EM­PLEO PÚ­BLI­CO, UN GRAN ES­TÍ­MU­LO LA­BO­RAL

La con­vo­ca­to­ria de 4.900 pla­zas en la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do se su­ma a una ofer­ta de la Xun­ta que es­te año ron­da­rá las 3.400 La ad­mi­nis­tra­ción lo­cal es la que más em­pleo per­dió en Ga­li­cia du­ran­te la cri­sis: 4.583 pues­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - S. Lo­ren­zo

Las ex­pec­ta­ti­vas la­bo­ra­les en las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas (del Es­ta­do y au­to­nó­mi­ca) abren im­por­tan­tes ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el em­pleo en Ga­li­cia. La co­mu­ni­dad, ade­más de be­ne­fi­ciar­se de la re­cien­te con­vo­ca­to­ria de ca­si 5.000 va­can­tes, su­ma es­te año la ofer­ta de 3.400 pla­zas de la Xun­ta.

Los sin­di­ca­tos creen que los pro­ce­sos se­lec­ti­vos da­rán pa­ra po­co más que cu­brir las va­can­tes de los que se ju­bi­lan

La mer­ma del po­der ad­qui­si­ti­vo que acu­mu­la el sec­tor tras los re­cor­tes ini­cia­dos en el 2010 ron­da el 20 %

La cri­sis eco­nó­mi­ca pu­so al fun­cio­na­ria­do en el es­ca­pa­ra­te. No han si­do un co­lec­ti­vo más re­jo­nea­do por los re­cor­tes que cual­quier otro. Pe­ro sí que, por vez pri­me­ra en dé­ca­das, los ajus­tes apli­ca­dos en sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les y re­tri­bu­ti­vas di­lu­ye­ron mu­chas eti­que­tas aso­cia­das al em­pleo pú­bli­co. Y la ima­gen de un sec­tor in­to­ca­ble y con­for­ta­do por el col­chón de un tra­ba­jo es­ta­ble pa­ra la to­da la vi­da se vino aba­jo. Por­que la reali­dad es que, diez años des­pués del ini­cio de la re­ce­sión, las plan­ti­llas to­da­vía no han vuel­to a la po­si­ción de par­ti­da. El ba­lan­ce del Mi­nis­te­rio de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas acre­di­ta que en Ga­li­cia tra­ba­ja­ban en enero del año pa­sa­do 148.143 em­plea­dos pú­bli­cos. Son 3.014 me­nos de los que lo ha­cían en enero del 2008. Es­te agu­je­ro, pro­pi­cia­do por una li­mi­ta­ción en las ta­sas de re­po­si­ción que trae de ca­be­za a los con­ce­llos y que im­pi­de ocu­par con nue­vos con­tra­ta­dos a los que se van ju­bi­lan­do, es­tá sien­do sub­sa­na­do con las con­vo­ca­to­rias de opo­si­cio­nes.

La úl­ti­ma, anun­cia­da es­ta mis­ma se­ma­na, ofer­ta 4.900 pues­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do. Se tra­ta de va­can­tes en dis­tin­tos de­par­ta­men­tos que, ob­via­men­te, tam­bién van a fa­vo­re­cer a Ga­li­cia. Es­tos pro­ce­sos se­lec­ti­vos, a los que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca cal­cu­la que con­cu­rri­rán más de 100.000 as­pi­ran­tes, in­cre­men­tan de for­ma no­ta­ble la ofer­ta de em­pleo del 2017 (2.867 pla­zas) y se su­man a los que tie­ne en mar­cha la Xun­ta, con una ofer­ta que ron­da­rá los 3.400 em­pleos. De es­te mo­do, so­lo en los dos úl­ti­mos años, la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca ha­brá ofer­ta­do ca­si 7.000 em­pleos.

La ma­yor par­te de esas va­can­tes co­rres­pon­den a sanidad, pro­fe­so­ra­do y ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ral, aun­que por aho­ra el úni­co cuer­po que dis­po­ne de pla­zas con­cre­tas es el de edu­ca­ción, don­de se ofer­ta­rán es­te año 1.900 pues­tos.

Con es­tas con­vo­ca­to­rias, la Xun­ta no so­lo neu­tra­li­za los efec­tos de los re­cor­tes, sino que ten­drá una plan­ti­lla de per­so­nal a su ser­vi­cio más am­plia que al ini­cio de la cri­sis. De he­cho, has­ta enero del 2013 tu­vo más tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos que en enero del 2008. La cla­ve es­tá en que la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca en­tró en la re­ce­sión in­cre­men­tan­do sus nó­mi­nas. En­tre el ini­cio del 2008 y enero del 2010, en el pla­zo que va del tra­mo fi­nal de la eta­pa del bi­par­ti­to al re­torno del PP al Go­bierno, in­cor­po­ró a 4.332 em­plea­dos, siempre de acuer­do con los da­tos que Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas com­pi­la en un ba­lan­ce que ac­tua­li­za con pe­rio­di­ci­dad se­mes­tral. A par­tir de enero del 2010 co­men­zó la po­da. En dos años, la Xun­ta re­ba­jó su plan­tel en 3.476 per­so­nas, equi­va­len­tes a más de las tres cuar­tas par­tes de las que ha­bía in­cor­po­ra­do du­ran­te el pri­mer bie­nio de la cri­sis. En enero del 2017 (por uti­li­zar da­tos que per­mi­ten una com­pa­ra­ti­va ho­mo­gé­nea), la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca so­lo con­ta­ba con 590 em­plea­dos me­nos que nue­ve años an­tes.

