LOS GRAN­DES ERRO­RES EM­PRE­SA­RIA­LES DE LA HIS­TO­RIA

Son los gran­des erro­res em­pre­sa­ria­les de la his­to­ria: cuan­do Sony re­nun­ció a la Mar­vel, el in­ven­tor de la Co­ca-Co­la mal­ven­dió su in­ven­to o Ko­dak de­jó en un ca­jón la cá­ma­ra di­gi­tal...

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ga­briel Le­mos

«EL CREA­DOR MAL­VEN­DIÓ SU IN­VEN­TO POR­QUE NO CREÍA EN ÉL»

«SONY RE­CHA­ZA A MAR­VEL POR 20 MI­LLO­NES»

To­do es fá­cil de ana­li­zar cuan­do se mi­ra por el re­tro­vi­sor de la his­to­ria. ¿Quién en su sano jui­cio ha­bría de­ja­do es­ca­par hoy la opor­tu­ni­dad de pu­bli­car el pri­mer li­bro de Harry Pot­ter, sa­bien­do to­do lo que mo­ve­ría el uni­ver­so del pe­que­ño ma­go in­glés? ¿Se ima­gi­na te­ner el pro­to­ti­po de la pri­me­ra cá­ma­ra di­gi­tal, ya en los años 70, y de­jar­la en un ca­jón por el em­pe­ño en se­guir ven­dien­do ca­rre­tes? Ape­nas dos ejem­plos de có­mo una ma­la de­ci­sión pue­de cos­tar una for­tu­na e, in­clu­so, lle­var a la quie­bra al em­pre­sa­rio que no tie­ne la in­tui­ción ne­ce­sa­ria. Pe­ro la lis­ta de gran­des pa­ti­na­zos es mu­cho más ex­ten­sa. Aquí re­pa­sa­mos al­guno de los más so­na­dos.

1 Sony so­lo que­ría a Spi­der­man y re­cha­zó lle­var al ci­ne al res­to de su­per­hé­roes de Mar­vel, que aho­ra arra­san en las salas

Qui­zás no es el más san­gran­te en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, por­que Sony pre­sen­ta año tras año unos re­sul­ta­dos en­vi­dia­bles (3.700 mi­llo­nes de be­ne­fi­cio en­tre abril y di­ciem­bre del 2017), pe­ro se­gu­ro que en el gi­gan­te ni­pón to­da­vía hay quien se arre­pien­te de no ha­ber apos­ta­do por el uni­ver­so de su­per­hé­roes de Mar­vel cuan­do tu­vie­ron la oca­sión. En 1998, la edi­to­rial aca­ba­ba de sa­lir de la ban­ca­rro­ta y ne­go­cia­ba la ce­sión de los de­re­chos de sus per­so­na­jes pa­ra que otros es­tu­dios pro­du­je­sen las pe­lí­cu­las. Sony so­lo te­nía in­te­rés en Spi­der­man, pe­ro mien­tras ne­go­cia­ban los eje­cu­ti­vos de Mar­vel les pu­sie­ron una ofer­ta so­bre la me­sa: ha­cer­se con los de­re­chos de to­dos sus per­so­na­jes por so­lo 25 mi­llo­nes de dó­la­res (ape­nas 20 mi­llo­nes de eu­ros). Yair Lan­dau, el ne­go­cia­dor del con­glo­me­ra­do ja­po­nés, tras­la­dó la ofer­ta a sus je­fes, que la re­cha­za­ron sin ape­nas pen­sar­lo. «A na­die le im­por­ta­ba una mier­da nin­guno de los otros per­so­na­jes de Mar­vel», re­cor­da­ba años más tar­de, y ex­pli­ca­ba que fi­nal­men­te aca­ba­ron pa­gan­do 10 mi­llo­nes de dó­la­res so­lo por el hom­bre ara­ña (más el 5 % de los in­gre­sos de cual­quier pe­lí­cu­la y la mi­tad por el res­to del mer­chan­di­sing). Mal ne­go­cio, por­que el res­to del uni­ver­so Mar­vel aca­bó por ex­plo­tar y fue Dis­ney la que se co­mió la tos­ta­da. Co­mo mues­tra, el éxi­to de Black Pant­her, que en ape­nas tres se­ma­nas en los ci­nes de to­do el mun­do ya ha re­cau­da­do más de 900 mi­llo­nes de dó­la­res.

