«Smartp­ho­nes» y ro­bots: el fu­tu­ro de la ga­na­de­ría se mi­de en cla­ve tec­no­ló­gi­ca

Atrás que­dan los tiem­pos en los que en una gran­ja se ha­cía to­do a mano. La pro­fe­sio­na­li­za­ción del sec­tor y la prio­ri­za­ción del bie­nes­tar ani­mal han crea­do to­do un ni­cho de in­no­va­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - MAR­TA LÓ­PEZ

Si se lo cuen­tan ha­ce vein­te años no se lo hu­bie­ra creí­do. ¿Se ima­gi­na con­tro­lar su ex­plo­ta­ción ga­na­de­ra des­de su te­lé­fono mó­vil, sin ca­si te­ner que pi­sar la gran­ja, y con con­trol ab­so­lu­to so­bre sus re­ses? Cuá­les han de ser in­se­mi­na­das, cuá­les de­ben de­jar de pro­du­cir le­che pa­ra en­trar en el pe­río­do de se­ca­do, cuá­les han su­fri­do una va­ria­ción brus­ca de tem­pe­ra­tu­ra o pe­so en los úl­ti­mos días... Pues de­je de ima­gi­nár­se­lo, por­que el con­trol te­le­má­ti­co de las ex­plo­ta­cio­nes de ganado va­cuno es una reali­dad, y ade­más muy po­pu­lar en Ga­li­cia.

A eso han de aña­dír­se­le sis­te­mas de en­fria­do de los ani­ma­les pa­ra re­du­cir el es­trés por ca­lor, co­mo ven­ti­la­do­res o ne­bu­li­za­do­res; me­dios de trans­por­te in­di­vi­dua­li­za­dos pa­ra re­cién na­ci­dos; ro­bots de or­de­ño que mi­den al ins­tan­te los nu­trien­tes de la le­che; o de­ce­nas de in­ven­cio­nes en ma­te­ria de pro­duc­ción fo­rra­je­ra, co­mo un cóc­tel de mi­cro­or­ga­nis­mos que me­jo­ra la ca­li­dad del pu­rín y dis­mi­nu­ye con­si­de­ra­ble­men­te su olor fé­ti­do.

In­no­va­ción, pe­ro tam­bién con­fort pa­ra los ani­ma­les. En las in­men­sas instalaciones del cen­tro de re­cría de Cas­tro de Ri­bei­ra de Leas (Lu­go), re­cién inau­gu­ra­do, hay des­de man­tas tér­mi­cas pa­ra las ter­ne­ras más jó­ve­nes, has­ta má­qui­nas es­pe­cia­li­za­das pa­ra la pre­pa­ra­ción de le­che o pe­que­ños «ca­rri­tos de be­bé» pa­ra el trans­por­te de las crías. «É un ver­da­dei­ro ho­tel de cin­co es­tre­las», di­ce el res­pon­sa­ble de Re­cría Cas­tro, Ro­ge­lio Gri­lle.

To­do in­clui­do, por 1.500 eu­ros

El fun­cio­na­mien­to de es­tas instalaciones es sen­ci­llo. Da­do que mu­chas ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras no tie­nen el es­pa­cio, la mano de obra o la co­mi­da ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner du­ran­te dos años a ter­ne­ras na­ci­das en sus gran­jas pa­ra que des­pués se con­vier­tan en va­cas pro­duc­to­ras de le­che, los em­pre­sa­rios lle­van al cen­tro de re­cría a las re­ses re­cién na­ci­das (de unos 15 días) y allí per­ma­ne­cen du­ran­te 22 me­ses has­ta que es­tán lis­tas pa­ra su pri­mer par­to.

En el cen­tro se en­car­gan de to­do —trans­por­te, ali­men­ta­ción y pri­me­ra in­se­mi­na­ción— y al ganadero le sa­le a un pre­cio úni­co de unos 1.500 eu­ros por ca­da ter­ne­ra. «A re­cría é o fu­tu­ro das ex­plo­ta­cións. As be­ce­rras que es­tás crian­do ho­xe, se­rán as va­cas de ma­ñá», sos­tie­ne Gri­lle.

Las más pe­que­ñas las tie­nen en cu­bícu­los in­di­vi­dua­li­za­dos, pa­ra pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des —so­bre to­do de ti­po res­pi­ra­to­rio e in­tes­ti­nal— y más tar­de las jun­tan en pe­que­ños gru­pos. Pa­ra ir de una na­ve a otra de las instalaciones (86.000 me­tros cua­dra­dos) es evi­den­te que no po­drían tras­la­dar a las ter­ne­ras a pie, por lo que han idea­do sis­te­mas de trans­por­te que van des­de ca­rros de has­ta 6 pla­zas, a ca­rri­tos in­di­vi­dua­les. «Nes­te ca­so son pa­ra as be­ce­rras máis pe­que­ni­ñas, de me­nos de 100 qui­los. ¡Son co­mo ca­rri­ños de be­bé!».

