PLAN­TI­LLA MO­TI­VA­DA EM­PRE­SA PRO­DUC­TI­VA

GOO­GLE ES MÁS QUE UN BUSCADOR. EL ÉXI­TO DE LA MUL­TI­NA­CIO­NAL EN SU PRO­YEC­CIÓN RA­DI­CA EN EL CUI­DA­DO QUE HA DE­DI­CA­DO A SUS TRA­BA­JA­DO­RES PA­RA AL­CAN­ZAR SE­ME­JAN­TES CO­TAS DE PRO­DUC­TI­VI­DAD. GA­LI­CIA MUES­TRA TAM­BIÉN EJEM­PLOS DE BIE­NES­TAR LA­BO­RAL EN EL CRE­CI­MIEN­TO D

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Gladys Váz­quez

Pis­ci­nas, ha­ma­cas, gim­na­sio, me­sas de ping-pong, la­van­de­ría o co­mi­da gratis. Es­tos son so­lo al­gu­nos de los ser­vi­cios que po­ne a dis­po­si­ción de sus tra­ba­ja­do­res el buscador de los bus­ca­do­res. Sí, es Goo­gle. Du­ran­te más de una dé­ca­da, el gi­gan­te de In­ter­net, con se­de cen­tral en Moun­tain View, es la me­jor em­pre­sa del mun­do en la que uno pue­de tra­ba­jar. Pe­ro Goo­gle no tie­ne so­lo ser­vi­cios a dis­po­si­ción de sus tra­ba­ja­do­res, tam­bién una en­vi­dia­ble fle­xi­bi­li­dad, to­tal li­ber­tad ho­ra­ria, me­di­das de con­ci­lia­ción y al­tos sa­la­rios. Una in­ter­mi­na­ble lis­ta de ini­cia­ti­vas con un so­lo ob­je­ti­vo: una plan­ti­lla com­pro­me­ti­da y mo­ti­va­da que les ha he­cho al­can­zar un es­tra­tos­fé­ri­co ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad.

En Es­pa­ña, el ren­di­mien­to es pre­ci­sa­men­te una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes. Más bien, la fal­ta de ella. Es ha­bi­tual que los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les lan­cen sus ad­ver­ten­cias. El úl­ti­mo, el FMI: el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad es­pa­ño­la si­gue sien­do dé­bil. «Se tra­ta de un fac­tor que tie­ne que ver, en­tre otras co­sas, con el ti­po de con­tra­ta­ción y los sa­la­rios.», ase­gu­ra Ob­du­lia Ta­boa­de­la, doc­to­ra en So­cio­lo­gía de la UDC, que aña­de, «no es po­si­ble la fe­li­ci­dad en el tra­ba­jo sin se­gu­ri­dad».

Goo­gle pa­re­ce ha­ber da­do con la fór­mu­la má­gi­ca: cui­da de su ca­pi­tal hu­mano, su plan­ti­lla es­tá mo­ti­va­da y se no­ta en la cuen­ta de re­sul­ta­dos. ¿Pe­ro to­do es­to es me­di­ble? «Un tra­ba­ja­dor que se sien­te a gus­to es más pro­duc­ti­vo, ven­de más y lo com­par­te con el mun­do», man­tie­ne Be­lén Va­re­la, pro­fe­so­ra de Re­la­cio­nes La­bo­ra­les y ex­per­ta en ges­tión del op­ti­mis­mo.

«Las em­pre­sas con tra­ba­ja­do­res fe­li­ces tie­nen ven­tas un 37 % más al­tas», así lo di­ce Har­vard Bu­si­ness Re­view. Pa­ra iO­pe­ner Ins­ti­tu­te-Ox­ford, con es­ta fi­lo­so­fía em­pre­sa­rial, las com­pa­ñías con­si­guen que la vin­cu­la­ción de una plan­ti­lla se mul­ti­pli­que por dos. ¿Pe­ro exis­te es­te ti­po de ges­tión en Ga­li­cia?

NO SO­LO LAS MUL­TI­NA­CIO­NA­LES

El úl­ti­mo in­for­me de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial de la Xun­ta so­me­tió a es­tu­dio a 540 fir­mas. La ma­yo­ría, pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. Más de la mi­tad ase­gu­ran co­no­cer la RSE y el 25 % di­cen ha­ber in­cor­po­ra­do al­gu­na me­di­da a su di­ná­mi­ca, aun­que no to­das pue­den do­cu­men­tar­lo. El 53 % han apli­ca­do me­di­das de con­ci­lia­ción y la ini­cia­ti­va más co­mún es la fle­xi­bi­li­za­ción de ho­ra­rios. Pe­ro si al­go

De na­da va­len los «es­pa­cios co­lo­ris­tas» si es­ta for­ma de tra­ba­jar no es­tá apo­ya­da por los di­rec­ti­vos

re­su­me es­te es­tu­dio es un gol­pe de reali­dad: las em­pre­sas tie­nen una «es­ca­sa per­cep­ción» de que to­do es­to sea ren­ta­ble. «Mu­chas pe­que­ñas com­pa­ñías de nues­tro país lle­van ha­cien­do es­to mu­cho tiem­po. Es po­si­ble que sin tan­ta pu­bli­ci­dad. Si tie­nes pre­sen­te que los re­cur­sos hu­ma­nos son la par­te cen­tral de tu em­pre­sa, re­sul­ta muy sen­ci­llo me­jo­rar el en­torno de tra­ba­jo», ase­gu­ra Ta­boa­de­la. «Los em­pre­sa­rios son ca­da vez más cons­cien­tes de la im­por­tan­cia del ta­len­to. Los es­pa­cios co­lo­ris­tas, por ejem­plo, son la par­te es­té­ti­ca de una fi­lo­so­fía de ges­tión mu­cho más pro­fun­da y más ba­ra­ta: dar a las per­so­nas la má­xi­ma im­por­tan­cia», man­tie­ne Be­lén Va­re­la.

