A ORI­LLAS DE LA CI­FRA So­bre el sus­to bur­sá­til

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XOSÉ CAR­LOS ARIAS

No pa­re­ce que la sú­bi­ta caí­da pro­du­ci­da es­ta se­ma­na en las bol­sas va­ya más allá de un sus­to, que no de­bie­ra te­ner con­ti­nui­dad. Eso sí, es más que un me­ro ajus­te an­te el fuer­te cre­ci­mien­to pre­vio de los va­lo­res bur­sá­ti­les, ma­yor que el de la economía y los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les. Afir­man los ana­lis­tas del mer­ca­do que es­ta vez el so­bre­sal­to en Wall Street fue pro­vo­ca­do por la apa­ri­ción de al­gu­nos da­tos no pre­vis­tos (po­si­ti­vos, de ma­yor cre­ci­mien­to de em­pleo) que avi­va­ron las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción a cor­to pla­zo. Los so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas de transac­ción —al­ta­men­te me­ca­ni­za­dos— ha­brían so­bre­rreac­cio­na­do an­te esos da­tos, ge­ne­ran­do una co­rrien­te de ven­tas y, en po­cos mi­nu­tos, un au­tén­ti­co efec­to de ma­na­da que se tras­la­dó al res­to del mun­do. Todo ello con el te­lón de fon­do de una pre­vi­sión de au­men­to de los ti­pos de in­te­rés más rá­pi­da de lo que an­tes se sos­pe­cha­ba.

De­jan­do atrás las cues­tio­nes cir­cuns­tan­cia­les, es­te pe­que­ño crash da pie pa­ra ha­cer al­gu­nas re­fle­xio­nes de ma­yor ca­la­do. Des­ta­ca­re­mos tres. La pri­me­ra se re­fie­re a la im­pre­sión idea­li­za­da que se ha ido im­po­nien­do en los úl­ti­mos me­ses so­bre la evo­lu­ción y pers­pec­ti­vas de la economía internacional. Sin du­da la co­yun­tu­ra es bue­na, pues ca­si to­das las gran­des eco­no­mías es­tán cre­cien­do a buen rit­mo, pe­ro son mu­chos los ras­gos de fon­do que si­guen apun­tan­do a im­por­tan­tes des­equi­li­brios; la al­ta vo­la­ti­li­dad, el re­pen­tino re­torno de una cier­ta his­te­ria, traen con­si­go el re­cuer­do inopi­na­do de tras­tor­nos no del todo re­suel­tos. En­tre ellos hay dos que des­ta­can: la per­ma­nen­cia de ni­ve­les de deu­da des­me­su­ra­dos en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les; y la ne­ce­si­dad de un cam­bio de orien­ta­ción de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias por par­te de unos ban­cos cen­tra­les en si­tua­ción «al bor­de de lo des­co­no­ci­do» (con sus ba­lan­ces en ni­ve­les an­tes nun­ca vis­tos).

Es­to nos lle­va al se­gun­do pun­to. El re­torno a una cier­ta nor­ma­li­dad mo­ne­ta­ria lle­va­rá a una subida de los ti­pos de in­te­rés, se­gún es­tán an­ti­ci­pan­do des­de ha­ce va­rias se­ma­nas los mer­ca­dos. En Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa es muy pro­ba­ble que en el pró­xi­mo año y me­dio se si­túen un pun­to por en­ci­ma de su ni­vel ac­tual. La cues­tión im­por­tan­te es si es­ta­mos an­te una fir­me ten­den­cia al al­za de los ti­pos en una pers­pec­ti­va de lar­go pla­zo; un asun­to de no­ta­ble in­te­rés, pues en­tre otras co­sas una si­tua­ción así com­pli­ca­ría mu­cho el pa­go de la enor­me deu­da acu­mu­la­da en paí­ses co­mo el nues­tro. Pues bien, no pa­re­ce que ese sea el es­ce­na­rio más fac­ti­ble. De he­cho, en el que qui­zá sea el do­cu­men­to re­cien­te que me­jor car­to­gra­fía las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias pre­sen­tes y fu­tu­ras —Ret­hin­king Ma­croe­co­no­mic Po­licy, 2017, coor­di­na­do por O. Blan­chard y L. Summers— se apues­ta por un pa­no­ra­ma de ti­pos re­du­ci­dos, neu­tros, ope­ran­do por de­ba­jo de las ta­sas, tam­po­co muy ele­va­das, de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. La subida de los ti­pos ten­dría, en esa bien ar­gu­men­ta­da vi­sión, un re­co­rri­do li­mi­ta­do.

La ter­ce­ra re­fle­xión par­te del men­cio­na­do pro­ta­go­nis­mo que han te­ni­do en las caí­das bur­sá­ti­les los pro­ce­di­mien­tos ope­ra­ti­vos de al­ta fre­cuen­cia (high-fre­cuency tra­ding). Y es que se cons­ta­ta una vez más que unos mer­ca­dos tan sen­si­bles co­mo las bol­sas vie­nen go­ber­na­dos, no por de­ci­sio­nes hu­ma­nas, sino por má­qui­nas po­ten­tes que pro­ce­san in­for­ma­ción a la ve­lo­ci­dad de la luz (ha­bla­mos ca­da vez más de na­no­se­gun­dos). A me­di­da que ha ido co­bran­do fuer­za es­ta ope­ra­ti­va, se han he­cho más fre­cuen­tes los epi­so­dios de mi­ni­co­lap­so sú­bi­to (caí­das fuer­tes, y brus­cas, a las que si­guen re­cu­pe­ra­cio­nes). El más im­por­tan­te y ame­na­za­dor fue el ya fa­mo­so flash­crash de ma­yo del 2010. Con ese tras­fon­do, el de es­ta se­ma­na pa­re­ce un nue­vo avi­so de que aca­so no está le­jano un sus­to que, esa vez sí, se­rá di­fí­cil de ol­vi­dar.

| JUS­TIN LA­NE

El des­plo­me de las bol­sas ge­ne­ró es­ce­nas de ten­sión en par­qués co­mo el de Wall Street.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.