CO­REA DEL NOR­TE EX­HI­BE MÚSCU­LO CON SUS OBRAS PÚ­BLI­CAS

Kim Jong-un alar­dea de ca­pa­ci­dad de au­to­abas­te­ci­mien­to pa­ra re­afir­mar su pro­gra­ma ar­ma­men­tís­ti­co Ras­ca­cie­los, pis­ci­fac­to­rías o zoos in­te­gran la pro­pa­gan­da del ré­gi­men

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Sara R. Es­te­lla

El mun­do fe­liz de Kim Jong-un es un es­ca­pa­ra­te en el que se su­ce­den un buen nú­me­ro de tien­das, res­tau­ran­tes o ba­rrios con mo­der­nos ras­ca­cie­los co­ro­na­dos con lu­ces de neón. En ape­nas un año, la os­cu­ra y sem­pi­ter­na no­che de Piong­yang se trans­for­ma en una for­ma más de pro­pa­gan­da. En ple­na es­ca­la­da de ten­sión con Es­ta­dos Uni­dos, y cuan­do su­fre las ma­yo­res san­cio­nes eco­nó­mi­cas en años por sus prue­bas nu­clea­res y ba­lís­ti­cas, Co­rea del Nor­te usa a su ca­pi­tal pa­ra pre­su­mir de ca­pa­ci­dad de au­to­abas­te­ci­mien­to.

La úl­ti­ma vez que el ré­gi­men nor­co­reano abrió sus puer­tas a tes­ti­gos ex­tran­je­ros, los po­cos co­mer­cios que se apre­cia­ban se es­con­dían de­trás de cris­ta­les tin­ta­dos, sin nin­gún ti­po de se­ña­li­za­ción. Era ma­yo del 2016 y Kim Jong-un sa­lía del his­tó­ri­co Con­gre­so del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Co­rea eri­gi­do en lí­der ab­so­lu­to del país más ais­la­do del mun­do. En su dis­cur­so, con las di­rec­tri­ces pa­ra la nue­va era que se abría ba­jo su man­da­to, des­ta­có la de lo­grar un país to­tal­men­te au­to­su­fi­cien­te, ca­paz de abas­te­cer­se a sí mis­mo en un mo­men­to en que su úl­ti­mo en­sa­yo nu­clear le ha­bía cos­ta­do du­ras san­cio­nes por par­te de la ONU.

Es­to, uni­do al bum de la cons­truc­ción que ha pro­mo­vi­do el jo­ven dic­ta­dor des­de su lle­ga­da al po­der en el 2011, ha trans­for­ma­do el per­fil de Piong­yang. Los me­ga­pro­yec­tos co­men­za­ron cuan­do se le­van­ta­ron las to­rres Man­su­dae, co­no­ci­das co­mo Pyong­hat­tan, y con­ti­nuó con el ba­rrio de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a los cien­tí­fi­cos en la ave­ni­da Mi­rae, don­de va­rias to­rres de vi­vos co­lo­res ver­des, azu­les y ro­sá­ceos desem­bo­can en el fla­man­te Pa­la­cio de las Cien­cias de Piong­yang.

El úl­ti­mo ba­rrio, la ave­ni­da Ryom­yong, más pro­pio de un país desa­rro­lla­do y no de Co­rea del Nor­te, don­de dos ter­cios de su po­bla­ción vi­ve en si­tua­ción pre­ca­ria se­gún la ONU, se inau­gu­ra­ba ha­ce unos días. «La cons­truc­ción en un tiem­po ré­cord de esta ca­lle era un com­pro­mi­so de nues­tro lí­der con el pue­blo. Es una mues­tra de la ve­lo­ci­dad de Co­rea pa­ra con­se­guir las co­sas, aún en me­dio de las cir­cuns­tan­cias más ad­ver­sas», afir­ma­ba en su dis­cur­so el pri­mer mi­nis­tro, Park Pong-ju.

Una de las jo­yas del plan de Co­rea del Nor­te pa­ra im­pul­sar su pro­duc­ción y abas­te­cer las ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias de su em­po­bre­ci­da so­cie­dad es la enor­me pis­ci­fac­to­ría de si­lu­ros de Piong­yang. «Ca­da año pro­du­ci­mos 2.000 to­ne­la­das de pe­ces pe­ro es­te año, ba­jo el man­da­to de nues­tro ca­ma­ra­da Kim Jong-un, he­mos au­men­ta­do a 2.500», ex­pli­ca a La Voz uno de los em­plea­dos. «Fa­bri­ca­mos in­clu­so la co­mi­da de los pe­ces, que es un com­pues­to quí­mi­co pa­ra que crez­can más de­pri­sa», aña­día. Esta es­pe­cie, muy fa­mo­sa en la pes­ca de re­creo en Eu­ro­pa, es ca­paz de su­pe­rar el me­tro de lon­gi­tud. Sin em­bar­go, en Piong­yang no hay tiem­po pa­ra es­pe­rar y cuan­do al­can­zan un ki­lo, se dis­tri­bu­yen a las tien­das.

Con vi­si­tas a par­ques acuá­ti­cos, al zoo­ló­gi­co cu­yo atrac­ti­vo es una chim­pan­cé que fu­ma o a fá­bri­cas de se­da, Piong­yang se es­fuer­za en ne­gar lo que las oe­ne­gés y los ob­ser­va­do­res de Na­cio­nes Uni­das cer­ti­fi­can. En su úl­ti­mo in­for­me, pu­bli­ca­do en mar­zo pa­sa­do, se­ña­la­ban que las se­quías del 2015, uni­das a las gra­ves san­cio­nes, han pro­vo­ca­do que la malnu­tri­ción en la po­bla­ción ha­ya au­men­ta­do de for­ma gra­ve.

| SARA R. ES­TE­LLA

¿REALI­DAD O

FIC­CIÓN?. El ré­gi­men de Piong­yang se ha es­for­za­do en apa­ren­tar pro­gre­so con un pro­gra­ma de obras y gas­to pú­bli­co que con­tras­ta con el diag­nós­ti­co de Na­cio­nes Uni­das y las oe­ne­gés, que

sos­tie­nen que los pro­ble­mas de malnu­tri­ción se han agra­va­do des­de el 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.