En Ga­li­cia hay un co­no­ci­do y lau­rea­do ejem­plo de es­ta fi­lo­so­fía em­pre­sa­rial: es el gru­po de O Po­rri­ño Vi­sual MS. Por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, fi­gu­ra en la lis­ta «Best Work­pla­ces» de la ins­ti­tu­ción es­ta­dou­ni­den­se Great Pla­ce to Work. De es­ta tec­no­ló­gi­ca sub­ra­yan las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo per­so­nal que dan a su plan­ti­lla, el ho­ra­rio fle­xi­ble y el te­le­tra­ba­jo, en­tre otras me­di­das.

En reali­dad to­do es­to no es nue­vo: «A prin­ci­pios del si­glo XX, los ex­pe­ri­men­tos que rea­li­za­ron en la Wes­tern Elec­tric de­mos­tra­ron que la pro­duc­ti­vi­dad au­men­ta­ba si los tra­ba­ja­do­res desa­rro­lla­ban sen­ti­mien­tos de per­te­nen­cia al gru­po y eran te­ni­dos en cuen­ta en la to­ma de de­ci­sio­nes. Na­da nue­vo ba­jo el sol, lo cual no im­pli­car dar la bien­ve­ni­da a ini­cia­ti­vas co­mo las que se es­tán po­nien­do en mar­cha en al­gu­nas em­pre­sas», in­sis­te Ob­du­lia Ta­boa­de­la.

Se­gún los da­tos de la ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga, en nues­tra co­mu­ni­dad son las in­dus­trias crea­ti­vas, las TIC y el tu­ris­mo las que lle­van la ban­de­ra del co­no­ci­mien­to de to­das es­tas me­di­das. En el ca­so de las tec­no­ló­gi­cas se tra­ta de una cir­cuns­tan­cia sen­ci­lla de en­ten­der. Es un sec­tor en el que ape­nas hay pa­ro y ade­más las plan­ti­llas de al­gu­nas em­pre­sas son cons­tan­te­men­te «ten­ta­das» por la com­pe­ten­cia pa­ra que cam­bien de fi­las. Es en es­te sen­ti­do don­de flo­re­ce otro de los ob­je­ti­vos de «ha­cer fe­liz» a un tra­ba­ja­dor: la fi­de­li­dad y el com­pro­mi­so. En es­to, Goo­gle vuel­ve a ser ejem­plo: ade­más de to­das las «fa­ci­li­da­des» que po­ne a dis­po­si­ción de su ca­pi­tal hu­mano, con­si­gue crear en su gru­po de tra­ba­ja­do­res un enor­me sen­ti­mien­to de com­pro­mi­so, de per­te­nen­cia. Lo ha­ce de una for­ma muy sen­ci­lla: les es­cu­cha y les ha­ce par­tí­ci­pes de sus de­ci­sio­nes, ade­más de ha­cer ga­la en sus co­mu­ni­ca­cio­nes y ac­tos pú­bli­cos de que «son la me­jor plan­ti­lla del mun- do». Se­gún Goo­gle, ba­jo su firma «tra­ba­jan las per­so­nas más in­te­li­gen­tes». ¿Y qué se con­si­gue con to­do es­to? Que el per­so­nal se sien­ta par­te del pro­yec­to. Que cam­biar cons­tan­te­men­te de tra­ba­jo de­je de ser ape­te­ci­ble. «Lo que nos ha­ce fe­li­ces es bus­car la ple­ni­tud, en­con­trar sen­ti­do a nues­tro tra­ba­jo. Es el ali­men­to de la mo­ti­va­ción», se­gún Be­lén Va­re­la.

En me­dio de es­ta ten­den­cia im­pa­ra­ble de la fe­li­ci­dad, hay un hom­bre que na­da a con­tra­co­rrien­te. El mul­ti­mi­llo­na­rio Mi­chael Bloom­berg ha de­ci­di­do lu­char con­tra lo que ha acu­ña­do co­mo «sín­dro­me de Goo­gle». No quie­re una plan­ti­lla «adic­ta al tra­ba­jo». Bloom­berg aca­ba de in­ver­tir 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en un nue­vo edi­fi­cio. Un in­mue­ble «an­ti Goo­gle»: allí no hay ni ca­fe­te­ría ni to­da esa se­rie de co­mo­di­da­des y ser­vi­cios gra­tui­tos que ofre­ce el buscador. Es de­cir, en el mis­mo mo­men­to eco­nó­mi­co y em­pre­sa­rial, Goo­gle le po­ne fa­ci­li­da­des a sus tra­ba­ja­do­res pa­ra que se echen la sies­ta; Bloom­berg quie­re «que sal­gan de la ofi­ci­na».

Es­ta fi­lo­so­fía de tra­ba­jo, tie­ne que lu­char en Es­pa­ña con una reali­dad cruel. La que tie­nen que ver con los con­tra­tos: «Ha­blar­le de fe­li­ci­dad la­bo­ral a un tra­ba­ja­dor con un con­tra­to de días o se­ma­nas es una au­tén­ti­ca to­ma­du­ra de pe­lo», se­ña­la Ta­boa­de­la. Es­pa­ña es el segundo país de la UE con la ta­sa de tem­po­ra­li­dad más ele­va­da y con­tra eso no hay me­di­das de fe­li­ci­dad.

Las com­pa­ñías ga­lle­gas ven co­mo gas­to y no co­mo ren­ta­bi­li­dad el bie­nes­tar de su plan­ti­lla

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.