El atrac­ti­vo de in­ver­tir en Ga­li­cia

Las ex­pec­ta­ti­vas sur­gi­das en Ga­li­cia pa­ra la in­ver­sión, des­pués de que ha­ya si­do una de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que me­jor ha sa­li­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca, se re­fle­jan en el atrac­ti­vo que ha des­per­ta­do pa­ra los fon­dos de in­ver­sión. Se tra­ta de un te­rrit

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Pe­la­yo No­voa

Des­pués de rea­li­zar gran­des es­fuer­zos pa­ra sa­lir de la cri­sis eco­nó­mi­ca, Ga­li­cia ha de­mos­tra­do ser una de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que me­jor ha re­sur­gi­do de la de­ba­cle fi­nan­cie­ra y hoy es la quin­ta re­gión me­nos en­deu­da­da del país. Ade­más, Ga­li­cia man­tie­ne un buen rit­mo de cre­ci­mien­to, con su Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) avan­zan­do a rit­mos del 3 % en ta­sa in­ter­anual des­de el 2015. Aun­que con me­nor in­ten­si­dad, es­te 2018 Ga­li­cia vol­ve­rá a cre­cer li­ge­ra­men­te por en­ci­ma del con­jun­to del país, con un in­cre­men­to del PIB pre­vis­to del 2,6 % (fren­te a un 2,4 % pa­ra to­da Es­pa­ña).

Es­ta con­tun­de nte sa­li­da de la cri­sis se de­be en gran me­di­da a su po­ten­te sec­tor in­dus­trial y a su privilegiada ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, que han fa­ci­li­ta­do que la eco­no­mía ga­lle­ga se be­ne­fi­cie del ti­rón de las ex­por­ta­cio­nes que tam­bién vi­ve Es­pa­ña.

Así pues, con es­ta es­ti­mu­lan­te co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, Ga­li­cia des­per­tó el in­te­rés de los fon­dos de pri­va­te equity y ca­pi­tal ries­go, que pa­sa­ron de in­ver­tir 15 mi­llo­nes de eu­ros en el 2014 a 267 mi­llo­nes en el 2016, si­tuan­do a la re­gión en el Top 5 de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas por vo­lu­men de ope­ra­cio­nes, so­lo por de­trás de Madrid, Ba­lea­res y Ca­ta­lu­ña, se­gún el ran­king de inversiones del pri­va­te equity y ven­tu­re ca­pi­tal en Es­pa­ña que ela­bo­ra la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ca­pi­tal, Cre­ci­mien­to e In­ver­sión (As­cri). Un ape­ti­to in­ver­sor que se ha man­te­ni­do des­de en­ton­ces y que, se­gún el re­cien­te es­tu­dio que he­mos rea­li­za­do en BDO, ti­tu­la­do Re­tos y Pers­pec­ti­vas de In­ver­sión en Ga­li­cia pa­ra 2018, con­ti­nua­rá. Prue­ba de ello es que ca­si el 95 % de las fir­mas que ha par­ti­ci­pa­do en el mis­mo afir­ma que se plan­tea in­ver­tir en Ga­li­cia a cor­to-me­dio pla­zo.

El te­ji­do em­pre­sa­rial gallego se ca­rac­te­ri­za por su di­ver­si­dad, con sec­to­res pun­te­ros ya con­so­li­da­dos, co­mo el tex­til o la au­to­mo­ción, y con va­rios muy es­pe­cia­li­za­dos y con ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, aun con re­co­rri­do y/o por ex­plo­tar co­mo el pes­que­ro, con­ser­ve­ro, lác­teo o fo­res­tal. No obs­tan­te, las em­pre­sas ga­lle­gas tie­nen una di­men­sión re­du­ci­da que las li­mi­ta pa­ra com­pe­tir en un mer­ca­do ca­da vez más com­ple­jo y glo­ba­li­za­do. So­lo 611 com­pa­ñías, de un to­tal de 197.538 que com­po­nen el te­ji­do em­pre­sa­rial gallego, su­pe­ran los 20 mi­llo­nes de eu­ros de fac­tu­ra­ción, que en el ca­so de unas ven­tas su­pe­rio­res a 100 mi­llo­nes de eu­ros, se re­du­cen a 86. Por ello es cla­ve es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to de las em­pre­sas, por­que ge­ne­ral­men­te las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas no tie­nen múscu­lo su­fi­cien­te pa­ra in­ter­na­cio­na­li­zar­se, atraer ta­len­to e in­no­var, atri­bu­tos ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do ac­tual.

