«Mi téc­ni­ca es­tá cam­bian­do el mun­do y lo que ha­go es en­se­ñar, com­par­tir­la»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Die­go Gon­zá­lez Ri­vas no sa­be en cuán­tos paí­ses ha es­ta­do des­de que co­men­zó el año. Cuan­do ha­bla­mos con él es­tá en Nue­va Ze­lan­da, pe­ro prepara ya las ma­le­tas ha­cia Ro­ma. «Vi­vo en el mun­do». Y en ho­te­les, hos­pi­ta­les y avio­nes des­de que en el 2010 em­pe­za­se a im­plan­tar la téc­ni­ca Uni­por­tal VATS, con la que ope­ra el pul­món con una so­la in­ci­sión. Una téc­ni­ca ja­más rea­li­za­da y por la que le re­quie­ren en to­do el mun­do. «Ca­da vez tie­ne más ti­rón y va a se­guir cre­cien­do. Mi vi­da es dar cur­sos por to­dos los con­ti­nen­tes. La re­vo­lu­ción no ha si­do so­lo la téc­ni­ca, sino el im­pac­to y la di­fu­sión en tan po­co tiem­po. He ope­ra­do en más de 50 paí­ses. So­lo en Chi­na, en 50 ciu­da­des y más de 85 hos­pi­ta­les». Don­de más tiem­po pa­sa es­te ci­ru­jano, co­ru­ñés del 74, es en Shan­gái. Y eso que va sie­te ve­ces al año. Allí, en el Shan­gái Pul­mo­nary Hos­pi­tal, di­ri­ge el pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to. «Es el cen­tro to­rá­ci­co más gran­de del mun­do. Me per­mi­te evo­lu­cio­nar a ni­vel mun­dial. Allí ha­go 70 ci­ru­gías al día, 805 so­lo en el 2017». Que le lla­men de to­do el mun­do pa­ra en­se­ñar su téc­ni­ca no im­pi­de que si­ga li­ga­do a Galicia. Es ci­ru­jano del CHUAC, pe­ro creó en los hos­pi­ta­les Mo­de­lo, Qui­rón y San Rafael, tam­bién en A Co­ru­ña, la Uni­dad de Ci­ru­gía To­rá­ci­ca Mí­ni­ma­men­te In­va­si­va. «Re­ci­bi­mos a pa­cien­tes de to­do el mun­do, Ru­sia, Ara­bia Sau­dí o Reino Uni­do. Ope­ra­mos ca­sos muy com­pli­ca­dos», ex­pli­ca. Son ope­ra­cio­nes en mo­men­tos pun­tua­les: de­di­car­se a en­se­ñar su téc­ni­ca im­pli­ca no po­der es­ta­ble­cer­se en Galicia. «Si me que­da­se en A Co­ru­ña, ga­na­ría más di­ne­ro, pe­ro no quie­ro ser el me­jor en algo, he de­ci­di­do com­par­tir­lo. An­tes na­die se preo­cu­pa­ba por en­se­ñar a otros ci­ru­ja­nos. Yo no bus­co ser úni­co y ex­clu­si­vo. La téc­ni­ca se mo­ri­ría con­mi­go», re­la­ta. Si se que­da­se en Galicia ope­ra­ría dos ca­sos al día. En Shan­gái ope­ra más de 70 y a eso hay que su­mar­le sus cons­tan­tes for­ma­cio­nes en hos­pi­ta­les de to­do el glo­bo. «Aquí en Nue­va Ze­lan­da es­tán en­tu­sias­ma­dos. Na­die ha­bía ido a en­se­ñar­les. Y es­to me su­ce­de en mu­chos paí­ses. Sa­cri­fi­co mi vi­da, pe­ro dis­fru­to. To­da esa gen­te, mis alum­nos, de­be­rían ser me­jo­res que yo», in­sis­te. Le pre­gun­ta­mos si ope­ra a la car­ta. Si le han lla­ma­do de al­gún hos­pi­tal pa­ra ope­rar a al­gún pa­cien­te con­cre­to. «Sí, pe­ro no os pue­do dar nom­bres. Son per­so­nas muy im­por­tan­tes y eso es un se­cre­to». Una pla­ta­for­ma en In­ter­net pide pa­ra él el pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias. Le aca­ban de pe­dir do­cu­men­ta­ción por­que creen que po­dría en­trar en el Guin­ness co­mo el ci­ru­jano que más ha ope­ra­do en el mun­do. Apa­re­ce tam­bién en las lis­tas de los me­jo­res. «Eso es­tá muy bien, pe­ro le doy la im­por­tan­cia jus­ta. Lo que quie­ro es evo­lu­cio­nar mi téc­ni­ca ca­da día. Se pue­de me­jo­rar y no me gus­ta es­tar en mi zo­na de con­fort. Mi in­tui­ción se ha cum­pli­do. Mi téc­ni­ca es­tá cam­bian­do el mun­do. Eso es lo que im­por­ta». ¿Crees que te va­lo­ran más fue­ra?, le pre­gun­ta­mos. «Es­tá cla­ro que en otros paí­ses se no­ta más. En Es­pa­ña tam­bién, pe­ro so­mos di­fe­ren­tes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.