El ca­lor, di­ce Ro­ge­lio, no es un pro­ble­ma, «e se co­ñe­ce­des Cas­tro de Ri­bei­ra de Leas, sa­be­ré­de­lo» [ríe], pe­ro a ve­ces el frío sí que aprie­ta en ex­ce­so, y por eso dis­po­nen de man­tas tér­mi­cas pa­ra las re­ses más pe­que­ñas.

Es pri­mor­dial el ma­ne­jo «ex­qui­si­to» de es­tos ani­ma­les, pues de­ben en­gor­dar ca­da día una me­dia de unos 800 gra­mos has­ta es­tar lis­tas pa­ra su pri­mer par­to, que de­ben afron­tar con 600 ki­los de pe­so y bue­na sa­lud, al­go fun­da­men­tal pa­ra el co­rrec­to desa­rro­llo de la pre­ñez.

El es­trés por ca­lor

Cuan­do una va­ca es so­me­ti­da a tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a 27 gra­dos su­fre, y so­bre to­do en lo re­fe­ri­do a la fer­ti­li­dad y la pro­duc­ti­vi­dad. Es por ello que mu­chos ga­na­de­ros se es­tán ras­can­do el bol­si­llo pa­ra ins­ta­lar en sus gran­jas sis­te­mas de ven­ti­la­ción au­tó­no­mos pa­ra en­friar el ganado. «Exis­ten ta­mén ne­bu­li­za­do­res que con­te­ñen au­ga, pa­ra re­fres­ca­las», ex­pli­ca Al­ber­to Fer­nán­dez, uno de los responsables del de­par­ta­men­to de bie­nes­tar ani­mal del cen­tro de for­ma­ción EFA Fon­te­boa, en Co­ris­tan­co.

«As cua­dras te­ñen que es­tar ben ven­ti­la­das, pe­ro ta­mén pro­te­xi­das dos ven­tos do­mi­nan­tes. O ideal é que non se su­peren os 0,5 me­tros por se­gun­do», in­di­ca el do­cen­te, que in­ci­de tam­bién en las me­di­das de bio­se­gu­ri­dad en las gran­jas y en el va­lla­do pe­ri­me­tral pa­ra im­pe­dir la en­tra­da de ani­ma­les ex­tra­ños. La pre­sen­cia de pá­ja­ros, di­ce, es inevi­ta­ble, pe­ro no de­ma­sia­do da­ñi­na, a pe­sar de que sí pue­de dar pie a fal­sos po­si­ti­vos en el test de la tu­bercu­losis, al­go que se so­lu­cio­na una vez rea­li­za­da una se­gun­da prue­ba, lla­ma­da com­pa­ra­da.

Exis­ten, ade­más, otras me­di­das pa­ra me­jo­rar el con­fort de los ani­ma­les, co­mo los ce­pi­llos ras­ca­do­res que mu­chas ex­plo­ta­cio­nes han co­lo­ca­do pa­ra que sus re­ses pue­dan ras­car­se a pla­cer cuan­do así lo deseen. En la SAT A Pra­dei­ra de Xoa­ne (Car­ba­llo), hay tan­to ce­pi­llos co­mo ven­ti­la­do­res (ima­gen su­pe­rior).

Lo úl­ti­mo en ro­bots

De ca­ra a me­jo­rar el con­fort, aun­que es­ta vez del pro­pio ganadero, ex­pli­ca Al­ber­to Fer­nán­dez, se han im­ple­men­ta­do ro­bots de ali­men­ta­ción que se en­car­gan de re­par­tir las raciones de co­mi­da de for­ma au­tó­no­ma, y ca­si sin la in­ter­ven­ción del due­ño. Acu­de es­ta máquina a una es­pe­cie de cen­tro lo­gís­ti­co don­de mez­cla los in­gre­dien­tes de la ra­ción y des­pués la dis­tri­bu­ye. Así, el ganado dis­po­ne de co­mi­da fres­ca en to­do mo­men­to y fa­ci­li­ta enor­me­men­te el tra­ba­jo al ope­ra­rio.

Y pa­ra la ta­rea me­nos pla­cen­te­ra, la lim­pie­za de los ex­cre­men-

tos por el pa­si­llo trasero, tam­bién se ha in­ven­ta­do un ins­tru­men­to. Las arra­ba­de­ras se pro­gra­man de tal mo­do que, de for­ma au­tó­no­ma, ce­pi­llan la zo­na tra­se­ra de las pla­zas lle­ván­do­se con­si­go las he­ces y re­si­duos.

Aun­que si en al­gún cam­po es­tá más que im­plan­ta­da la pre­sen­cia de ro­bots, es en el or­de­ño. Y no so­lo en lo to­can­te a la ex­trac­ción de le­che. Es­tos apa­ra­te­jos ha­cen de to­do: «Te­ñen un sen­sor que dá moi­tí­si­ma in­for­ma­ción de ca­da va­ca. Mi­de a pro­teí­na e a gra­xa do lei­te, así co­mo a súa tem­pe­ra­tu­ra. Ta­mén mar­ca a con­du­ti­vi­da­de, os elec­tró­li­tos que van no lei­te e a elec­tri­ci­da­de que te­ñen. Cal­cu­la a sa­lu­bri­da­de e mar­ca ta­mén a co­lo­ri­me­tría [no re­fe­ri­do ás ma­mi­tes]», apun­ta la ve­te­ri­na­ria Yo­lan­da Tri­llo, que tra­ba­ja pa­ra la em­pre­sa de ro­bots Lely.

