Un cam­bio ra­di­cal pa­ra sos­te­ner el fu­tu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sa­ra Ca­bre­ro

Vi­vir sin co­che y te­ner me­nos hi­jos son al­gu­nas de las me­di­das que un re­cien­te es­tu­dio ha plan­tea­do co­mo so­lu­ción pa­ra lu­char con­tra las emi­sio­nes de CO2

Trump y sus ho­mó­lo­gos de to­do el mun­do no con­si­guen po­ner­se de acuer­do pa­ra po­ner freno al preo­cu­pan­te cam­bio cli­má­ti­co. Des­pués de la abrup­ta —y po­lé­mi­ca— rup­tu­ra del Acuer­do de Pa­rís, Es­ta­dos Uni­dos aban­do­na­ba uno de los más in­quie­tan­tes desafíos a los que se en­fren­ta la hu­ma­ni­dad. Pe­ro la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co no es so­lo res­pon­sa­bi­li­dad de los man­da­ta­rios.

Un re­cien­te es­tu­dio de las uni­ver­si­da­des de Lund (Sue­cia) y de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca (Ca­na­dá) ha pues­to so­bre la me­sa al­gu­nas de las me­di­das más efec­ti­vas que ca­da uno po­de­mos em­pren­der des­de ca­sa pa­ra con­se­guir re­du­cir las emi­sio­nes de CO2 in­di­vi­dua­les. Pe­ro no es tan sen­ci­llo co­mo pa­re­ce. Por­que los re­sul­ta­dos po­nen de ma­ni­fies­to que pa­ra sal­var el pla­ne­ta ne­ce­si­ta­mos dar una vuel­ta ra­di­cal a nues­tra for­ma co­ti­dia­na de vi­vir.

Los re­sul­ta­dos de es­tos in­ves­ti­ga­do­res, pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta En­vi­ron­men­tal Re­search Let­ters, han ge­ne­ra­do un gran re­vue­lo en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. El blan­co de las crí­ti­cas se cen­tra en el he­cho de que la ma­yor par­te de las pro­pues­tas pre­sen­ta­das son ra­di­ca­les, po­lé­mi­cas, pe­li­gro­sas y, en al­gu­nos ca­sos, im­po­si­bles de lle­var a ca­bo.

«Hay cua­tro ac­cio­nes que po­drían re­ba­jar de for­ma sus­tan­cial la hue­lla de car­bono por par­te de ca­da in­di­vi­duo: co­mer una die­ta ba­sa­da en los ve­ge­ta­les, evi­tar los vue­los en avión, vi­vir sin co­che y te­ner fa­mi­lias más pe­que­ñas», son las cua­tro claves con las que Seth Wy­nes, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca y coau­tor del es­tu­dio, re­su­me to­das las pes­qui­sas con­se­gui­das por su equi­po.

El mo­de­lo fa­mi­liar plan­tea­do es una de las me­di­das que más am­po­llas ha le­van­ta­do. Se­gún los da­tos del es­tu­dio, la re­co­men­da­ción de de­jar de te­ner hi­jos re­du­ce las emi­sio­nes de CO2 ca­si en 60 to­ne­la­das al año. Y pa­ra en­ten­der­lo, po­nen un ejem­plo: una fa­mi­lia ame­ri­ca­na que eli­ge te­ner me­nos hi­jos con­tri­bu­ye al mis­mo ni­vel que 684 jó­ve­nes que de­ci­den re­ci­clar de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca su ba­su­ra el res­to de su vi­da.

