El re­lax tam­bién se cul­ti­va en la huer­ta.

Los efec­tos más be­ne­fi­cio­sos de la te­ra­pia hor­tí­co­la, que ca­da vez tie­ne más se­gui­do­res en Ga­li­cia, son la ba­ja­da de la fre­cuen­cia car­día­ca y el bie­nes­tar emo­cio­nal

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - ISA­BEL M. PITA

En Es­pa­ña, el acer­ca­mien­to a la na­tu­ra­le­za lle­ga a tra­vés de los huer­tos

Ade­más de la pro­pia ac­ti­vi­dad, la te­ra­pia se com­ple­ta con el con­su­mo de fru­tas

La fas­ci­na­ción que ejer­cen los pai­sa­jes na­tu­ra­les ha si­do mo­ti­vo de ins­pi­ra­ción ar­tís­ti­ca y al­ma­cén de re­cur­sos tan­to para la salud fí­si­ca co­mo mental y, des­de ha­ce dé­ca­das, la te­ra­pia hor­tí­co­la in­ves­ti­ga so­bre los pro­ce­sos que se pro­du­cen en el ce­re­bro de las per­so­nas en su in­ter­ac­ción con la na­tu­ra­le­za.

La te­ra­peu­ta hor­tí­co­la y téc­ni­ca su­pe­rior en Pai­sa­jis­mo y Me­dio Ru­ral In­ma­cu­la­da Pe­ña Fu­ci­ños es una de las po­cas per­so­nas que en Es­pa­ña in­ten­tan im­ple­men­tar esta dis­ci­pli­na, cu­ya ge­nea­lo­gía pro­ce­de de los paí­ses nór­di­cos, para in­tro­du­cir­la en cen­tros sa­ni­ta­rios, es­co­la­res y uni­ver­si­ta­rios en nues­tro país.

«Me fui a In­gla­te­rra, que yo con­si­de­ra­ba el país de la jar­di­ne­ría por ex­ce­len­cia, con idea de for­mar­me en jar­di­ne­ría y pai­sa­jis­mo. Allí des­cu­brí un uso para mi des­co­no­ci­do que era la hor­ti­cul­tu­ra so­cial y te­ra­péu­ti­ca», ex­pli­có Pe­ña. El fun­da­dor de la Aso­cia­ción Nor­te­ame­ri­ca­na de Ar­qui­tec­tos del Pai­sa­je, Fre­de- rick Law Olms­ted, (1822-1903 Mas­sa­chu­setts, EE.UU.) di­se­ña­dor de es­pa­cios ver­des co­mo Cen­tral Park en Nue­va York, man­te­nía que el pai­sa­je fun­cio­na­ba «por un pro­ce­so in­cons­cien­te para pro­du­cir la re­la­ja­ción y me­jo­ra de las fa­cul­ta­des ten­sio­na­das por el rui­do es­tre­san­te y el en­torno ar­ti­fi­cial de la vi­da ur­ba­na».

Se­gún Pe­ña Fu­ci­ños, «los efec­tos be­ne­fi­cio­sos más in­me­dia­tos del con­tac­to con la na­tu­ra­le­za son una ba­ja­da de la fre­cuen­cia car­día­ca, un es­ta­do general de re­la­ja­ción, un bie­nes­tar tam­bién a ni­vel emo­cio­nal y una sen­sa­ción de paz».

Ya des­de la An­ti­güe­dad se ha­bla­ba de los be­ne­fi­cios que la na­tu­ra­le­za apor­ta al ser hu­mano y có­mo un sim­ple pa­seo por unos jar­di­nes ayu­da a re­cu­pe­rar la salud. Pe­ro, «en la ac­tua­li­dad, y gra­cias a los es­tu­dios rea­li­za­dos, sa­be­mos que no so­lo ca­mi­nar entre la na­tu­ra­le­za pro­du­ce un im­pac­to a ni­vel fí­si­co, sino que tam­bién tie­ne un im­pac­to fa­vo­ra­ble a ni­vel cog­ni­ti­vo».

