«Me gus­ta­ría vol­ver, pe­ro lo veo tan com­pli­ca­do en es­tos mo­men­tos que ni me lo plan­teo»

DA­VID BREA IN­VES­TI­GA­DOR EN LA UNI­VER­SI­DAD DE CORNELL (NUE­VA YORK)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

«Po­si­bi­li­da­des de se­guir tra­ba­jan­do en cien­cia y pro­gre­san­do en mi ca­rre­ra». Su de­seo pa­re­ce sim­ple, ni gran­des suel­dos, ni gran­des con­di­cio­nes, so­lo fu­tu­ro. Se­rían los re­qui­si­tos de Da­vid Brea pa­ra re­gre­sar a Es­pa­ña cuan­do es­tá a pun­to de cum­plir cin­co años tra­ba­jan­do co­mo in­ves­ti­ga­dor en la Uni­ver­si­dad de Cornell, en Nue­va York. «No se pue­de ha­cer cien­cia pen­san­do que en cual­quier mo­men­to se eli­mi­na la fi­nan­cia­ción, cam­bia la si­tua­ción po­lí­ti­ca y tie­nes que ce­rrar el la­bo­ra­to­rio y vol­ver a emi­grar». Es­te in­ves­ti­ga­dor com­pos­te­lano de la co­se­cha del 82 se fue a Es­ta­dos Uni­dos por­que era uno de los re­qui­si­tos de su be­ca de in­ves­ti­ga­ción. Des­pués la es­tan­cia se fue alar­gan­do. «Es­ta uni­ver­si­dad es­tá en el pues­to 14 del mun­do. El ni­vel es al­to y com­pe­ti­ti­vo y, so­bre to­do, atrae ta­len­to, a los me­jo­res in­ves­ti­ga­do­res a ni­vel mun­dial. En el área en la que tra­ba­jo se con­cen­tran cen­tros de la Uni­ver­si­dad de Cornell, de Roc­ke­fe­ller y el Me­mo­rial Sloan Cancer Cen­ter. Por sus cen­tros han pa­sa­do o tra­ba­jan va­rios ga­na­do­res de premios No­bel».

Da­vid in­ves­ti­ga los me­ca­nis­mos del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co re­la­cio­na­dos con el in­far­to ce­re­bral. El mis­mo cam­po en el que tra­ba­jó en su día en Es­pa­ña. «Si tu­vie­se que vol­ver atrás, re­pe­ti­ría es­ta ex­pe­rien­cia. Apren­do de referentes mun­dia­les y he te­ni­do la suer­te de pu­bli­car a un ni­vel ma­yor que el que ha­bía con­se­gui­do en Es­pa­ña». Pa­ra él, de­jar Ga­li­cia fue un re­qui­si­to, pe­ro des­de lue­go el mo­men­to pu­do ha­ber mar­ca­do su ex­pe­rien­cia. «En el 2014 la si­tua­ción em­pe­za­ba a ver­se di­fí­cil. Fue al­go que tu­ve en cuen­ta a la ho­ra de que­dar­me. Aho­ra, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des im­pi­de el re­gre­so», ex­pli­ca Da­vid Brea, uno de esos in­ves­ti­ga­do­res que de­fien­de que «en to­das par­tes se pue­de ha­cer bue­na cien­cia. Por su­pues­to aquí se va­lo­ra más, no hay más que ver los ni­ve­les de in­ver­sión que se ha­cen. Hay que se­guir des­ta­can­do la im­por­tan­cia de la cien­cia. Lo que no in­vir­ta­mos hoy, ten­dre­mos que pa­gar­lo ma­ña­na. ¿Có­mo? Com­pran­do a ter­ce­ros paí­ses la tec­no­lo­gía o los tra­ta­mien­tos que no he­mos desa­rro­lla­do».

La vi­da de Da­vid trans­cu­rre ca­si en el la­bo­ra­to­rio. Aho­ra dis­fru­ta mu­cho más de Man­hat­tan des­pués del pri­mer im­pac­to que su­pu­so el cam­bio de vi­da. «Fue com­pli­ca­do y lo si­gue sien­do. To­do es más ca­ro y el ni­vel de vi­da es in­fe­rior al que po­día dis­fru­tar en San­tia­go». Ga­li­cia y la vuel­ta si­guen en su men­te. «Si di­je­se que no me gus­ta­ría vol­ver no se­ría cier­to, pe­ro lo veo tan com­pli­ca­do en es­tos mo­men­tos que ni me lo plan­teo. Du­ran­te un tiem­po vi­ví ha­cien­do cien­cia en Es­pa­ña. En los úl­ti­mos años creo que la ma­yo­ría so­bre­vi­ve, sin más».

De­jar Es­pa­ña fue un re­qui­si­to de su be­ca, pe­ro Da­vid de­ci­dió que­dar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.