ra de un abo­ga­do que vi­ve so­lo con su gato (co­mo el au­tor en esa épo­ca) y so­bre­vi­ve a una epi­de­mia zom­bi en Vi­go. En cla­ve de dia­rio, se hi­zo vi­ral an­tes de con­ver­tir­se en best-se­ller: « Si no lle­ga a ser por In­ter­net no hu­bie­ra po­di­do pu­bli­car, pe­ro aho­ra el ta­len­to se mue­ve por esos ca­na­les. Y de ma­ne­ra des­ca­ra­da. En Es­pa­ña hay un cau­dal de ta­len­to bru­tal a pe­sar de las desas­tro­sas po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les. ¿Por qué los es­pa­ño­les triun­fan en Holly­wood o mis li­bros es­tán en las lis­tas de ven­tas de Es­ta­dos Uni­dos? Por­que he­mos cam­bia­do el chip y su­pe­ra­do nues­tra au­to­li­mi­ta­ción. Po­de­mos ha­cer pe­lí­cu­las o li­bros más allá del cos­tum­bris­mo y apos­tar por otros gé­ne­ros sin des­me­re­cer a lo que se ha­ce fue­ra». Así, los li­bros de Lou­rei­ro se lle­nan de muer­tos vi­vien­tes, de pan­de­mias, de bar­cos fan­tas­ma… « Te­nía una ob­se­sión con El se­ñor de las mos­cas, un li­bro que re­crea la aven­tu­ra de unos ni­ños y ado­les­cen­tes que se ven obli­ga­dos a to­mar de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les». Ese fue el ger­men de Vein­te, su úl­ti­ma no­ve­la, que co­mien­za con un sui­ci­dio

co­lec­ti­vo en ple­nas Na­vi­da­des y con­de­na a los cha­va­les a to­mar las rien­das del mun­do: « Las his­to­rias de jó­ve­nes ha­cien­do fren­te a con­flic­tos de adul­tos arra­san. Co­mo Harry Pot­ter, Los jue­gos del ham­bre… Y la idea me ron­da­ba ha­ce tiem­po». EL AU­TOR Y SU VI­DA

Se le dan bien los co­mien­zos

es­pec­ta­cu­la­res: « En Es­ta­dos Uni­dos lo lla­man cold open. Tie­nen es­tu­dia­do el tiem­po que ne­ce­si­tas pa­ra cap­tar la aten­ción del lec­tor. Una vez que lo has lo­gra­do, tu re­to es man­te­ner­le pe­ga­do al li­bro». For­ma par­te de una ge­ne­ra­ción de au­to­res que no

so­lo co­nec­ta con su pú­bli­co con sus no­ve­las, tam­bién lo ha­ce en per­so­na, en la pro­mo

ción: «An­tes, la fi­gu­ra del au­tor que­da­ba en­tre la bru­ma. Aho­ra es mo­tor de las ven­tas. Mi­ra Dan Brown en la ‘te­le’… Lo me­jor es asu­mir­lo y dis­fru­tar».

Su ro­man­ce con Ana Mi­lán lo pu­so en el pa­pel cu­ché, una ex­pe­rien­cia que de­fi­ne co­mo ate­rra­do­ra por­que «los pa-

pa­raz­zi dan más mie­do que los zom­bis». Es pa­dre de dos ni­ños, de dos y cin­co años; le gus­ta sa­lir a na­ve­gar en ve­rano y prac­ti­car el snow­board en

in­vierno: « Pe­ro con esos dos ‘agu­je­ros ne­gros’ que ten­go en ca­sa, co­mién­do­se el tiem­po, he apren­di­do a con­tro­lar mi hi­per­ac­ti­vi­dad, a or­ga­ni­zar mis via­jes pe­ro, so­bre to­do, a ser más cui­da­do­so en mis aven­tu­ras.

Aho­ra ten­go una do­ble res­pon­sa­bi­li­dad ». Sus ami­gos le

de­fi­nen co­mo « una má­qui­na de chis­tes ma­ca­bros». Aun

que ma­ti­za: « El hu­mor ne­gro es im­pres­cin­di­ble pa­ra su­pe­rar los tiem­pos os­cu­ros, es una vál­vu­la de escape pa­ra el mie­do y el do­lor. Pe­ro es ‘po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to’ y pue­de aca­bar con tu repu­tación con so­lo un tuit».

De él po­dría­mos con­tar que debutó en la te­le­vi­sión ga­lle­ga co­mo pre­sen­ta­dor, jun­to a una miss y ro­dea­do de chi­cas en tan­ga –« Fue una eta­pa di­ver­ti­da que re­cuer­do con pu­dor y ter­nu­ra» –, pe­ro eso da pa­ra otro li­bro.

El hu­mor ne­gro pue­de aca­bar con la repu­tación

NUE­VA NO­VE­LA Su nue­vo li­bro, ‘Vein­te’, ha si­do pu­bli­ca­do por Pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.