Pe­ro ahí no aca­ba la co­sa, sino que los ga­na­de­ros lo lle­van to­do en su te­lé­fono mó­vil, sin te­ner ca­si que pi­sar la gran­ja. «In­dí­cas­llo ao ro­bot e po­de mes­mo se­pa­rar­che ás va­cas que te­ñen que ser in­se­mi­na­das, ou ás que te­ñen que em­pe­zar co se­ca­do. Aví­sa­te se a un­ha va­ca lle so­be ou bai­xa a tem­pe­ra­tu­ra e pre­ci­sa coida­dos, se se lle apro­xi­ma o par­to... É co­mo un asis­ten­te per­soal», di­ce la ve­te­ri­na­ria, que pre­ci­sa­men­te da so­por­te a las gran­jas pa­ra con­fi­gu­rar to­dos es­tos pa­rá­me­tros.

Pu­rín sin olor: es po­si­ble

¿Có­mo?, se pre­gun­ta­rán. Pues con un cóc­tel de mi­cro­or­ga­nis­mos im­pul­sa­do por la em­pre­sa pon­te­ve­dre­sa Bio­pra­na que, apli­ca­do al pu­rín, no so­lo re­du­ce en gran me­di­da su olor fé­ti­do, sino que me­jo­ra la ca­li­dad de la ma­te­ria or­gá­ni­ca y de los terrenos en los que des­pués se emplea a mo­do de fer­ti­li­zan­te. Ade­más, ali­ge­ra la den­si­dad del pu­rín, ha­cien­do más fá­cil su va­cia­do e im­pi­dien­do po­si­bles ta­po­na­mien­tos. Por ese mo­ti­vo se de­ci­dió el ganadero Jo­sé Ma­nuel Gil, de la gran­ja Po­se Gar­cía de Pon­te­ce­so.

Los mi­cro­or­ga­nis­mos que con­tie­ne es­te pro­duc­to se ad­hie­ren a la ma­te­ria or­gá­ni­ca y ace­le­ran su pro­ce­so de fer­men­ta­ción, re­du­cien­do tam­bién el vo­lu­men de pa­tó­ge­nos que hay en el am­bien­te, lo que re­du­ce en­fer­me­da­des y afec­cio­nes en los ani­ma­les. «Pro­bei moi­tas cou­sas, pe­ro nin­gun­ha con es­ta efi­ca­cia», con­fie­sa Gil, que per­ci­be una no­ta­ble me­jo­ría en la ca­li­dad de sus fo­rra­jes.

En cuan­to al olor, aun­que la re­duc­ción es no­ta­ble, «aos que ve­ñen da ci­da­de aín­da lles chei­ra, pe­ro os ve­ci­ños nó­tano», di­ce di­ver­ti­do el ganadero Mar­cos To­rra­do, de Ca­ba­na de Ber­gan­ti­ños.

El pro­yec­to AniCa­re

La edu­ca­ción, en ma­te­ria de bie­nes­tar ani­mal, es el pri­mer es­ca­lón que de­ben su­bir los ga­na­de­ros, y de es­ta ne­ce­si­dad na­ce el pro­yec­to in­ter­na­cio­nal AniCa­re, en el que to­man par­ti­do ex­per­tos de cin­co paí­ses eu­ro­peos.

En re­pre­sen­ta­ción de la fe­de­ra­ción EFA de Ga­li­cia acu­de, en­tre otros, el do­cen­te Jo­sé Gil, que da cla­se en Co­ris­tan­co. Tie­nen reunio­nes bi­a­nua­les (la pró­xi­ma es del 1 al 5 de oc­tu­bre, en Fin­lan­dia) y tra­ba­jan en la crea­ción de «fe­rra­men­tas di­dác­ti­cas, so­bre to­do ví­deos en gran­xas», pa­ra su pos­te­rior uti­li­za­ción en la for­ma­ción de los ga­na­de­ros del ma­ña­na.

ANA GAR­CÍA

Mu­chas ex­plo­ta­cio­nes han in­cor­po­ra­do sis­te­mas pa­ra re­du­cir el es­trés por ca­lor y me­jo­rar el con­fort de las va­cas, co­mo es­tos ce­pi­llos ras­ca­do­res en una gran­ja de Car­ba­llo

CAR­LOS CAS­TRO

Las ter­ne­ras del cen­tro de re­cría Cas­tro, en Lu­go, cuen­tan con es­pa­cios in­di­vi­dua­li­za­dos.

A. GAR­CÍA

Cóc­tel de mi­cro­or­ga­nis­mos pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del pu­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.