2 El crea­dor de la Co­ca-Co­la no cre­yó en su po­ten­cial y ven­dió

el ne­go­cio Hoy, es una de las cin­co mar­cas más va­lio­sas del pla­ne­ta, pe­ro cuan­do John Pem­ber­ton in­ven­tó la Co­ca-Co­la en 1886, es­ta so­lo se ven­día en una far­ma­cia de Atlan­ta, a ra­zón de nue­ve va­sos al día. Quí­mi­co y far­ma­céu­ti­co, Pem­ber­ton ha­bía com­ba­ti­do en la Gue­rra Ci­vil es­ta­dou­ni­den­se, don­de re­sul­tó gra­ve­men­te he­ri­do du­ran­te una ba­ta­lla, lo que le creó una de­pen­den­cia de los cal­man­tes. Así, don­de la ver­sión ofi­cial ha­bla de que la be­bi­da se desa­rro­lló co­mo un ja­ra­be ener­gi­zan­te y con pro­pie­da­des di­ges­ti­vas, otras ase­gu­ran que su crea­dor la ideó con la in­ten­ción de ali­viar sus do­lo­res y mi­ti­gar su adic­ción a otras sus­tan­cias. Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que, co­mo re­co­no­ce la bio­gra­fía ofi­cial de la com­pa­ñía, «Pem­ber­ton nun­ca cre­yó en el po­ten­cial de la be­bi­da que ha­bía crea­do» y fue ven­dien­do por­cio­nes del ne­go­cio, has­ta des­pren­der­se de él por com­ple­to jus­to an­tes de su muer­te, en 1988. Fue el nue­vo due­ño, el em­pre­sa­rio lo­cal Asa Cand­ler, quien desa­rro­lló la com­pa­ñía y la pu­so en la sen­da del éxi­to que su in­ven­tor nun­ca co­no­ció en vi­da...

3 Ko­dak dio la es­pal­da a la fo­to­gra­fía di­gi­tal... Y que­bró

Co­rría 1975 cuan­do Ste­ven Sas­son, un jo­ven in­ge­nie­ro de so­lo 24 años que tra­ba­ja­ba pa­ra el gi­gan­te Ko­dak, in­ven­tó la que se po­dría ca­li­fi­car co­mo la pri­me­ra cá­ma­ra di­gi­tal de la his­to­ria. Es cier­to que la tec­no­lo­gía dis­ta­ba mu­cho de la ac­tual —las fo- to­gra­fías, en blan­co y ne­gro y con una re­so­lu­ción de so­lo 0,01 me­ga­pí­xe­les, tar­da­ban más de vein­te se­gun­dos en gra­bar­se en una cin­ta, que lue­go ha­bía que vi­sua­li­zar en el te­le­vi­sor—, pe­ro al­guien con vi­sión de fu­tu­ro po­dría ha­ber ad­ver­ti­do el cam­po de po­si­bi­li­da­des que se abría.

No fue el ca­so de los di­rec­ti­vos de Ko­dak. Sas­son reali­zó va­rias de­mos­tra­cio­nes de có­mo fun­cio­na­ba el in­ven­to a res­pon­sa­bles de már­ke­ting, pro­duc­to y del de­par­ta­men­to téc­ni­co, y nin­guno de ellos apre­ció las in­men­sas po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía que te­nían ante sus ojos. «Es­ta­ban con­ven­ci­dos de que na­die que­rría nun­ca ver sus fo­tos en una pan­ta­lla», ex­pli­có años des­pués el in­ven­tor a The New York Ti­mes, en un re­por­ta­je en el que re­la­ta­ba có­mo, a pe­sar de que lo de­ja­ron se­guir in­ves­ti­gan­do y me­jo­ran­do su pro­duc­to du­ran­te años, la com­pa­ñía nun­ca qui­so po­ten­ciar la fo­to­gra­fía di­gi­tal, te­me­ro­sa del efec­to que po­dría te­ner en la ven­ta de ca­rre­tes y pe­lí­cu­las, su principal ne­go­cio. Pe­ro el mer­ca­do es im­pla­ca­ble, y a la com­pa­ñía —que te­nía la pa­ten­te de la tec­no­lo­gía, por la que ob­tu­vo ju­go­sos be­ne­fi­cios has­ta que es­ta ex­pi­ró en el 2007— no le que­dó más re­me­dio que en­gan­char­se al tren de la fo­to­gra­fía di­gi­tal. Pe­ro era ya de­ma­sia­do tar­de y, su­pe­ra­da por sus com­pe­ti­do­res, Ko­dak tu­vo que de­cla­rar la ban­ca­rro­ta en el 2012. Eso sí, apren­dió la lec­ción y, tras años in­mer­sa en un pro­ce­so de re­es­truc­tu­ra­ción, la cen­te­na­ria com­pa­ñía tra­ta aho­ra de le­van­tar ca­be­za apos­tan­do

