FER­NAN­DO SCORNIK «Es­ta­mos an­te otra bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria pe­ro na­die ha­ce na­da»

Una re­for­ma fis­cal que in­clu­ya un im­pues­to a la tie­rra pa­ra aca­bar con el pro­ble­ma de la vi­vien­da. Es el plan­tea­mien­to que el ar­gen­tino Fer­nan­do Scornik de­fien­de en su li­bro «La es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria y el si­len­cio de los cor­de­ros». Es la forma, ase­gur

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Lau­ra G. del Va­lle

El tí­tu­lo de su li­bro, La es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria y el si­len­cio de los cor­de­ros, es una sín­te­sis per­fec­ta de lo que pa­ra este abo­ga­do ex­per­to en De­re­cho Agra­rio y De­re­cho Fis­cal su­ce­de en Es­pa­ña con el sue­lo. Fer­nan­do Scornik (Ar­gen­ti­na, 1937) no tie­ne pe­los en la len­gua ni pro­ble­ma al­guno en se­ña­lar a po­lí­ti­cos, ban­cos y pro­pie­ta­rios co­mo los cul­pa­bles de que en Es­pa­ña exis­tan in­fi­ni­dad de pi­sos va­cíos pa­ra una ta­sa de ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do irri­so­ria, so­bre todo, si se com­pa­ra con otros paí­ses. Su so­lu­ción si­gue la te­sis del eco­no­mis­ta es­ta­dou­ni­den­se Henry Geor­ge de im­po­ner una re­for­ma social ba­sa­da en la eli­mi­na­ción de la fis­ca­li­dad so­bre el ca­pi­tal y el trabajo y sus­ti­tuir­los por un gra­va­men so­bre las tie­rras. ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra es­ta re­vo­lu­ción? Scor­nick y el eco­no­mis­ta bri­tá­ni­co Fred Ha­rri­son, coau­tor del en­sa­yo, ase­gu­ran que sí.

—Ex­pli­ca que la preo­cu­pa­ción por ver có­mo la cla­se po­lí­ti­ca ocul­ta la si­tua­ción de la vi­vien­da en Es­pa­ña le lle­vó a es­cri­bir «La es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria y el si­len­cio de los cor­de­ros».

—Así es. Los po­lí­ti­cos lle­van años ta­pan­do este te­ma, por eso no pro­po­nen me­di­das que de­jen a la vista los erro­res del sis­te­ma. En Es­pa­ña hay 93 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do y, sin em­bar­go, es un país va­cío con un enor­me pro­ble­ma de vi­vien­da, con ca­sas en ma­nos de los ban­cos y con jó­ve­nes con di­fi­cul­ta­des reales pa­ra in­de­pen­di­zar­se. En otros paí­ses con mu­chos más ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do, co­mo Sin­ga­pur (713), Co­rea del Sur (518) u Ho­lan­da (500), no su­fren es­tos pro­ble­mas. ¿Có­mo es po­si­ble? La di­fe­ren­cia es el ré­gi­men del sue­lo. En Sin­ga­pur y Hong Kong la tie­rra es del Es­ta­do, y en Ho­lan­da, por ejem­plo, se han im­pues­to me­di­das drás­ti­cas y bue­na parte de la tie­rra es­tá también en ma­nos pú­bli­cas. En el Reino Uni­do, el lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, ha plan­tea­do un im­pues­to al va­lor del sue­lo re­si­den­cial, por­que el sue­lo co­mer­cial ya lo tie­ne, y mu­chos se le han echa­do en­ci­ma pe­ro hay que te­ner va­lor, y en Es­pa­ña no se tie­ne.

—¿Cuál es el mo­ti­vo?

—Prin­ci­pal­men­te que no quie­ren per­der vo­tos. En Es­pa­ña no hay nin­gún con­trol so­bre el sue­lo, pe­ro nin­gu­na for­ma­ción, in­de­pen­dien­te­men­te de la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, quie­re tra­tar es­ta pro­ble­má­ti­ca. Tan solo Podemos tie­ne al­gu­na pro­pues­ta, pe­ro muy va­ga, por­que no se atre­ven a plan­tear­lo. Yo ten­go bue­nos ami­gos eco­no­mis­tas de este par­ti­do y re­co­no­cen que no ha­cen na­da al res­pec­to por­que dan por sen­ta­do que en este país la pro­pie­dad pri­va­da es sa­gra­da. Des­pués es­tán el PP y el PSOE, que no hi­cie­ron na­da pa­ra fre­nar la bur­bu­ja, por eso pre­fie­ren hacer que este pro­ble­ma no exis­te, y Ciu­da­da­nos no di­ce na­da. ¿Quién quie­re arries­gar­se a te­ner a los pro­pie­ta­rios en con­tra?

—¿En qué con­sis­te exac­ta­men­te su pro­pues­ta?

—Lo que nosotros de­fen­de­mos es apli­car un im­pues­to a la ren­ta del sue­lo. Es­ta­ble­cien­do una ta­sa del 2 % so­bre el 80 % del va­lor co­mer­cial se re­cau­da­rían más de 48.000 mi­llo­nes de eu­ros. Si se apli­ca­se un 3 %, que ya se con­si­de­ra al­to so­bre este 80 %, se ob­ten­drían 73.000 mi­llo­nes. Es una re­cau­da­ción fa­bu­lo­sa, pe­ro hay que ade­cuar los va­lo­res ca­tas­tra­les a la reali­dad.

—¿Qué pa­sa­ría con el res­to de la tri­bu­ta­ción?

