El me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer re­for­mas... ¿Por qué no aho­ra?

Una bue­na pla­ni­fi­ca­ción y po­ner­se en bue­nas ma­nos, las cla­ves del éxi­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - REPORTAJE - LA VOZ

Tras el tér­mino re­for­ma ca­da vez son más los pro­pie­ta­rios que ven más que una ne­ce­si­dad o un tra­ba­jo una opor­tu­ni­dad. El pro­ble­ma es­tá en en­con­trar el mo­men­to pre­fec­to pa­ra me­ter­se en obras, que nun­ca pa­re­ce lle­gar. Cual­quier especialista po­drá co­rro­bo­rar­le que es­te mis­mo es el me­jor mo­men­to. Eso sí, a la ho­ra de em­bar­car­se en una ta­rea tan com­ple­ja y ne­ce­sa­ria co­mo una re­for­ma es me­jor te­ner cier­tos pa­rá­me­tros cla­ros an­tes de em­pe­zar y de­jar de es­ta ma­ne­ra cuan­to me­nos me­jor a la im­pro­vi­sa­ción.

An­tes in­clu­so de co­men­zar con las obras de­be­rá ha­cer­se un es­tu­dio eco­nó­mi­co que nos per­mi­ta no so­lo cuan­ti­fi­car sino op­ti­mi­zar gas­tos. Una re­for­ma pue­de ser una de las in­ver­sio­nes más im­por­tan­tes pa­ra un pro­pie­ta­rio, y si bien na­die desea ti­rar el di­ne­ro sí que hay que te­ner cla­ro en qué me­re­ce la pe­na gas­tar­lo. En el es­tu­dio pre­vio no so­lo han de te­ner­se en cuen­ta los me­tros cua­dra­dos de la vi­vien­da a la ho­ra de ha­cer un cálcu­lo de la in­ver­sión. Las va­ria­bles que afec­ta­rán fi­nal­men­te al pre­cio son mu­chas y com­ple­jas, por lo que siem­pre se­rá me­jor y más efi­cien­te po­ner­se en ma­nos de un ex­per­to pa­ra que nos ase­so­re y nos aler­te de los ca­sos en los que lo más ba­ra­to pue­da no ser lo me­jor pa­ra nues­tro in­mue­ble.

Cuan­do ya se es­té de­ci­di­do a rea­li­zar la obra y se ten­ga fe­cha, lle­ga el mo­men­to de con­tra­tar a los que han de lle­var­la a ca­bo. Aun­que echan­do cuentas uno se crea ca­paz de di­ri­gir la obra por sí mis­mo con­tra­tan­do por se­pa­ra­do los ser­vi­cios de al­ba­ñi­les, fon­ta­ne­ros, car­pin­te­ros o elec­tri­cis­tas, la ex­pe­rien­cia di­ce que ele­gir a un con­tra­tis­ta que ten­ga su pro­pio equi­po o acu­dir a una em­pre­sa que se de­di­que de mo­do in­te­gral a es­te ti­po de re­for­mas nos aho­rra­rá mu­chos ma­len­ten­di­dos y do­lo­res de ca­be­za. Na­da co­mo de­jar la ca­sa de uno en bue­nas ma­nos. Y pa­ra eso, a la ho­ra de es­co­ger la em­pre­sa a la que en­car­ga­re­mos la re­for­ma, más allá de los dis­tin­tos pre­su­pues­tos que nos pre­sen­ten —par­te fun­da­men­tal, por su­pues­to— de­be­mos fi­jar­nos tam­bién en la se­rie­dad de la mis­ma, la se­gu­ri­dad y ga­ran­tías que nos ofrez­ca pa­ra evi­tar o sub­sa­nar en lo po­si­ble futuros pro­ble­mas que pue­dan ir apa­re­cien­do.

FO­TO M. VI­LLAR

De­jar­se ase­so­rar es la cla­ve de una bue­na re­for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.