¿ Es po­si­ble co­lo­ni­zar Mar­te? Elon Musk y Obra­ma creen que sí.

Co­lo­ni­zar Mar­te es el ob­je­ti­vo. El vie­jo pro­yec­to de en­viar una mi­sión tri­pu­la­da aca­ba de re­ci­bir el im­pul­so del pre­si­den­te Oba­ma, que se ha com­pro­me­ti­do a cum­plir­lo con el apo­yo de la in­dus­tria pri­va­da. Que­dan mu­chos re­tos por su­pe­rar, pe­ro es po­si­ble. N

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Opinión - TEX­TO: RAÚL ROMAR

El plan de en­viar hu­ma­nos a Mar­te en ab­so­lu­to es un pro­yec­to nue­vo. Es al­go reite­ra­do, pe­ro a día de hoy to­da­vía no exis­te la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra con­se­guir­lo y, so­bre to­do, aún no se ha da­do una res­pues­ta rea­lis­ta a có­mo so­por­ta­rían los as­tro­nau­tas la ra­dia­ción de un via­je tan lar­go y la es­tan­cia en el pla­ne­ta. «Des­de ha­ce ca­si 30 años ven­go es­cu­chan­do que en los pró­xi­mos 25 o 30 años se rea­li­za­rá una mi­sión tri­pu­la­da a Mar­te. Ob­via­men­te ca­da vez es­tá más cer­ca, a pe­sar de que exis­ten pro­ble­mas muy im­por­tan­tes aún por re­sol­ver, pe­ro el pro­gre­so cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co es­tá con­tri­bu­yen­do a que sea ca­da vez más fac­ti­ble», ex­pli­ca Je­sús Mar­tí­nez Frías, geó­lo­go pla­ne­ta­rio del Cen­tro Na­cio­nal de As­tro­bio­lo­gía, un cen­tro aso­cia­do a la NASA. En es­te con­tex­to, el im­pul­so que aca­ba de dar al pro­yec­to el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, po­dría alla­nar el ca­mino pa­ra su­pe­rar los desafíos que aún que­dan por re­sol­ver. Pe­ro Mar­cos Pé­rez, di­rec­tor del Pla­ne­ta­rio de A Co­ru­ña, se mues­tra un tan­to es­cép­ti­co. «La ex­plo­ra­ción hu­ma­na de Mar­te —ad­vier­te— es un clá­si­co de los pe­río­dos elec­to­ra­les es­ta­dou­ni­den­ses. Si mi­ra­mos en la he­me­ro­te­ca nos en­con­tra­mos con que aflo­ra ca­da cua­tro años, y siem­pre coin­ci­dien­do con los de­ba­tes elec­to­ra­les».

Los ex­per­tos, de he­cho, coin­ci­den en que se tra­ta de una mi­sión de­ma­sia­do am­bi­cio­sa que es muy pro­ba­ble que Es­ta­dos Uni­dos, ni con el apo­yo de la in­dus­tria, pue­da aco­me­ter por sí so­lo. O al me­nos si no se plan­tea de for­ma se­ria un plan de­ta­lla­do al efec­to, al­go que aún no exis­te, con un pre­su­pues­to des­co­mu­nal. La ele­va­da in­ver­sión que re­quie­re la mi­sión es, pre­ci­sa­men­te, el gran y pri­mer obs­tácu­lo. «Una em­pre­sa co­mo es­ta se­gu­ra­men­te ne­ce­si­ta re­cur­sos en uno o va­rios ór­de­nes de mag­ni­tud su­pe­rio­res a lo que to­dos los paí­ses del mun­do em­pe­ñan en ex­plo­ra­ción es­pa­cial», des­ta­ca Mar­cos Pé­rez. El as­tro­fí­si­co Bor­ja To­sar asien­te: «Ni su­man­do los re­cur­sos de la NASA con la ESA se ten­drían fon­dos pa­ra pa­gar la fac­tu­ra de un via­je tri­pu­la­do a Mar­te. Po­ner un hom­bre en el pla­ne­ta ro­jo cues­ta del or­den de unas cien ve­ces lo que se vie­ne gas­tan­do en las me­jo­res mi­sio­nes ro­bó­ti­cas». Se­ría al­go así co­mo 200.000 mi­llo­nes de eu­ros. En es­te con­tex­to, Mar­tí­nez Frías con­si­de­ra que es vi­tal que exis­ta «la ma­yor coor­di­na­ción y coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal po­si­ble». Alejandro Car­de­sín Moi­ne­lo, in­ge­nie­ro de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA), no ve im­po­si­ble el ob­je­ti­vo de que el ser hu­mano pi­se el pla­ne­ta en la dé­ca­da de los 30, pe­ro cree que la ini­cia­ti­va es­tá abo­ca­da al fra­ca­so «si no exis­te un apo­yo eco­nó­mi­co de­ci­di­do y con­ti­nua­do de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas».