«WES­TERN UNION LE DI­JO NO AL TE­LÉ­FONO DE GRAHAM BELL»

«KO­DAK DE­JÓ EN UN CA­JÓN LA PRI­ME­RA CÁ­MA­RA DI­GI­TAL»

«ROSS PEROT LE RACANEÓ A BILL GA­TES POR EN­TRAR EN MI­CRO­SOFT»

por las crip­to­mo­ne­das y el

block­chain. El tiem­po di­rá si es­ta vez acier­ta...

4 Wes­tern Union pu­do ha­cer­se con la pa­ten­te del te­lé­fono, pe­ro no vio el ne­go­cio...

Cien años an­tes de que Ko­dak di­je­ra no a la pri­me­ra cá­ma­ra di­gi­tal, un jo­ven cien­tí­fi­co que no lle­ga­ba a la trein­te­na se di­ri­gió a tra­vés de un in­ter­me­dia­rio a Wi­lliam Or­ton, pre­si­den­te de Wes­tern Union, a la que el te­lé­gra­fo ha­bía con­ver­ti­do en la ma­yor com­pa­ñía de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de la épo­ca, pa­ra ofre­cer­les los de­re­chos de un in­ven­to que pro­me­tía re­vo­lu­cio­nar el mun­do. El jo­ven en cues­tión era Ale­xan­der Graham Bell y el apa­ra­to, el te­lé­fono, por cu­ya pa­ten­te pe­día 100.000 dó­la­res, un di­ne­ral en la épo­ca. Por eso, la com­pa­ñía de­ci­dió mon­tar un co­mi­té in­terno pa­ra va­lo­rar qué re­co­rri­do te­nía el in­ven­to y de­ci­dir si el pre­cio que se pe­día por él era el ade­cua­do. Sus con­clu­sio­nes fue­ron, de nue­vo, po­co pers­pi­ca­ces: «¿Por qué iba una per­so­na a que­rer usar es­te tor­pe y po­co prác­ti­co ar­te­fac­to cuan­do pue­de en­viar un men­sa­je­ro a la ofi­ci­na de te­lé­gra­fos y ha­cer lle­gar un men­sa­je es­cri­to cla­ro a cual­quier ciu­dad de los Es­ta­dos Uni­dos?», con­clu­ye­ron en un du­ro in­for­me en el que ca­li­fi­ca­ban al te­lé­fono de «ju­gue­te». Ante la ne­ga­ti­va, Bell y sus so­cios se que­da­ron con la pa­ten­te y fun­da­ron su pro­pia com­pa­ñía, la Bell Te­lep­ho­ne Com­pany, se­mi­lla de lo que lue­go fue el gi­gan­te AT&T. A los po­cos me­ses, vien­do el éxi­to del «ju­gue­te» en cues­tión, Or­ton mon­tó su pro­pia empresa de te­le­fo­nía y fi­chó a Thomas Edi­son pa­ra tra­tar de me­jo­rar el apa­ra­to, lo que desem­bo­có en una ba­ta­lla le­gal por la pa­ten­te que ga­na­ron los in­ven­to­res ori­gi­na­les.