Aun­que no hay que des­pre­ciar el cre­ci­mien­to or­gá­ni­co, un ca­mino más rá­pi­do pa­ra ga­nar ta­ma­ño (no exen­to de ries­gos), pue­de ser la ad­qui­si­ción de em­pre­sas con análo­ga o com­ple­men­ta­ria ac­ti­vi­dad. La ato­mi­za­ción de mu­chos de los sec­to­res in­dus­tria­les ga­lle­gos, uni­do al ca­rác­ter fa­mi­liar de las em­pre­sas (un 97 % de las em­pre­sas ga­lle­gas lo son), in­di­can que la con­cen­tra­ción sec­to­rial es una pa­lan­ca que los em­pre­sa­rios no de­ben des­pre­ciar pa­ra crear va­lor ga­nan­do ta­ma­ño.

En es­te sen­ti­do, los em­pre­sa­rios pue­den en­con­trar en el pri­va­te equity un buen alia­do pa­ra con­se­guir au­men­tar el ta­ma­ño de sus em­pre­sas. El sec­tor del pri­va­te equity se en­cuen­tra en muy buen mo­men­to des­pués de años de ato­nía, pues se­gún AS­CRI, so­lo en el 2017, los ges­to­res de fon­dos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les han cap­ta­do ca­pi­tal por 5.466 mi­llo­nes de eu­ros que de­ben ser in­ver­ti­dos en Es­pa­ña en los pró­xi­mos años. Es­ta dis­po­ni­bi­li­dad de fon­dos, jun­to a la abun­dan­cia de li­qui­dez de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca en Ga­li­cia y la me­jo­ra de los fun­da­men­ta­les de sus em­pre­sas van a su­po­ner que se man­ten­ga, o in­clu­so au­men­te, el ape­ti­to in­ver­sor en em­pre­sas ga­lle­gas.

Sin em­bar­go, exis­ten obs­tácu­los a la lle­ga­da de ca­pi­tal fo­rá­neo. En opi­nión de los res­pon­sa­bles del pri­va­te equity se tra­ta, de un lado, del ca­rác­ter con­ser­va­dor del em­pre­sa­rio, que le lle­va a ser rea­cio a la par­ti­ci­pa­ción de un ter­ce­ro en su em­pre­sa. Al­go que se in­ten­si­fi­ca en la re­gión, ya que la ma­yo­ría de las em­pre­sas en Ga­li­cia son familiares lo que, por na­tu­ra­le­za, les ha­ce mi­rar con cier­to re­ce­lo a cual­quier en­ti­dad aje­na al ne­go­cio fa­mi­liar. En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te edu­car a las com­pa­ñías so­bre el rol del sec­tor fi­nan­cie­ro co­mo pa­lan­ca de cre­ci­mien­to, in­ter­na­cio­na­li­za­ción y pro­fe­sio­na­li­za­ción, y so­bre la ayu­da que su­po­ne ir de la mano de una en­ti­dad con ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra pa­ra ga­nar di­men­sión.

Aun­que es cier­to que el ca­rác­ter fa­mi­liar de la em­pre­sa ga­lle­ga ra­len­ti­za el pla­zo de rea­li­za­ción de es­te ti­po de opor­tu­ni­da­des cor­po­ra­ti­vas, es­te he­cho no es im­pe­di­men­to si real­men­te hay in­te­rés mu­tuo y am­bas par­tes es­tán de­bi­da­men­te ase­so­ra­das des­de el pun­to de vis­ta es­tra­té­gi­co y el em­pre­sa­rio tie­ne el co­no­ci­mien­to de lo que es­te ti­po de in­ver­so­res pue­de real­men­te apor­tar­le, y có­mo ne­go­ciar con ellos.

En nues­tra opi­nión, la ato­mi­za­ción exis­ten­te en sec­to­res tra­di­cio­na­les ga­lle­gos con ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to, (pes­ca, con­ser­va, lác­teo —el seg­men­to agroa­li­men­ta­rio en ge­ne­ral–, el tex­til, la pie­dra na­tu­ral,...) en los que hay em­pre­sas bien li­de­ra­das, in­no­va­do­ras, po­co en­deu­da­das y con un his­to­rial re­cien­te de cre­ci­mien­to, va a fa­vo­re­cer el in­te­rés de los fon­dos de pri­va­te equity en li­de­rar pro­ce­sos de con­cen­tra­ción sec­to­rial.

Es un buen mo­men­to pa­ra que la em­pre­sa ga­lle­ga uti­li­ce es­ta pa­lan­ca de cre­ci­mien­to pa­ra ga­nar di­men­sión y me­jo­rar su com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do.

PE­LA­YO NO­VOA es so­cio di­rec­tor de BDO Ga­li­cia

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.