La ali­men­ta­ción y el trans­por­te son los otros dos pun­ta­les so­bre los que se sos­tie­ne el tra­ba­jo. De­jar de co­mer car­ne y op­tar por una die­ta to­tal­men­te ve­ge­ta­ria­na evi­ta­ría la emi­sión de 0,8 to­ne­la­das de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro por per­so­na y año; mien­tras que vi­vir sin co­che par­ti­cu­lar evi­ta­ría co­mo pro­me­dio la emi­sión anual de 2,4 to­ne­la­das. Hay que pres­cin­dir del co­che, pe­ro tam­bién del avión. Ca­da via­je que no rea­li­za­mos en una de es­tas ae­ro­na­ves re­du­ce en 1,6 to­ne­la­das las emi­sio­nes por per­so­na. Co­mo el trans­por­te es al­go ne­ce­sa­rio en el mun­do en el que nos mo­ve­mos, los in­ves­ti­ga­do­res ofre­cen al­gu­na so­lu­ción. Pa­sar­se al co­che eléc­tri­co po­dría su­pon­dría un aho­rro anual de 1,15 to­ne­la­das.

Tras es­tas me­di­das con­si­de­ra­das de gran im­pac­to lle­gan al­gu­nas otras que ayu­dan pe­ro de for­ma bas­tan­te más dis­cre­ta. La­var la ro­pa con agua fría, re­ci­clar la ba­su­ra y la­var a mano re­du­cen el im­pac­to en­tre 0,2 y 0,8 to­ne­la­das de CO2, muy le­jos de las 58,6 que se con­si­guen te­nien­do me­nos hi­jos. «Las ac­cio­nes que se des­ta­can en es­te es­tu­dio tie­nen mu­cho más po­ten­cial pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción que las es­tra­te­gias co­mún­men­te pro­mo­vi­das, co­mo el re­ci­cla­je in­te­gral o el cam­bio de bom­bi­llas do­més­ti­cas a las de ba­jo con­su­mo», ex­pli­can. De he­cho, es­te úl­ti­mo es uno de los pro­ce­di­mien­tos más co­no­ci­dos y re­pe­ti­dos en los ho­ga­res de to­do el mun­do y sin em­bar­go, uno de los que me­nos ven­ta­jas apor­ta en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Pa­ra ha­cer­se una idea, ac­cio­nes co­mo es­ta y la del re­ci­cla­je son cua­tro ve­ces me­nos efi­ca­ces que la de adop­tar una die­ta ve­ge­ta­ria­na.

TE­NER EL MA­YOR IM­PAC­TO

Los por­ta­vo­ces del es­tu­dio po­nen el fo­co en la edu­ca­ción y en la in­for­ma­ción de la que dis­po­nen los ciu­da­da­nos. De he­cho, gran par­te de sus crí­ti­cas se cen­tran en que los ma­nua­les es­co­la­res de paí­ses co­mo Ca­na­dá y los re­cur­sos gu­ber­na­men­ta­les de la Unión Eu­ro­pea, EE. UU. o de Aus­tra­lia apues­tan por me­di­das de pe­que­ño im­pac­to co­mo las de las bom­bi­llas en vez de ca­mi­nar ha­cia una so­cie­dad di­fe­ren­te y más sen­sa­ta con el pla­ne­ta. «Hay mu­chos fac­to­res que afec­tan el im­pac­to cli­má­ti­co de las elec­cio­nes per­so­na­les, pe­ro nues­tro es­tu­dio iden­ti­fi­ca las ac­cio­nes que mar­can la di­fe­ren­cia. Pa­ra dar un pa­so ade­lan­te en el cli­ma, es ne­ce­sa­rio sa­ber có­mo nues­tras ac­cio­nes pue­den te­ner el ma­yor im­pac­to po­si­ble. Es­ta in­ves­ti­ga­ción ayu­da a la gen­te a es­tar bien in­for­ma­da pa­ra in­ten­tar to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes».

La reali­dad es que el cam­bio cli­má­ti­co se ha con­ver­ti­do es­tos úl­ti­mos años en nues­tro ma­yor desafío y es po­si­ble que com­ba­tir­lo su­pon­ga re­nun­ciar a mu­chas de las co­sas que has­ta aho­ra te­nía­mos muy asu­mi­das. Na­die di­jo que fue­ra fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.