LOS INVENTOS QUE NOS DE­JÓ LA LUNA

No so­lo nos ha­ce so­ñar con otros mun­dos, los hu­ma­nos tam­bién ga­na­mos con la ca­rre­ra es­pa­cial Do­nald Trump pro­me­te re­gre­sar al sa­té­li­te con un anun­cio que hue­le a hu­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Mi­la Mén­dez

La ca­rre­ra es­pa­cial ha si­do la res­pon­sa­ble de inventos que han trans­for­ma­do los há­bi­tos de con­su­mo: el có­di­go de ba­rras, los ter­mó­me­tros, el bel­cro, el GPS...

Del có­di­go de ba­rras a la te­le­me­di­ci­na. Las as­pi­ra­do­ras sin ca­ble, el GPS o el vel­cro no ca­ye­ron del cie­lo

La Her­ma­na Mary no al­can­za­ba a en­ten­der. Con tan­ta mi­se­ria en la Tie­rra, por qué des­ti­nar mi­llo­nes y mi­llo­nes de dó­la­res a ex­plo­ra­cio­nes mar­cia­nas. Su du­da exis­ten­cial po­día pa­re­cer ló­gi­ca. La mon­ja ra­di­ca­da en Zam­bia es­cri­bió en 1970 una car­ta que lle­gó al en­ton­ces di­rec­tor del la­bo­ra­to­rio de cien­cia en el Cen­tro Mars­hall de vue­los es­pa­cia­les de la NASA. La res­pues­ta del doc­tor Ernst Stuh­lin­ger se si­gue uti­li­zan­do hoy co­mo ejem­plo an­te los es­cép­ti­cos con in­da­gar lo que el cie­lo nos de­pa­ra. La úl­ti­ma ocu­rren­cia de Do­nald Trump, que los es­ta­dou­ni­den­ses vuel­van a pi­sar la Luna, un de­cre­to que lan­za sin el co­rres­pon­dien­te res­pal­do pre­su­pues­ta­rio, se­gún los crí­ti­cos con el pre­si­den­te, ha­ce ne­ce­sa­rio re­cu­pe­rar las ra­zo­nes que el fí­si­co es­gri­mió en su ré­pli­ca ti­tu­la­da: «¿Por qué ex­plo­rar el Es­pa­cio?».

Pa­ra em­pe­zar con una ex­pli­ca­ción más mun­da­na, si nin­gu­na de las mi­sio­nes Apo­lo se hu­bie­se ma­te­ria­li­za­do, al des­per­tar­se, de su ca­sa des­apa­re­ce­rían los elec­tro­do­més­ti­cos sin ca­ble, los tu­bos de pas­ta den­tí­fri­ca, los pa­ña­les desecha­bles del be­bé y la sar­tén an­ti­ad­he­ren­te pa­ra pre­pa­rar­se unos hue­vos. La ja­rra pu­ri­fi­can­te de agua, el ter­mó­me­tro di­gi­tal y los ali­men­tos des­hi­dra­ta­dos en el desa­yuno se es­fu­ma­rían. Si tu­vie­se la ma­la suer­te de que una me­cha pren­die­ra en el edi­fi­cio des­en­ca­de­nan­do un in­cen­dio, no ha­bría de­tec­to­res de hu­mo que lo ad­vir­tie­sen a tiem­po ni un GPS lo po­dría guiar has­ta el hos­pi­tal en ca­so de des­co­no­cer el ca­mino. Los bom­be­ros no es­ta­rían pre­pa­ra­dos con los mo­der­nos tra­jes de ma­te­ria­les ig­ní­fu­gos y con po­li­ben­ci­mi­da­zol, en los hos­pi­ta­les no con­ta­rían con mo­ni­to­ri­za­ción ul­tra­só­ni­ca y, si su sa­lud es de­li­ca­da, los mé­di­cos pro­ba­ble­men­te tam­po­co co­no­ce­rían la tec­no­lo­gía que lle­vó al pri­mer co­ra­zón ar­ti­fi­cial. To­do es­to se lo de­be­mos a las es­tre­llas. «Di­vi­do en tres ca­te­go­rías los avan­ces de la in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial. En la pri­me­ra es­tán los que sal­van vi­das: des­de el soft­wa­re de las re­so­nan­cias mag­né­ti­cas nu­clea­res a los sa­té­li­tes me­teo­ro­ló­gi­cos, los mo­ni­to­res car­día­cos o la es­pu­ma de los cas­cos de foam de los ci­clis­tas. En la se­gun­da si­túo a aque­llos inventos que me­jo­ran nues­tro día a día: los run­ners no su­fren tan­to de las ro­di­llas gra­cias a que sus za­pa­ti­llas in­cor­po­ra­ron la tec­no­lo­gía de los tra­jes de los as­tro­nau­tas. Tam­bién te­ne­mos unas ga­fas de sol más re­sis­ten­tes a los ra­ya­zos. Por úl­ti­mo, es­tán las in­ven­cio­nes que aún no se pro­du­je­ron. El cos­mos te ha­ce so­ñar, pen­sar en otros mun­dos, en tec­no­lo­gías pun­te­ras que aún no exis­ten y que tie­nes que desa­rro­llar pa­ra que te pue­dan lle­var a ellos. En de­fi­ni­ti­va, des­pier­ta vo­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas», ar­gu­men­ta el as­tro­fí­si­co y di­vul­ga­dor Bor­ja To­sar.

