LAS MU­JE­RES DAN LA ES­PAL­DA A LOS EM­PLEOS DEL FU­TU­RO

LA VI­GEN­CIA DE AL­GU­NOS ES­TE­REO­TI­POS HA ALE­JA­DO A LAS GA­LLE­GAS DE LAS CA­RRE­RAS TÉC­NI­CAS PE­SE A QUE EU­RO­PA VA A GE­NE­RAR CIEN­TOS DE MI­LES DE PUES­TOS DE TRA­BA­JO EN LOS PRÓ­XI­MOS AÑOS VIN­CU­LA­DOS A LAS TIC. SU PRE­SEN­CIA EN ES­TAS TI­TU­LA­CIO­NES HA DES­CEN­DI­DO UN 12

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Mila Mén­dez

Las pro­fe­sio­na­les del mun­do de las tec­no­lo­gías y la co­mu­ni­ca­ción han de­ci­di­do to­mar car­tas en el asun­to. Es cier­to que si­guen sien­do un gru­po re­du­ci­do, pe­ro aho­ra re­cla­man ser más vi­si­bles. Dar la ca­ra, mos­trar su tra­ba­jo, las po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les que se les pre­sen­tan. Todo lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra in­ver­tir una ten­den­cia de la que aler­ta has­ta la ODCE. Hoy se ce­le­bra el Día Internacional de la Mu­jer y la Ni­ña en la Cien­cia, pe­ro lo cier­to es que las chi­cas que se ani­man a estudiar una ca­rre­ra re­la­cio­na­da con las cien­cias, la tec­no­lo­gía, la in­ge­nie­ría o las ma­te­má­ti­cas es­tán en nú­me­ro ro­jos. En Ga­li­cia, so­lo el 24,5 % del to­tal de alum­nos ma­tri­cu­la­dos en ti­tu­la­cio­nes téc­ni­cas, las co­no­ci­das por el acró­ni­mo Stem, son mu­je­res. Lo más preo­cu­pan­te pa­ra las pro­fe­sio­na­les ac­tua­les es que cuan­do ellas es­tu­dia­ban es­ta pro­por­ción era ma­yor. En el cur­so 2005/2006, el 36,4 % eran chi­cas.

EL ES­TE­REO­TI­PO FRI­KI

Si se ana­li­za el ca­so de ti­tu­la­cio­nes con­cre­tas co­mo In­ge­nie­ría In­for­má­ti­ca, es­ta ci­fra aún es más dra­má­ti­ca: so­lo un 12 %. «Cuan­do yo es­tu­dia­ba éra­mos so­bre un 25 % las chi­cas en cla­se», des­ta­ca Su­sa­na Ladra. Es­ta pro­fe­so­ra de la fa­cul­tad co­ru­ñe­sa es una de las im­pul­so­ras de la Aso­cia­ción de Mu­lle­res In­ves­ti­ga­do­ras e Tec­nó­lo­gas de Ga­li­cia. «Es ne­ce­sa­rio trans­mi­tir a la so­cie­dad lo que ha­ce un in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co. Yo siem­pre lo ex­pli­co de una for­ma muy sim­ple: en­ten­der los pro­ble­mas de las per­so­nas y di­se­ñar sis­te­mas com­ple­jos ca­pa­ces de so­lu­cio­nár­se­los. ¿Quién no que­rría de­di­car­se a ello? Y son ne­ce­sa­rias mu­chas ha­bi­li­da­des so­cia­les, en con­tra del es­te­reo­ti­po fri­ki que siem­pre nos per­si­gue. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de ha­blar con gen­te muy di­ver­sa, en­ten­der sus ne­ce­si­da­des y tra­ba­jar en equi­po. Es una pro­fe­sión fas­ci­nan­te, útil pa­ra la so­cie­dad y pro­ta­go­nis­ta en pri­me­ra per­so­na de to­dos los cam­bios que se ave­ci­nan», sub­ra­ya la in­for­má­ti­ca.

Pu­bli­ci­tar­se me­jor. Ahí pue­de es­tar uno de los se­cre­tos. «Ne­ce­si­ta­mos se­ries nas que os in­for­má­ti­cos se­xan gua­pos», di­ce con iro­nía, pe­ro no del todo en bro­ma, Nie­ves R. Bri­sa­boa, doc­to­ra en Compu­tación y psi­có­lo­ga. Tra­ba­ja pa­ra el Ces­ga, el Cen­tro de Su­per­compu­tación de Ga­li­cia. Está in­vo­lu­cra­da en ini­cia­ti­vas co­mo ICT-Go-Girls!, des­ti­na­da a

los ins­ti­tu­tos. Un pro­yec­to eu­ro­peo que bus­ca acer­car las TIC a las más pe­que­ñas. «A fa­se crítica co­me­za en reali­da­de an­tes da se­cun­da­ria. É a fi­nais da pri­ma­ria. As ra­pa­zas te­ñen un­ha pre­dis­po­si­ción a que­rer de­di­car­se a pro­fe­sións nas que sin­tan que van apor­tar un be­ne­fi­cio á so­cie­da­de. Se sa­be­mos is­to, en vez de li­mi­tar­nos a xo­gar con ro­bots, po­de­mos en­si­nar­lles o que po­de con­se­guir un bra­zo ro­bó­ti­co. A apor­ta­ción, non só a di­ver­sión do ca­cha­rri­ño».

EL TRA­BA­JO DEL FU­TU­RO

En es­ta lí­nea tam­bién tra­ba­ja Car­men F. Mo­ran­te, de­ca­na de Cien­cias da Edu­ca­ción en la USC. «Hay una vi­sión so­cial so­bre esas pro­fe­sio­nes que no ayu­da: un sec­tor muy ce­rra­do en sí mis­mo, ais­la­do, de po­ca di­men­sión so­cial. Es­to cho­ca con lo que es la cultura y el per­fil fe­me­nino, más prác­ti­co y vol­ca­do a la apor­ta­ción de co­sas». Por eso, de­fien­de que hay que es­for­zar­se en dar­le pro­ta­go­nis­mo a las mu­je­res que ya li­de­ran o tra­ba­jan en pro­yec­tos de éxi­to. «Es el ni­cho la­bo­ral que se­rá cla­ve en el fu­tu­ro. La UE lan­zó una pro­yec­ción so­cial en la que ha­bla de cien­tos de mi­les de pues­tos de tra­ba­jo en las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Se pue­de crear una bre­cha la­bo­ral in­men­sa. Las mu­je­res no van a es­tar ahí don­de tie­nen más po­si­bi­li­da­des de en­con­trar un tra­ba­jo».

¿VO­CA­CIO­NES DE MU­JER?

La co­mu­ni­dad fe­me­ni­na ga­lle­ga ha co­men­za­do a to­mar par­ti­do con gru­pos co­mo Gal­sTech, del que for­ma par­te la in­fluen­cer de Goo­gle Ana Ci­dre. «Sa­be­mos que exis­ten mu­chas vo­ca­cio­nes en­tre esas ni­ñas y que­re­mos con­se­guir que las per­si­gan. Lo veo cuan­do voy a los co­le­gios. No po­de­mos per­mi­tir­nos el lu­jo de per­der ese ta­len­to fe­me­nino», con­clu­ye la do­cen­te de la UDC Su­sa­na Ladra.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.