Un ho­tel a ti­ro de ca­ñón de la lon­ja

Alén do Mar, en Fis­te­rra, des­can­sa so­bre un an­ti­guo ase­rra­de­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Po­co po­día ima­gi­nar el abue­lo de An­xo Mar­co­te que aque­llas tie­rras que ha­bía com­pra­do pa­ra su hi­jo con el di­ne­ro aho­rra­do en las Amé­ri­cas iban a al­ber­gar un ho­tel de di­se­ño, de es­té­ti­ca na­da agre­si­va con el me­dio am­bien­te. Aquel hom­bre que ha­bía cru­za­do el Atlán­ti­co en am­bos sen­ti­dos sa­bía que no era oro to­do lo que re­lu­cía al otro la­do del océano, y no que­ría que su vás­ta­go se em­bar­ca­ra en la mis­ma em­pre­sa. Así que hi­zo sus nú­me­ros y ad­qui­rió esas tie­rras en sua­ve des­cen­so a la pla­ya fis­te­rra­na de Lan­gos­tei­ra, en el ex­tre­mo más ale­ja­do de la en­ton­ces vi­lla ma­ri­ne­ra y hoy pa­raí­so del tu­ris­mo ja­co­beo.

Aquel bi­sa­bue­lo aún ti­ró más de car­te­ra y esos te­rre­nos otro­ra so­li­ta­rios aco­gie­ron un ase­rra­de­ro pa­ra que su hi­jo se ga­na­ra la vi­da. Por ló­gi­cos y bio­ló­gi­cos ava­ta­res de la vi­da, dos hi­jas de es­te aca­ba­ron dán­do­le una vuel­ta: res­pe­tan­do el edi­fi­cio de pie­dra y am­plián­do­lo con dos alas mo­der­nas, un buen día de ha­ce ca­si cin­co años lo re­abrie­ron co­mo un ho­tel de tres es­tre­llas.

Na­da más lle­gar, el vi­si­tan­te se da cuen­ta de que se ha­lla an­te un si­tio ori­gi­nal. Qui­zás no sea exa­ge­ra­ción afir­mar que no exis­te otro co­mo él. Pe­ga­do al te­rreno, los edi­fi­cios pa­re­cen emer­ger de las raí­ces. Si en Ga­li­cia abun­da el feís­mo, es­to es la an­tí­te­sis. Se ha bus­ca­do el equi­li­brio, sin es­tri­den­cias. El an­ti­guo ase­rra­de­ro es lo que era —«res­pe­ta­mos es­tes enor­mes ven­ta­nais por­que xa an­tes eran vans», no se ol­vi­da de se­ña­lar An­xo Mar­co­te—, una cons­truc­ción sen­ci­lla en su con­cep­ción, na­ve alar­ga­da di­vi­di­da en dos es­pa­cios y lu­gar de trán­si­to ha­cia las otras dos alas, co­lo­ca­das de una ma­ne­ra que no de­fi­nen una lí­nea cla­ra. Y en es­tas se adi­vi­na al­gún to­que nór­di­co en lo que a su di­se­ño se re­fie­re.

Des­de ese ex­tre­mo del are­nal, la vis­ta de Fis­te­rra de­be ser ca­li­fi­ca­da con to­da jus­ti­cia co­mo espléndida. Y ahí, su lon­ja fun­cio­na co­mo un mo­tor tu­rís­ti­co com­ple­men­ta­rio que no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. En efec­to, abo­nan­do una sim­bó­li­ca en­tra­da es po­si­ble asis­tir a una subas­ta de pes­ca­do co­mo las de siem­pre, al­go im­pa­ga­ble por­que los hi­jos de los jó­ve­nes pe­re­gri­nos que al­can­zan Fis­te­rra qui­zás no lle­guen a ver al­go así cuan­do ten­gan la edad de sus pa­dres. Por­que de­te­rio­ra­do el ur­ba­nis­mo de esa lo­ca­li­dad que en el si­glo XIX re­ci­bió con gran re­ce­lo al ven­de­dor de bi­blias Geor­ge Bo­rrow, «don Jor­gi­to el In­glés», la lon­ja y su cas­ti­llo con­ver­ti­do en mu­seo del mar fun­cio­nan co­mo el gran imán.

Fal­ta un de­ta­lle: el nom­bre del ho­tel. Se lla­ma Alén do Mar. Qui­zás el bi­sa­bue­lo de An­xo Mar­co­te no pue­da evi­tar la son­ri­sa. Por­que alén do mar fue don­de él, con mu­cho su­dor y no me­nos sin­sa­bo­res, lo­gró aho­rrar un di­ne­ro pa­ra sa­car ade­lan­te a su hi­jo, el del ase­rra­de­ro.

CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

El an­ti­guo ase­rra­de­ro ha da­do pa­so a un co­que­to ho­tel de di­se­ño en el que se apues­ta por el cui­da­do de los de­ta­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.