Vi­si­tar el sa­té­li­te que or­bi­ta nues­tro pla­ne­ta no so­lo per­mi­tió pro­nun­ciar fra­ses co­mo la de «es un pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre, pe­ro un gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad», sino que de­ri­vó en aplicaciones reales en el mun­do co­ti­diano. «Se es­ti­ma que por ca­da dó­lar in­ver­ti­do en in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial se de­vuel­ven tres en for­ma de pa­ten­tes a la so­cie­dad», apun­ta To­sar.

Des­de el lá­ser a las cé­lu­las de ener­gía so­lar, las pi­las mo­der­nas, los in­fra­rro­jos o LEDs, los ter­mó­me­tros au­ra­les, las sú­per pró­te­sis o las téc­ni­cas de de­sin­fec­ción hos­pi­ta­la­ria be­bie­ron de las ideas y pro­yec­tos apli­ca­dos en las agen­cias es­pa­cia­les. Has­ta aho­ra la más pro­lí­fi­ca fue la NASA, pe­ro ha­ce unos años que la chi­na o la in­dia le sa­can ven­ta­ja. Que un as­tro­nau­ta nor­te­ame­ri­cano vuel­va a alu­ni­zar co­mo ins­ta Trump pa­re­ce po­co pro­ba­ble a ojos de los ex­per­tos. «La Luna es­tá le­jí­si­mos», opi­na el as­tro­fí­si­co ga­lle­go, que ra­zo­na: «Cuan­do Ken­nedy ase­gu­ró en 1962 que EE.UU. lo­gra­ría ir a nues­tro sa­té­li­te an­tes de que ter­mi­na­ra la dé­ca­da, acom­pa­ñó la fra­se de un che­que en blan­co. Hoy la NASA no tie­ne una na­ve pa­ra su­bir al es­pa­cio, re­cu­rre a las ru­sas So­yuz». La úl­ti­ma vez que en­via­ron una mi­sión tri­pu­la­da fue­ra de la ór­bi­ta te­rres­tre fue en 1972, en la Apo­lo 17. En las úl­ti­mas tres dé­ca­das to­dos los pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses han ba­ra­ja­do la po­si­bi­li­dad de re­to­mar la ca­rre­ra es­pa­cial. La reali­dad es que «el pre­su­pues­to de la agen­cia es­pa­cial es so­lo el 2 % del que re­ci­be el Ejér­ci­to», ase­gu­ra To­sar. Una mer­ma en la que, in­sis­te, to­dos sa­li­mos per­dien­do. «El res­ca­te ban­ca­rio es­pa­ñol cos­tó unos 100.000 mi­llo­nes de eu­ros. Con eso se­ría su­fi­cien­te pa­ra lle­var de re­gre­so al ser hu­mano a la Luna», po­ne co­mo ejem­plo. Al cien­tí­fi­co le gus­tan las com­pa­ra­cio­nes: «La in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial no re­cla­ma pre­su­pues­tos locos, se pue­den lo­grar gran­des avan­ces con lo que cues­ta cons­truir unos 20 ki­ló­me­tros de au­to­pis­ta. Man­dar una son­da a Plu­tón, la New Ho­ri­zons, cues­ta lo mis­mo que el pre­su­pues­to del Real Ma­drid, es de­cir, 700 mi­llo­nes de eu­ros [el del FC Bar­ce­lo­na as­cien­de a los 897 mi­llo­nes]. ¡Diez años de mi­sión por lo que su­po­ne man­te­ner a un equi­po de Pri­me­ra Di­vi­sión en una so­la tem­po­ra­da!»

Re­gre­san­do al pun­to de partida, a la car­ta de Ernst Stuh­lin­ger, el an­ti­guo car­go de la NASA se re­mon­tó a un he­cho que su­ce­dió, su­pues­ta­men­te, ha­ce cua­tro si­glos. «Es la his­to­ria de un conde ale­mán que, al pa­re­cer, fue me­ce­nas de un in­ven­tor que tra­ba­ja­ba con len­tes de vi­drio que él mis­mo fa­bri­ca­ba. Aso­la­do por las pla­gas, el pue­blo no en­ten­dió la de­ci­sión. La le­yen­da di­ce que de ahí sa­lió el pro­to­ti­po del pri­mer mi­cros­co­pio, tan im­pres­cin­di­ble hoy pa­ra sal­var­nos de las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas», na­rra To­sar. Aun­que cues­te ver­lo, la so­lu­ción a los pro­ble­mas de la Tie­rra se en­cuen­tra mu­chas ve­ces le­jos de nues­tras fron­te­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.