Mu­chas in­cóg­ni­tas

El di­ne­ro es fun­da­men­tal pa­ra su­pe­rar los re­tos téc­ni­cos y de in­fraes­truc­tu­ras pa­ra aco­me­ter una aven­tu­ra de tal ca­li­bre, pe­ro, aún en el ca­so de que se lo­gra­se re­unir­lo, exis­ten otras di­fi­cul­ta­des. «Hoy —apun­ta To­sar— ape­nas te­ne­mos dos lan­za­do­res ca­pa­ces de su­bir as­tro­nau­tas a la ór­bi­ta de la Tie­rra. Ha­ce fal­ta de to­do: un cohe­te ca­paz de su­bir gran­des car­gas al es­pa­cio, una na­ve ca­paz de man­te­ner con vi­da una tri-

pu­la­ción los seis me­ses que du­ra­ría el via­je y una ba­se en Mar­te don­de pue­dan per­ma­ne­cer los as­tro­nau­tas, que de­be ser en­via­da pre­via­men­te. La lis­ta es enor­me». El fí­si­co y di­rec­tor del pla­ne­ta­rio de A Co­ru­ña, Mar­cos Pé­rez, abun­da en ello: «Ha­ce fal­ta —di­ce– re­sol­ver mu­chos pro­ble­mas que ya se co­no­cen y otros que ni si­quie­ra se han plan­tea­do». Tam­bién coin­ci­de en la apre­cia­ción el in­ves­ti­ga­dor Je­sús Mar­tí­nez Frías. «Exis­ten —pre­ci­sa— mu­chas in­cóg­ni­tas por re­sol­ver, de tiem­po de ida y vuel­ta del via­je, de ha­bi­ta­bi­li­dad en el pla­ne­ta, y no so­lo por la ra­dia­ción, y, por su­pues­to, pro­ble­mas mé­di­cos que hay que es­tu­diar de una ma­ne­ra muy pre­ci­sa».

Pa­ra Juan Ra­món Vidal Ro­ma­ní, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Geo­lo­gía Isi­dro Parga Pon­dal de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña y co­la­bo­ra­dor de la NASA en al­gu­nos pro­yec­tos, el prin­ci­pal desafío es el de la sa­lud, por­que no se tra­ta de en­viar un hom­bre a Mar­te, sino de que re­gre­se con vi­da a la Tie­rra. «Es —sos­tie­ne— un via­je muy lar­go y de al­to ries­go y creo que re­que­ri-

rá mu­cho di­ne­ro y ex­pe­ri­men­ta­ción pa­ra sa­ber si se­rá po­si­ble en un fu­tu­ro in­me­dia­to. Pe­ro el pro­ble­ma mé­di­co es el más gra­ve, pues los otros son más fá­ci­les de so­lu­cio­nar. La ra­dia­ción de on­da cor­ta re­ci­bi­da en el via­je de ida y vuel­ta y du­ran­te la es­tan­cia es muy gra­ve y di­fí­cil de re­sol­ver». Ha­ría fal­ta desa­rro­llar tec­no­lo­gías que, por ejem­plo, pro­te­gie­sen a las na­ves de la ra­dia­ción du­ran­te un via­je de va­rios me­ses, al­go que to­da­vía no exis­te y no se sa­be aún muy bien co­mo con­se­guir­lo. Pe­ro, si se su­pera es­te con­tra­tiem­po, que­da­ría aún lo peor: so­bre­vi­vir a la ra­dia­ción y a las con­di­cio­nes in­hós­pi­tas del as­tro ro­jo, que tie­ne una at­mós­fe­ra muy te­nue y sin un cam­po mag­né­ti­co, co­mo el de la Tie­rra, que lo pro­te­ja.

