NU­RIA VA­RE­LA, DI­REC­TO­RA DE LA FIR­MA LU­CEN­SE PA­ZO VILANE

Un sue­ño y un tras­la­do des­de Ma­drid con­vir­tie­ron la vi­da de es­ta em­pre­sa­ria en una opor­tu­ni­dad para el ru­ral y un me­dio de pro­por­cio­nar em­pleo en el pue­blo de sus an­ces­tros. Su apues­ta por la ca­li­dad y por ofre­cer un pro­duc­to dis­tin­to den­tro del mer­ca­do g

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Mí­guez

En oc­tu­bre de 1995 lo de­jó to­do y se fue a Lu­go. Atrás que­da­ban los es­tu­dios en Lon­dres y la vi­da ma­dri­le­ña, to­ca­ba vol­ver a los orí­ge­nes para rein­ven­tar­se y bus­car su hue­co en el mun­do em­pre­sa­rial. Y lo lo­gró. Hoy, Nu­ria Va­re­la (Lu­go, 1972) es la res­pon­sa­ble de una exi­to­sa em­pre­sa que dio un gi­ro a la pro­duc­ción de hue­vos en Ga­li­cia y que con esa nue­va vi­sión, con­quis­tó to­da Es­pa­ña. No sin mu­cho es­fuer­zo, su mar­ca, Pa­zo Vilane, es ya fa­mo­sa y su pro­duc­ción y fac­tu­ra­ción no han de­ja­do de cre­cer en la úl­ti­ma dé­ca­da. Ron­da ya los cin­co mi­llo­nes de eu­ros.

—Pa­zo Vilane en reali­dad na­ció co­mo un pro­yec­to para re­cu­pe­rar una pro­pie­dad fa­mi­liar.

—Des­pués de es­tu­diar Eco­nó­mi­cas me fui a Lon­dres, era el año 94 o 95. Me fui a tra­ba­jar y apren­der in­glés, pe­ro la vi­da en la ciu­dad no era para mi. Que­ría mon­tar al­go en la fin­ca fa­mi­liar, que es­ta­ba aban­do­na­da, y mis pa­dres me ani­ma­ron. En el 95 nos vi­ni­mos de Ma­drid a Vi­la­vés con mu­chas ideas. Nos plan­tea­mos pri­me­ro un ne­go­cio de hos­te­le­ría, de tu­ris­mo ru­ral, pe­ro no nos sa­lían los nú­me­ros. Con do­ce ha­bi­ta­cio­nes ha­bía que te­ner una ocu­pa­ción muy al­ta para te­ner re­torno. Así que pen­sa­mos en mon­tar un pro­yec­to con una mar­ca co­mer­cial y se nos ocu­rrió la le­che, por­que ha­bía ya ins­ta­la­cio­nes. El pro­ble­ma es que en al­go así no abarcas to­do el pro­ce­so. No­so­tros que­ría­mos lle­gar in­clu­so a la co­mer­cia­li­za­ción y con le­che o con car­ne no era po­si­ble. Des­pués de un año de for­ma­ción so­bre agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca nos di­mos cuen­ta de que ha­bía de­man­da de hue­vos de ga­lli­nas cam­pe­ras, por­que no ha­bía de for­ma con­tro­la­da un ne­go­cio así.

—¿Qué ins­ta­la­cio­nes tie­nen?

—La fin­ca tie­ne 37 hec­tá­reas y ha­bía ya al­gu­na na­ve he­cha en los 60, una gran­ja vie­ja, al­gu­nos al­ma­ce­nes. Arran­ca­mos en una na­ve y en una fin­ca de dos hec­tá­reas. Aho­ra te­ne­mos on­ce na­ves. Em­pe­za­mos con 50 y aho­ra te­ne­mos 100.000 ga­lli­nas.

—En su fin­ca y en las de sus co­la­bo­ra­do­res...

—No­so­tros les da­mos las ga­lli­nas y la ali­men­ta­ción y lue­go les ex­pli­ca­mos los cui­da­dos. Te­ne­mos seis gran­je­ros co­la­bo­ra­do­res en la zo­na, en un ra­dio de 40 ki­ló­me­tros. Nos en­car­ga­mos de re­co­ger los hue­vos. Una idea del pro­yec­to era di­na­mi­zar la zo­na.

—Y lo han con­se­gui­do ge­ne­ran­do em­pleo.

—En­tre di­rec­tos e in­di­rec­tos crea­mos 30 pues­tos.

—¿Qué fac­tu­ra­ción mue­ven ya?

—En el 2016 ce­rra­mos el año con 4,5 mi­llo­nes de eu­ros y es­pe­ra­mos se­guir cre­cien­do. La pro­duc­ción en ese pe­río­do fue de 1.800.000 do­ce­nas de hue­vos.

—¿Lle­gan a to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal?

