Trump, cien días

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XOSÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go

Im­pro­vi­sa­cio­nes, di­mi­sio­nes, vi­ra­jes. En es­tos pri­me­ros cien días de la Ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump ha ha­bi­do un po­co de to­do. Y pe­se a ese pun­to de au­to­con­ten­ción que sue­le lle­var con­si­go el ejer­ci­cio del po­der, quie­nes es­pe­ra­ban ano­ma­lías y ra­re­zas en la nue­va po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na no se ha­brán vis­to de­frau­da­dos. En ma­te­ria eco­nó­mi­ca, jun­to al gra­ve pinchazo de su pro­pues­ta de con­tra­rre­for­ma sa­ni­ta­ria —so­bre cu­yo di­se­ño ha­blar de inep­ti­tud es po­co—, el ac­ti­vis­mo del nue­vo Go­bierno ha si­do bas­tan­te mar­ca­do, aun­que no en to­dos los fren­tes las me­di­das acor­des con sus pro­me­sas elec­to­ra­les ha­yan avan­za­do con la mis­ma in­ten­si­dad.

Co­mo se sa­be, la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pro­me­ti­da por Trump en su cam­pa­ña des­can­sa­ba en tres ideas fun­da­men­ta­les. La más co­no­ci­da es el «Amé­ri­ca pri­me­ro», con­sig­na tras la que aso­ma una po­co di­si­mu­la­da ame­na­za de pro­tec­cio­nis­mo uni­la­te­ral. Pues bien, en es­te ám­bi­to el equi­po de Trump ha ac­tua­do con bas­tan­te mo­de­ra­ción: los paí­ses se­ña­la­dos con el de­do co­mo cau­san­tes de los pro­ble­mas pro­duc­ti­vos y la­bo­ra­les, así co­mo del dé­fi­cit co­mer­cial nor­tea­me­ri­cano —so­bre to­do Mé­xi­co y Chi­na— no han ex­pe­ri­men­ta­do de mo­men­to la agre­sión en for­ma de mu­ros o re­lo­ca­li­za­ción de in­ver­sio­nes por la fuer­za que ha­ce cua­tro me­ses ca­bía te­mer. Eso sí, es muy re­ve­la­dor que la de­le­ga­ción es­ta­dou­ni­den­se se es­for­za­ra por re­ti­rar —y fi­nal­men­te lo con­si­guie­ra— la ex­pre­sión «lu­cha con­tra el pro­tec­cio­nis­mo» del co­mu­ni­ca­do fi­nal de la reunión anual del Fon­do Mo­ne­ta­rio. Es di­fí­cil no con­cluir que al­gu­nas me­di­das en esa di­rec­ción es­tán ya pre­pa­ra­das.

El se­gun­do eje de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Trump es la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra. Una bar­ba­ri­dad a ojos de ca­si to­dos los ob­ser­va­do­res —in­clui­dos mu­chos de los más or­to­do­xos, co­mo el Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos—, cuan­do ape­nas ha trans­cu­rri­do un dé­ca­da del gran colapso pro­vo­ca­do por ese ti­po de pro­pues­tas. Y aquí sí se han re­gis­tra­do ya al­gu­nas no­ve­da­des, co­mo la ini­cia­ti­va para aca­bar con la Ley Dodd-Frank, que el Go­bierno de Oba­ma pu­so sa­bia­men­te en mar­cha en el 2010 con los fi­nes de se­pa­rar ban­ca co­mer­cial y de in­ver­sión, evi­tar el «de­ma­sia­do gran­de para caer» y pro­te­ger a los con­su­mi­do­res. Ve­re­mos có­mo avan­za en los pró­xi­mos me­ses su pro­ce­so le­gis­la­ti­vo, pe­ro to­do eso po­dría te­ner los días con­ta­dos.

El ter­cer fren­te es el que más re­cuer­da al vie­jo reaga­nis­mo: la re­duc­ción de im­pues­tos a to­da cos­ta, que afec­ta­ría so­bre to­do a los sec­to­res más ri­cos de la so­cie­dad. Es­tos úl­ti­mos días, esa idea se ha sus­tan­cia­do en un plan de im­por­tan­tes re­ba­jas fis­ca­les a las em­pre­sas (una re­duc­ción del im­pues­to de so­cie­da­des al 15 %, des­de el 35 ac­tual, o sea, unos dos bi­llo­nes de dó­la­res en diez años). Una me­di­da que no pue­de sino re­for­zar las ten­den­cias ca­da vez más mar­ca­das ha­cia la de­sigual­dad y el ca­pi­ta­lis­mo pa­tri­mo­nial que son pro­pias de aquel país. Y que, por otro la­do, ex­pli­ca en gran me­di­da el a pri­me­ra vis­ta des­con­cer­tan­te en­tu­sias­mo con el que Wall Street re­ci­bió la elec­ción de Trump.

No se ol­vi­de, ade­más, que esa re­ba­ja en al­gún mo­men­to se en­con­tra­rá fren­te a la pues­ta en mar­cha de un gigantesco plan de in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras —es­to sí, mu­cho más acer­ta­do— que Trump ha pro­me­ti­do que al­can­za­rá el bi­llón de dó­la­res. ¿El re­sul­ta­do pre­vi­si­ble? En un país cu­yas cuen­tas pú­bli­cas ya pre­sen­tan un im­por­tan­te des­cua­dre, es fá­cil de ima­gi­nar. Al­gu­nos cálcu­los apun­tan a que, de con­su­mar­se es­tos pla­nes, la deu­da pú­bli­ca nor­te­ame­ri­ca­na pa­sa­ría de su ac­tual ni­vel de un 105 % del PIB a un en­torno del 145 % en diez años. O sea, cien días que si apun­tan a al­go es a una ma­yor ines­ta­bi­li­dad en la pri­me­ra eco­no­mía del mun­do.

| YU­RI GRIPAS

El «Amé­ri­ca pri­me­ro» de Trump aún no se ha tra­du­ci­do en agre­si­vas po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.