Pe­ro la Xun­ta no ha si­do la que más ha pu­li­do su plan­ti­lla. Pa­ra nada. Sus tra­ba­ja­do­res sí han su­fri­do con más ri­gor unos ajus­tes re­tri- bu­ti­vos de los que po­co a po­co co­mien­zan a re­cu­pe­rar­se. Por­que la tijera, en lo que a em­plea­dos se re­fie­re, se ha con­cen­tra­do en Ga­li­cia en el ám­bi­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­ta­tal y lo­cal. La pri­me­ra te­nía en enero del año pa­sa­do 1.692 tra­ba­ja­do­res me­nos a su ser­vi­cio en es­ta co­mu­ni­dad que en el mis­mo mes del 2008. La san­gría ha si­do to­da­vía ma­yor en con­ce­llos y dipu­tacio­nes. De 31.214 em­plea­dos cuan­do la eco­no­mía ini­ció la des­ace­le­ra­ción que lle­va­ría a la re­ce­sión pa­só a 26.631 a prin­ci­pios del 2017. Son 4.583 los pues­tos de tra­ba­jo que han vo­la­do en las cua­tro pro­vin­cias du­ran­te es­tos años en los que, es­pe­cial­men­te los ayun­ta­mien­tos, vie­nen que­ján­do­se, has­ta aho­ra sin éxi­to, de las con­se­cuen­cias de las li­mi­ta­cio­nes apli­ca­das en las ta­sas de re­po­si­ción.

Con to­do, los pro­ce­sos se­lec­ti­vos en mar­cha apor­ta­rán oxí­geno a las plan­ti­llas, pe­ro no tan­to. So­lo en la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do, unos 4.000 em­plea­dos al­can­zan es­te año la edad de ju­bi­la­ción, por lo que las opo­si­cio­nes per­mi­ti­rán po­co más que cu­brir los pues­tos que aque­llos han de­ja­do li­bres. Es­ta es una de las ob­je­cio­nes con las que los sin­di­ca­tos re­la­ti­vi­zan el al­can­ce real de las con­vo­ca­to­rias. Pe­ro hay más. Pe­se a las me­jo­ras sa­la­ria­les que es­tán per­mi­tien­do a los em­plea­dos pú­bli­cos re­cu­pe­rar las re­tri­bu­cio­nes que te­nían an­tes de la cri­sis, po­co a po­co y en Ga­li­cia con dis­tin­tas ve­lo­ci­da­des en las ad­mi­nis­tra­cio­nes del Es­ta­do y au­to­nó­mi­ca, las cen­tra­les ad­vier­ten que el es­ce­na­rio ac­tual si­gue muy ale­ja­do de las con­di­cio­nes que te­nían an­tes de apli­car los ajus­tes.

Des­de que Za­pa­te­ro apli­có por vez pri­me­ra la tijera en ju­nio del 2010, con un re­cor­te en las nó­mi­nas del 5 % al que die­ron con­ti­nui­dad des­pués tan­to la Xun­ta co­mo el Go­bierno de Ra­joy, el fun­cio­na­ria­do ha su­fri­do una fuer­te mer­ma en su po­der ad­qui­si­ti­vo. Es cier­to que el per­so­nal de las ad­mi­nis­tra­cio­nes ha vis­to en los úl­ti­mos dos años có­mo sus nó­mi­nas cre­cían. En el ca­so de los tra­ba­ja­do­res de la Xun­ta, des­de el 2017 per­ci­ben sus pa­gas ex­tra­or­di­na­rias ín­te­gras, des­pués de su­frir un re­cor­te del 40 % en­tre mar­zo del 2013 y el 2016. Pe­ro lo que los em­plea­dos pú­bli­cos han per­di­do du­ran­te los ajus­tes nun­ca lo re­cu­pe­ra­rán. El sin­di­ca­to CSIF, que se ha mo­vi­li­za­do es­ta se­ma­na en las cua­tro pro­vin­cias ga­lle­gas, cal­cu­la en un 20 % el agu­je­ro abier­to en el po­der ad­qui­si­ti­vo des­de el 2010. Ade­más de re­cla­mar su re­cu­pe­ra­ción, pi­de, en­tre otras me­jo­ras, una ofer­ta pú­bli­ca de em­pleo que per­mi­ta avan­zar en la crea­ción de los 163.000 pues­tos de tra­ba­jo la­mi­na­dos du­ran­te la cri­sis en el con­jun­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes en Es­pa­ña.

Los pro­ce­sos se­lec­ti­vos lle­va­rán oxí­geno a unas plan­ti­llas que en ad­mi­nis­tra­cio­nes co­mo la lo­cal han que­da­do to­ca­das por los ajus­tes, que im­pi­die­ron in­clu­so cu­brir va­can­tes crea­das por las ju­bi­la­cio­nes, pe­ro la vuel­ta a la nor­ma­li­dad pre­ci­sa­rá de nue­vos con­vo­ca­to­rias y con más pla­zas en los pró­xi­mos años.-

| PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Asis­ten­tes a las opo­si­cio­nes pa­ra fun­cio­na­rios del ser­vi­cio de edu­ca­ción de la Xun­ta el pa­sa­do ju­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.