5 Geor­ge Bell des­per­di­ció la opor­tu­ni­dad de com­prar Goo­gle por 750.000 dó­la­res

Qui­zás, la ma­yor gan­ga des­apro­ve­cha­da de la his­to­ria re­cien­te de los ne­go­cios, cla­ro que siem­pre es fá­cil ha­blar a to­ro pa­sa­do. Re­tro­ce­dan el ca­len­da­rio ca­si vein­te años, has­ta 1999. Geor­ge Bell di­ri­gía Ex­ci­te, que en aque­lla épo­ca era el se­gun­do bus­ca­dor más uti­li­za­do de In­ter­net, a una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble del en­ton­ces lí­der, Yahoo. Un día, Bell re­ci­bió la lla­ma­da del mi­llo­na­rio Vi­nod Khos­la, el in­ver­sor que da­ba apo­yo fi­nan­cie­ro a Ex­ci­te y que le pu­so so­bre la me­sa lo que cual­quie­ra aho­ra po­dría ca­li­fi­car de pe­lo­ta­zo: com­prar Goo­gle por me­nos de un mi­llón de dó­la­res. Y es que los fun­da­do­res del hoy ce­le­bé­rri­mo por­tal, Larry Pa­ge y Ser­gey Brin, es­ta­ban dis­pues­tos a po­ner­le pre­cio a su mo­tor de bús­que­da pa­ra vol­ver a la apa­ci­ble vi­da uni­ver­si­ta­ria. Tras un re­ga­teo, so­bre la me­sa se pu­so una ci­fra: 750.000 dó­la­res más un 1 % en ac­cio­nes de Ex­ci­te. Pe­ro las ne­go­cia­cio­nes no fruc­ti­fi­ca­ron. Se­gún con­tó Bell más tar­de, no fue una cues­tión de di­ne­ro, si no su des­con­fian­za acer­ca de las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de Pa­ge, lo que aca­bó por dar al tras­te con la ope­ra­ción. Y es que, se­gún su ver­sión (una más de las mu­chas que cir­cu­lan so­bre el asun­to), el fundador de Goo­gle exi­gía que Ex­ci­te re­em­pla­za­ra su tec­no­lo­gía de bús­que­da por la su­ya, al­go que pa­ra Bell su­po­nía echar por tierra el tra­ba­jo de to­da su plan­ti­lla y agra­viar la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va de la fir­ma. «Es muy fá­cil mi­rar atrás y de­cir lo que de­be­ría­mos ha­ber he­cho... Pe­ro creo que la de­ci­sión que to­ma­mos en ese mo­men­to, con la in­for­ma­ción que te­nía­mos, fue bue­na. Su­pon­go que es có­mi­co de­cir­lo aho­ra», re­co­no­ce el eje­cu­ti­vo, que ex­pli­ca que por aquel mo­men­to no apre­ció gran­des di­fe­ren­cias en­tre los re­sul­ta­dos de su mo­tor de bús­que­da y el de Goo­gle, que fi­nal­men­te se­ría el ele­gi­do por mi­llo­nes de usua­rios en to­do el mun­do. Pue­de que hi­cie­ra lo co­rrec­to, pe­ro la com­pa­ñía que en­ton­ces es­ta­ba a la ven­ta por 750.000 dó­la­res, ha mul­ti­pli­ca­do su va­lor por un mi­llón des­de en­ton­ces, y co­ti­za ya por en­ci­ma de los 750.000 mi­llo­nes de dó­la­res en la bol­sa es­ta­dou­ni­den­se.

