El va­lor de los «be­lie­vers» y el des­pre­cio de los «trolls»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Mónica Val­de­rra­ma

La trans­pa­ren­cia co­li­sio­na con las or­ga­ni­za­cio­nes que tie­nen di­fi­cul­ta­des de ges­tión de la co­mu­ni­ca­ción y la Red no per­do­na la opa­ci­dad. Esas ven­ta­nas vir­tua­les que ca­da vez más em­plea­dos tie­nen de sí mis­mos des­de un in­ge­nuo eti­que­ta­do de

ins­ta­food a los via­jes que alar­dea­mos rea­li­zar, son una in­cer­ti­dum­bre cons­tan­te pa­ra empresas que ve­lan por­que su ima­gen cor­po­ra­ti­va no se des­ven­ci­je. Más allá de una me­te­du­ra de pa­ta tri­vial o que sal­gan a re­lu­cir lagunas por com­por­ta­mien­tos de di­rec­ti­vos o en­tre co­le­gas, el re­nun­ciar a la opor­tu­ni­dad de ser un or­ga­nis­mo pa­ra lu­cir an­te la so­cie­dad no se pue­de des­es­ti­mar. Tam­po­co es viable un con­trol fé­rreo por par­te de la mar­ca de las mi­les de sen­sa­cio­nes que se pro­yec­tan en las re­des so­cia­les. El for­ma­to sec­ta es­tá en de­ca­den­cia mien­tras que los be­lie­vers son los me­jo­res pres­crip­to­res de pro­duc­to po­si­ble. Qui­zás es un tiem­po nue­vo pa­ra un per­fil pro­fe­sio­nal que cohe­sio­ne lo que que­re­mos ser y lo que real­men­te se tras­lu­ce de nues­tras obras.

Des­de el si­glo pa­sa­do, las re­vis­tas de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na y lue­go las in­tra­nets han si­do las vías de con­duc­ción de lo fa­bu­lo­sas que eran las empresas den­tro de ca­sa. An­te si­tua­cio­nes de des­ca­rríos se apli­ca­ba, siem­pre que exis­tía, el plan de co­mu­ni­ca­ción de cri­sis. Lo ex­terno, evi­den­te­men­te, se ha mi­ma­do más. Pa­re­ce que no se te­me un troll co­mo a una bre­ve no­ti­cia en me­dios con­ven­cio­na­les. Cra­so error, pues si com­pa­ra­mos las agen­das y re­le­van­cia en fun­ción de los pú­bli­cos ob­je­ti­vos no­ta­re­mos la di­so­nan­cia en­tre lo que in­tere­sa en In­ter­net y lo que en oca­sio­nes se pu­bli­ca. Es un he­cho que ob­viar la fa­ce­ta on­li­ne pa­sa fac­tu­ra en pres­ti­gio di­rec­ta­men­te.

Hoy cual­quier per­so­na pue­de que­jar­se de su úl­ti­ma com­pra en Twit­ter, col­gar fotos de sus ac­ti­vi­da­des per­so­na­les o ví­deos en di­rec­to que po­drían no ser acon­se­ja­bles por la hue­lla di­gi­tal que de­jan o sim­ple­men­te ga­nar­se an­ti­pa­tías por pu­bli­car con­te­ni­dos que de­no­tan ca­ren­cias o in­clu­so trau­mas. Cier­to que mu­chos op­tan por una vi­da en

off, pe­ro es­ta no es una po­si­bi­li­dad que una en­ti­dad pue­da ba­ra­jar en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les. Se­ría un sui­ci­dio des­de el pun­to de vis­ta de la co­mu­ni­ca­ción.

Si fue­se sim­ple­men­te crear el lo­go, sim­ple­men­te cons­truir esa car­ca­sa que es la web o abrir las cuen­tas y pá­gi­nas per­ti­nen­tes con las fotos ofi­cia­les, no es­ta­ría­mos es­cri­bien­do aho­ra so­bre el te­ma. La uni­dad, la ve­ro­si­mi­li­tud y la construcción de esa mar­ca, el story­te­lling de esa empresa, es un tra­ba­jo de guio­nis­ta, el ar­tí­fi­ce de una obra co­lec­ti­va con unos mim­bres que son el co­no­ci­mien­to pro­fun­do de ese ho­gar. Pa­ra lim­piar­lo si fue­ra el ca­so, va­ciar­lo o re­de­co­rar­lo con el ti­po de equi­pa­mien­to que ne­ce­si­te­mos en fun­ción de una es­tra­te­gia pla­ni­fi­ca­da a lo lar­go del tiem­po. Re­cuer­den que so­mos lo que los de­más ven y si no gus­ta esa per­cep­ción, ha­brá que rein­ven­tar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.