«Mi ma­dre me da­ba cla­se has­ta cuan­do ha­cía la ce­na»

CAT­HE­RI­NE BOTT Y JO­NAT­HAN BALIÑAS PRO­FE­SO­RES DE IN­GLÉS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Qui­so es­tu­diar la mis­ma pro­fe­sión que su pa­dre, eco­no­mis­ta, y ha ter­mi­na­do ejer­cien­do la de su ma­dre, pro­fe­so­ra. En me­dio de los dos ex­tre­mos que por el mo­men­to con­for­man su vi­da la­bo­ral, Jo­nat­han ha te­ni­do ex­pe­rien­cias muy va­ria­das: ca­je­ro, de­pen­dien­te, ven­de­dor de co­ches , co­mer­cial y has­ta bróker.

Nun­ca se ha­bía plan­tea­do ser pro­fe­sor has­ta que un ami­go bri­tá­ni­co lo in­vi­tó de oyen­te a una de sus cla­ses. En­ton­ces , de re­pen­te, se vi­sua­li­zó ha­cien­do lo mis­mo. Una re­ve­la­ción no tan milagrosa.

Por­que pa­só su in­fan­cia res­pi­ran­do la pro­fe­sión en ca­sa, don­de su ma­dre, de ori­gen ame­ri­cano, im­par­tía cla­ses par­ti­cu­la­res de in­glés. «A ve­ces John, cuan­do era ni­ño, se aso­ma­ba a sa­lu­dar a los alum­nos», re­cuer­da Cat­he­ri­ne, «de­cía que así po­dían ver una con­ver­sa­ción en di­rec­to». Cuan­do los alum­nos de­ja­ban la ca­sa, la aca­de­mia no ce­rra­ba sus puer­tas. «Al fi­nal del día me sen­ta­ba en la co­ci­na mientras mi ma­dre pre­pa­ra­ba la ce­na. Ella me ha­cía pre­gun­tas en in­glés y me co­rre­gía los erro­res. ¡Nun­ca de­ja­ba de dar cla­se!», se la­men­ta John, aun­que re­co­no­ce que «lo que an­tes me mo­les­ta­ba, por­que me da­ba pe­re­za, aho­ra me pa­re­ce un te­so­ro».

No fue su ma­dre, sino su pa­dre, el que tra­tó de con­ven­cer­lo en su mo­men­to para ha­cer­se pro­fe­sor. «Su pa­dre siem­pre pen­só que po­día es­tu­diar Fi­lo­lo­gía In­gle­sa, para que mon­tá­ra­mos jun­tos una aca­de­mia, pe­ro John se ne­gó, que­ría es­tu­diar Eco­nó­mi­cas, igual que su pa­dre», re­cuer­da Cat­he­ri­ne.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te ha ter­mi­na­do ha­cien­do el re­co­rri­do in­ver­so. Y ha des­cu­bier­to que le en­can­ta dar cla­se por­que «es muy di­ná­mi­co». Tra­ba­ja en una aca­de­mia, en va­rias em­pre­sas y tam­bién da lec­cio­nes par­ti­cu­la­res. «No creo que lo ha­ya te­ni­do más fá­cil por­que mi ma­dre sea pro­fe­so­ra, pe­ro es­toy agra­de­ci­do por­que es un re­fe­ren­te para mí», con­fie­sa John. La lí­nea rec­ta pue­de ser el ca­mino más cor­to, pe­ro no siem­pre el más in­tere­san­te.

Cat­he­ri­ne y Jo­nat­han Baliñas, en una re­cien­te ce­le­bra­ción fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.