—Es­ta­mos en to­das las co­mu­ni­da­des, pe­ro no te­ne­mos pre­vis­to cre­cer más por­que hay que te­ner mu­cho más te­rreno y una ca­pa­ci­dad de una gran em­pre­sa y tam­po­co es el mo­de­lo que nos in­tere­sa.

—¿No se plan­tean di­ver­si­fi­car?

—Ade­más de los hue­vos tam­bién ha­ce­mos agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, te­ne­mos una mer­me­la­da con un 80 % de fru­ta, de mo­ra, arán­da­nos, to­ma­te. La idea es desa­rro­llar una lí­nea hor­to­fru­tí­co­la apro­ve­chan­do que la mar­ca ya es co­no­ci­da. Si hay que abrir otra gran­ja en el fu­tu­ro no lo des­car­ta­mos, pe­ro po­co a po­co, no nos ob­se­sio­na el cre­ci­mien­to. Apos­tar por el ru­ral y por re­va­lo­ri­zar el pa­pel de la mu­jer son dos de los gran­des re­tos a los que se en­fren­ta Va­re­la, que as­pi­ra a ser un im­pul­so para las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

—¿Qué es lo que ha­ce di­fe­ren­te a los hue­vos de Pa­zo Vilane?

—Lle­va­mos 20 años ha­cien­do avi­cul­tu­ra al­ter­na­ti­va. Cui­dar de las ga­lli­nas no es me­ter­las en una gran­ja y ya es­tá, es­tu­dia­mos mu­cho su ali­men­ta­ción, re­po­bla­mos para que ten­gan som­bra... no to­das tie­nen las mis­mas ne­ce­si­da­des. No­so­tros apos­ta­mos por la ex­ce­len­cia. Has­ta aho­ra so­lo ha­bía hue­vos de jau­la, no­so­tros so­mos to­do lo con­tra­rio.

—¿Fue di­fí­cil el co­mien­zo?

—Con­ta­ba con el apo­yo de mi fa­mi­lia pe­ro no ha­bía un col­chón fi­nan­cie­ro. Te­nía­mos po­cos re­cur­sos y el es­fuer­zo fue im­por­tan­te. He car­ga­do es­tiér­col, repartido hue­vos y he­cho de to­do por­que el ini­cio fue di­fí­cil. Tar­da­mos un par de años has­ta que lo­gra­mos que al­guien nos escuchara. Fi­nal­men­te, una so­cie­dad de ga­ran­tía re­cí­pro­ca aban­de­ró la ope­ra­ción pe­ro ha­bía que ir po­co a po­co. Lo bueno es que aquí hay me­nos ries­go que en una ex­plo­ta­ción de va­cas, por­que ad­qui­rir ga­lli­nas es más ba­ra­to. Pe­ro cuan­do com­pra­mos mil, por ejem­plo, fue com­pli­ca­do. Ade­más, en Ga­li­cia era di­fí­cil el mer­ca­do por­que en pri­ma­ve­ra la gen­te iba a la al­dea y ya te­nía hue­vos de ca­sa. Fue cuan­do sa­li­mos fue­ra cuan­do lo­gra­mos es­ta­bi­li­dad. En Ma­drid te­ne­mos una gran aco­gi­da y los pun­tos en los que ven­de­mos so­mos lí­de­res, to­do el mun­do nos co­no­ce, gus­ta mu­cho el pro­yec­to y eso crea una clien­te­la muy fiel.

—Mu­jer y ru­ral, una com­bi­na­ción que es to­do un re­to.

—Es­pe­ro que ca­sos co­mo es­te sean una ins­pi­ra­ción para chi­cas más jó­ve­nes con ga­nas de ha­cer co­sas. Creo que las mu­je­res es­ta­mos en un via­je sin re­torno y lle­ga­re­mos a to­das par­tes, so­lo así se equi­li­bra­rán los pa­pe­les. El ru­ral ne­ce­si­ta pro­yec­tos con per­so­na­li­dad que creen pro­duc­tos con va­lor aña­di­do. No tie­ne que ser na­no­tec­no­lo­gía, a ve­ces con re­cu­pe­rar la esen­cia de los bue­nos pro­duc­tos lle­ga. El vie­jo mo­de­lo, de tra­ba­jar para las gran­des cor­po­ra­cio­nes, no es el ade­cua­do por­que so­lo eres un nú­me­ro para ellos. Los agri­cul­to­res y ga­na­de­ros tie­nen que apos­tar por va­lo­ri­zar sus pro­duc­tos.

«He car­ga­do es­tiér­col, repartido hue­vos y he­cho de to­do por­que el ini­cio fue di­fí­cil»

Nu­ria Va­re­la apues­ta por re­va­lo­ri­zar los pro­duc­tos del ru­ral para re­cu­pe­rar­lo fi­jan­do po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.