SAGAS, CUAN­DO EL FU­TU­RO ES­TÁ EN LOS GE­NES

Por vo­ca­ción, prac­ti­ci­dad o tra­di­ción, hay pro­fe­sio­nes que se trans­mi­ten en­tre ge­ne­ra­cio­nes El le­ga­do pue­de ser ga­ran­tía de un em­pleo o tra­du­cir­se en una ba­rre­ra le­gal o psi­co­ló­gi­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Pa­lo­ma Fe­rro

¿CÚAL ES EL PRO­CE­SO NA­TU­RAL DE HE­RE­DAR UN OFI­CIO? ¿TIE­NE MÁS VEN­TA­JAS O IN­CON­VE­NIEN­TES? JU­RIS­TAS, AR­QUI­TEC­TOS, MÉ­DI­COS, CAPINTEROS O PELUQUERAS NA­RRAN A LAS PUER­TAS DEL DÍA DEL TRA­BA­JA­DOR CÓ­MO SE GES­TÓ SU RE­LE­VO GE­NE­RA­CIO­NAL

Per­der el nom­bre de pi­la es la pri­me­ra con­se­cuen­cia de se­guir los pa­sos pro­fe­sio­na­les de un pro­ge­ni­tor. No im­por­ta lo que di­ga tu DNI. To­dos te co­no­ce­rán co­mo el «el hi­jo de fu­lano, que tam­bién es mé­di­co, o den­tis­ta o me­cá­ni­co». Un re­fe­ren­te fa­mi­liar ha de­ja­do el lis­tón a un ni­vel y el que le si­gue tie­ne la pre­sión de sal­tar­lo. Es­ta reali­dad tie­ne una do­ble lec­tu­ra. O múl­ti­ple, por­que hay tan­tas reac­cio­nes co­mo per­so­nas. Pe­ro sim­pli­fi­can­do, para al­gu­nos ac­túa de re­pe­len­te y para otros de mo­ti­va­ción. «Gran par­te de mi tra­ba­jo con­sis­te en reorien­tar la­bo­ral­men­te a per­so­nas que han se­gui­do una lí­nea fa­mi­liar que no les co­nec­ta con su ta­len­to», ex­pli­ca Ain­hoa Mallo, di­rec­to­ra de Co­wal­king Coach.

Con­ti­nuar con un ne­go­cio ya en mar­cha es una de las ra­zo­nes más co­mu­nes para re­co­ger el tes­ti­go. En otras oca­sio­nes pe­sa el sen­ti­mien­to. «La he­ren­cia de pa­dres a hi­jos es más co­mún en las pro­fe­sio­nes vo­ca­cio­na­les, las que se de­ben ejer­cer con pa­sión, por­que el pro­ge­ni­tor trans­mi­te esa pa­sión a sus hi­jos», ex­pli­ca Je­sús La­bra­dor, director del más­ter en Re­cur­sos Hu­ma­nos de ICADE Bu­si­ness School. En el pri­mer ca­so, se par­te de un pa­tri­mo­nio, ga­ran­tía de fu­tu­ro. En el se­gun­do, se par­te de un ape­lli­do y mu­chos con­tac­tos. Pe­ro no to­do son ven­ta­jas.

Si se en­tra en la em­pre­sa fa­mi­liar, la re­la­ción la­bo­ral es­tá más ex­pues­ta a los con­flic­tos. «De ini­cio, es más com­pli­ca­da», ex­pli­ca Je­sús, «aun­que hay mu­chos ca­sos de em­pre­sas fa­mi­lia­res de éxi­to». Si no hay em­pre­sa fa­mi­liar, el le­ga­do pue­de ser una lo­sa. «Cuan­do el pa­dre o la ma­dre ha si­do una fi­gu­ra muy re­le­van­te, el as­pi­ran­te tie­ne las ex­pec­ta­ti­vas muy al­tas», ex­pli­ca Je­sús. En opi­nión de Ain­hoa, «la pre­sión in­ter­na pue­de ser bru­tal».

A la pa­red psi­co­ló­gi­ca se une la le­gal, por­que hay em­pre­sas con re­gu­la­cio­nes in­ter­nas que prohí­ben la con­tra­ta­ción de per­so­nas de la mis­ma fa­mi­lia. Cier­to es, que en mu­chas otras, lo co­mún son los cu­rrícu­los re­fe­ren­cia­dos, si es a un fa­mi­liar, me­jor. «Si nos lle­ga re­fe­ren­cia­do los en­tre­vis­ta­mos a to­dos por cor­te­sía, pe­ro tie­nen las mis­mas opor­tu­ni­da­des que el res­to», ase­gu­ra Iria Roa­de, que tra­ba­ja en Re­cur­sos Hu­ma­nos en una em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Lo que ha­ce 30 años era lo ha­bi­tual, hoy dis­mi­nu­ye. «Ca­da vez más hi­jos se se­pa­ran de las pro­fe­sio­nes de sus pa­dres», ex­pli­ca Ain­hoa. Aho­ra hay más op­cio­nes, y en ese uni­ver­so de po­si­bi­li­da­des he­re­dar la pro­fe­sión es sen­ci­llo. La vo­ca­ción, no tan­to.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.