«Ha­ce años —ex­pli­ca Vidal Ro­ma­ní— se pen­sa­ba uti­li­zar los tú­ne­les de la­va, que son ca­vi­da­des que ya es­tán he­chas y es­tán pro­te­gi­das de la ra­dia­ción cós­mi­ca y de la del Sol. Se­ría lo más se­gu­ro, más rá­pi­do y más fá­cil. Ha­cer una ba­se en el ex­te­rior tam­bién pue­de ser fac­ti­ble, pe­ro exis­te el

pro­ble­ma de los fuer­tes vien­tos y de la ra­dia­ción, que ha­bría que apan­ta­llar de al­gu­na for­ma». La cues­tión es có­mo se lle­va­ría to­do es­te ma­te­rial de la Tie­rra si a día de hoy no exis­te un cohe­te con la su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad de car­ga.

Pe­ro en la lis­ta de nu­me­ro­sas cues­tio­nes por re­sol­ver que­da al­gu­na que tam­po­co es ba­la­dí, y pa­ra la que en la ac­tua­li­dad to­da­vía no hay so­lu­ción: có­mo ate­rri­zar en Mar­te. «Es ne­ce­sa­rio crear —ex­pli­ca Mar­cos Pé­rez— un vehícu­lo que lle­ve as­tro­nau­tas y de­po­si­te sua­ve­men­te so­bre la su­per­fi­cie un mó­du­lo de ate­rri­za­je que des­pués sea ca­paz de des­pe­gar y traer a los as­tro­nau­tas de vuel­ta. No hay un cohe­te así y hoy en día la mi­tad de los mó­du­los de ate­rri­za­je aca­ban es­tre­llán­do­se con­tra el sue­lo. Y nun­ca se ha he­cho un des­pe­gue des­de Mar­te, cu­ya gra­ve­dad es bas­tan­te me­nor que la de la Lu­na».

Una mi­sión tri­pu­la­da den­tro de trein­ta años es su­ma­men­te com­ple­ja, pe­ro, en cual­quier ca­so, fac­ti­ble si exis­te vo­lun­tad po­lí­ti­ca y un com­pro­mi­so fi­nan­cie­ro sos­te­ni­do en el tiem­po. Pe­ro lo que es bas­tan­te irreal, cuan­do no fan­ta­sio­so, es el plan de Elon Musk, el mul­ti­mi­llo­na­rio crea­dor de Tes­la y Spa­ce X de co­lo­ni­zar el pla­ne­ta de aquí a fin de si­glo me­dian­te el en­vío de 10.000 na­ves, con cien via­je­ros ca­da una, has­ta com­ple­tar un mi­llón de hu­ma­nos mar­cia­nos. Y a un pre­cio de 160.000 eu­ros el vue­lo, de los que el pri­me­ro se rea­li­za­ría en el 2024. «Es un pro­yec­to to­tal­men­te im­po­si­ble en los pla­zos que ha mar­ca­do, pe­ro creo que ha­ce fal­ta vi­sio­na­rios co­mo Elon Musk que apun­ten ha­cia lo im­po­si­ble y que ani­men a los de­más a em­pren­der la aven­tu­ra», sos­tie­ne el in­ge­nie­ro de la ESA Alejandro Car­de­sín.

Más es­cép­ti­co es Mar­cos Pé­rez. «Es —di­ce— una ocu­rren­cia. Por des­gra­cia, la co­lo­ni­za­ción de Mar­te no es una vía de es­ca­pe pa­ra nues­tros pro­ble­mas en la Tie­rra y, des­de lue­go, no nos exi­me de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad de pre­ser­var el pla­ne­ta». Y Vidal Ro­ma­ní, que tam­bién ve el plan in­via­ble, coin­ci­de: «Co­lo­ni­zar un mun­do tan hos­til no tie­ne nin­gún sen­ti­do»

FO­TO: STRINGER | REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.