La te­ra­pia hor­tí­co­la, cu­yo tér­mino fue acu­ña­do por la Aso­cia­ción de Te­ra­peu­tas Ocu­pa­cio­na­les de In­gla­te­rra, na­ce en 1934, aun­que an­te­rior­men­te la prác­ti­ca ya se in­cluía en hos­pi­ta­les de Es­ta­dos Uni­dos para la for­ma­ción de su per­so­nal sa­ni­ta­rio, con el fin de realizar ac­ti­vi­da­des de jar­di­ne­ría con pa­cien­tes con dis­ca­pa­ci­da­des men­ta­les.

Es­tos es­tu­dios han ido evo­lu­cio­nan­do y se han ido in­cor­po­ran­do me­di­cio­nes que in­clu­yen áreas del ce­re­bro, «con el fin de com­pro­bar có­mo se es­ti­mu­lan y qué efec­tos pro­du­ce, por ejem­plo, un pa­seo por un par­que frente a un pa­seo por ca­lles con trá­fi­co y rui­dos de una ciu­dad, y en ellos se com­prue­ban las res­pues­tas fi­sio­ló­gi­cas, las on­das ce­re­bra­les y, en general, el es­ta­do general de la per­so­na que es­tá so­me­ti­da a las in­ves­ti­ga­cio­nes».

Tras la Re­vo­lu­ción In­dus­trial y el aban­dono del cam­po se pro­du­ce un dis­tan­cia­mien­to con la na­tu­ra­le­za que ge­ne­ra pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes so­cia­les, pai­sa­jís­ti­cas y la­bo­ra­les, que dan co­mo re­sul­ta­do la apa­ri­ción en el cam­po de la salud de una ten­den­cia a la so­bre­car­ga mental (es­trés la­bo­ral y afec­cio­nes er­go­nó­mi­cas).

Des­de la dé­ca­da de los ochen­ta se cons­ta­ta un cam­bio de ac­ti­tud en la so­cie­dad más pro­cli­ve a man­te­ner y cui­dar de la na­tu­ra­le­za afec­ta­da gra­ve­men­te por el calentamiento glo­bal y, so­bre to­do, por la in­com­pren­sión y des­co­ne­xión que el ser hu­mano ha ido fra­guan­do con el me­dio am­bien­te.

En Es­pa­ña, es­te acer­ca­mien­to a la na­tu­ra­le­za, en la úl­ti­ma dé­ca­da, se pro­du­ce no tan­to a tra­vés de los jar­di­nes, tal es el ca­so de los paí­ses nór­di­cos, co­mo a tra­vés de los huer­tos.

Fru­tas y ver­du­ras

El ca­so del cen­tro Pai Men­ni, de las Her­ma­nas Hos­pi­ta­la­rias, en la lo­ca­li­dad co­ru­ñe­sa de Be­tan­zos, es un buen ex­po­nen­te de di­se­ño de jar­dín te­ra­péu­ti­co en Ga­li­cia. «En el ca­so de los huer­tos, pri­ma entre los be­ne­fi­cios de la na­tu­ra­le­za los que se re­fie­ren a la salud, me­dian­te el con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras sa­lu­da­bles y, ade­más, re­sul­ta una ac­ti­vi­dad re­la­jan­te y di­ver­ti­da que te per­mi­te es­tar en for­ma», con­clu­ye Pe­ña Fu­ci­ños.

Y co­mo di­jo el fi­ló­so­fo Henry David Tho­reau (Mas­sa­chu­setts, EE.UU. 1817-1862): «Hay mo­men­tos en que to­da la an­sie­dad y el es­fuer­zo acu­mu­la­dos se so­sie­gan en la in­fi­ni­ta in­do­len­cia y re­po­so de la na­tu­ra­le­za».

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Un hom­bre cul­ti­va su huer­to ur­bano en el ba­rrio com­pos­te­lano de Fon­ti­ñas |

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.