—Si se apli­ca­se este modelo tri­bu­ta­rio se po­dría ba­jar el IVA al 15 %, que es lo mí­ni­mo que per­mi­te la Unión Eu­ro­pea, y re­du­cir al mí­ni­mo el IRPF. Se­ría un bum eco­nó­mi­co, se lo ga­ran­ti­zo.

—¿Cree que la so­cie­dad es­pa­ño­la es­tá pre­pa­ra­da pa­ra el gra­va­men que pro­po­ne?

—A na­die le gus­ta que le gra­ven con im­pues­tos, pe­ro es­ta­mos asis­tien­do a una nue­va bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria y la gente no se da cuen­ta. Con el sis­te­ma ac­tual ter­mi­na­re­mos mal. Nosotros mos­tra­mos que el pre­cio de la vi­vien­da des­de 1999 hasta el 2007 au­men­tó un 145 % y cuan­do se ha­bía nor­ma­li­za­do todo un po­co en el 2009 si­guió un 70 % más con res­pec­to a diez años an­tes. El sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal, por su parte, solo cre­ció un 50 % en este pe­río­do. Con es­tos da­tos es im­po­si­ble que la ju­ven­tud pue­da man­te­ner­se.

—Así que ga­ran­ti­za que una nue­va bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria es­tá aquí.

—Des­de lue­go. Es­ta­mos dan­do de nue­vo los mis­mos pa­sos, pe­ro na­die lo quie­re ver. Te­ne­mos el pro­ble­ma de la vi­vien­da en un país va­cío por­que las po­lí­ti­cas han si­do ne­fas­tas y los po­lí­ti­cos no quie­ren asu­mir sus erro­res. La gente cree que el in­cre­men­to del va­lor de la pro­pie­dad del sue­lo es un ín­di­ce de re­cu­pe­ra­ción cuan­do en reali­dad es un in­di­ca­dor de que vuel­ve la es­pe­cu­la­ción, y pa­re­ce que nos da igual, cuan­do si la vi­vien­da es inac­ce­si­ble, la vi­da es im­po­si­ble. Vi­vi­mos en una con­fu­sión cons­tan­te; pien­sa sino hasta en el len­gua­je po­pu­lar. Los ciu­da­da­nos ha­blan del pro­ble­ma del la­dri­llo, cuan­do el la­dri­llo no sube ja­más de pre­cio, todo lo con­tra­rio. Es el sue­lo el que sube de pre­cio.

—Y lue­go es­tá la ta­sa de des­em­pleo. Ase­gu­ra que también se jue­ga con los da­tos...

—Sí, de he­cho es el otro mo­ti­vo que me lle­vó a es­cri­bir el li­bro por­que no me pa­re­ce nor­mal que en Es­pa­ña se ven­da que al­can­zar un 12 % de ta­sa de des­em­pleo se con­si­de­re acep­ta­ble. Yo creo que es un desas­tre. A los ciu­da­da­nos se les ocul­ta la reali­dad y no se com­pa­ra con otros paí­ses eu­ro­peos don­de el por­cen­ta­je de pa­ra­dos es mu­cho me­nor. Aquí se convierte en un lo­gro una si­tua­ción que se­ría muy alar­man­te en otros si­tios.

«Es­ta­ble­cien­do una ta­sa del 2 % so­bre el 80 % del va­lor co­mer­cial se re­cau­da­rían más de 48.000 mi­llo­nes»

—¿Por qué es tan gra­ve la si­tua­ción en Es­pa­ña?

—Es cier­to que hay paí­ses con una si­tua­ción peor que la de Es­pa­ña, sí. Es el ca­so de Ar­gen­ti­na, que con 15 ha­bi­tan­tes por ki­ló­me­tro cua­dra­do tie­ne que asu­mir gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra ofre­cer una vi­vien­da dig­na. Pe­ro aún así, la es­pe­cu­la­ción por el sue­lo en nin­gún otro lu­gar ha te­ni­do la re­per­cu­sión que ha te­ni­do aquí por­que en Es­pa­ña la im­po­si­ción de la ren­ta del sue­lo es mu­chí­si­mo ma­yor.

«El in­cre­men­to del va­lor de la pro­pie­dad del sue­lo no in­di­ca re­cu­pe­ra­ción, sino la llegada de la es­pe­cu­la­ción»

—¿Qué pa­pel jue­gan los ciu­da­da­nos en el po­si­ble cambio que us­ted pro­po­ne?

—Lo que podemos hacer los ciu­da­da­nos es exi­gir a los po­lí­ti­cos que di­gan la ver­dad. La gente sabe lo que pa­sa pe­ro no co­no­ce la so­lu­ción por una razón muy sen­ci­lla: por­que na­die se la ofre­ce. Por otro lado, hay más in­tere­sa­dos que los po­lí­ti­cos en no tra­tar la es­pe­cu­la­ción: los ban­cos, que son los alia­dos na­tu­ra­les de la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria, y los pro­pie­ta­rios. El pe­que­ño pro­pie­ta­rio es cóm­pli­ce del gran­de y tam­po­co quie­ren que les to­quen la ren­ta del sue­lo. En Es­pa­ña si se quie­re cam­biar el modelo eco­nó­mi­co ac­tual hay que aca­bar con la es­pe­cu­la­ción, que es el sus­ten­to ac­tual. La tie­rra vale por­que se pue­de al­qui­lar y apro­piar. Si el Es­ta­do se lle­va parte de esa ren­ta, el va­lor cae, con lo que la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria se­ría mu­cho me­nor.

Scornik ase­gu­ra que el pre­cio de la vi­vien­da su­po­ne un gra­ve obs­tácu­lo pa­ra las nuevas ge­ne­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.