6 Ross Perot no qui­so sa­car la chequera y per­dió el tren pa­ra en­trar en Mi­cro­soft

An­tes de ser co­no­ci­do en to­do el mun­do en los no­ven­ta por su ca­rre­ra pre­si­den­cial ha­cia la Ca­sa Blanca, po­pu­lis­ta y ul­tra­con­ser­va­do­ra, muy al es­ti­lo Do­nald Trump, Ross Perot era un nom­bre de éxi­to en el cam­po de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca, don­de tras tra­ba­jar pa­ra IBM ha­bía he­cho for­tu­na fun­dan­do su pro­pia com­pa­ñía, EDS, que con un ca­pi­tal ini­cial de so­lo mil dó­la­res se ha­bía con­ver­ti­do, a fi­na­les de los se­ten­ta, en un gi­gan­te va­lo­ra­do en cer­ca de mil mi­llo­nes de eu­ros. Fue en­ton­ces cuan­do Bill Ga­tes se cru­zó en su ca­mino. Perot es­ta­ba bus­can­do al­gu­na empresa emer­gen­te en la que in­ver­tir y ha­bía pues­to sus ojos en Mi­cro­soft, con unos orí­ge­nes tam­bién hu­mil­des y ape­nas una trein­te­na de em­plea­dos en la épo­ca. Los dos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que la co­la­bo­ra­ción en­tre am­bas com­pa­ñías po­día ser pro­ve­cho­sa pa­ra in­tro­du­cir­se en el mun­do de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, pe­ro no se pu­sie­ron de acuer­do en el di­ne­ro. Ni en­ton­ces, ni aho­ra, por­que si Perot ase­gu­ró años des­pués que Ga­tes re­cla­ma­ba en­tre 40 y 60 mi­llo­nes de dó­la­res por de­jar­le en­trar en Mi­cro­soft, el que des­pués se con­vir­tió en el hom­bre más ri­co del mun­do re­ba­ja esa ci­fra a me­nos de 15 mi­llo­nes de dó­la­res. Cal­de­ri­lla si se pien­sa en lo que Perot po­dría ha­ber ob­te­ni­do con la in­ver­sión. Y es que, co­mo él mis­mo re­co­no­ce, «fue uno de los ma­yo­res erro­res em­pre­sa­ria­les de mi ca­rre­ra, por­que la sa­tis­fac­ción no ven­dría del di­ne­ro que ha­bría he­cho, sino del con­tac­to en el día a día con Bill y su equi­po».

7 El due­ño de Block­bus­ter se rio de la ofer­ta de co­la­bo­ra­ción que le hi­cie­ron des­de Net­flix

No po­día ha­ber dos mo­de­los de ne­go­cio más di­fe­ren­tes den­tro del sec­tor del al­qui­ler de pe­lí­cu­las. Co­rría el año 2000, y Block­bus­ter, que lle­gó a te­ner más de 9.900 tien­das en to­do el mun­do y ro­zó los 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les de fac­tu­ra­ción, era el lí­der in­dis­cu­ti­ble del ne­go­cio, con una po­lí­ti­ca cla­ra: ha­bía que pa­gar al­qui­ler por ca­da pe­lí­cu­la que se re­ti­ra­ba y cual­quier re­tra­so en la de­vo­lu­ción su­po­nía un re­car­go, mul­tas que re­por­ta­ban una ju­go­sa vía de in­gre­sos. A fi­na­les de los no­ven­ta, una pe­que­ña empresa qui­so cam­biar el mo­de­lo de ne­go­cio y em­pe­zó a ofre­cer una ta­ri­fa pla­na en el al­qui­ler de pe­lí­cu­las. Por una cuo­ta fi­ja, el clien­te po­día pe­dir tan­tas cin­tas (por en­ton­ces deu­ve­dés, ya) co­mo se qui­sie­ra, que le lle­ga­ban por co­rreo a ca­sa, y sin pe­na­li­za­cio­nes en ca­so de re­tra­so en la de­vo­lu­ción. Na­cía Net­flix, se­gún la le­yen­da ins­pi­ra­da por la mul­ta que su fundador, Reed Has­tings, tu­vo que pa­gar por ol­vi­dar­se de de­vol­ver una co­pia de Apo­lo 13 que ha­bía al­qui­la­do en Block­bus­ter. Pe­ro, pe­se a to­das esas fa­ci­li­da­des, sus clien­tes no aca­ba­ban de es­tar sa­tis­fe­chos del to­do con el ser­vi­cio, es­pe­cial­men­te por el tiem­po que pa­sa­ban en­tre que ha­cían su pe­di­do on­li­ne y re­ci­bían la pe­lí­cu­la. Por eso, los di­rec­ti­vos de la com­pa­ñía vo­la­ron a Te­xas en el 2000 pa­ra ofre­cer un tra­to a los di­rec­ti­vos de Block­bus­ter: aliar­se pa­ra rea­li­zar la dis­tri­bu­ción lo­cal de los pe­di­dos que re­ci­bían por In­ter­net. Ante la ne­ga­ti­va, les pro­pu­sie­ron in­clu­so ven­der­les la empresa por 50 mi­llo­nes de eu­ros. Di­cen que los echa­ron del des­pa­cho en­tre ri­sas. Pe­ro ya lo di­ce el re­frán: quien ríe el úl­ti­mo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.