Pi­ro­tec­nia pro­tec­cio­nis­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

La de­ci­sión del Go­bierno nor­te­ame­ri­cano de su­bir los aran­ce­les so­bre las im­por­ta­cio­nes en dos sec­to­res tan sig­ni­fi­ca­ti­vos co­mo el ace­ro y el alu­mi­nio —en un 25 y un 10 %, res­pec­ti­va­men­te— han cau­sa­do alar­ma mun­dial. ¿Es­ta­mos, aho­ra sí, an­te el co­mien­zo de una te­mi­da gue­rra co­mer­cial abier­ta? ¿Lo que vie­ne es una era de pro­tec­cio­nis­mo ge­ne­ra­li­za­do? Es ver­dad que al­gu­nos de­ta­lles que han ro­dea­do esa re­so­lu­ción re­sul­tan in­quie­tan­tes; por ejem­plo, el he­cho de que se ha­yan in­vo­ca­do ra­zo­nes de seguridad na­cio­nal pa­ra im­po­ner­la; o en ma­yor me­di­da aún, las palabras del pro­pio Do­nald Trump: «Las gue­rras co­mer­cia­les son bue­nas y fá­ci­les de ga­nar».

Pe­ro, ¿Real­men­te al­guien con dos de­dos de fren­te pue­de con­si­de­rar co­mo algo po­si­ti­vo una gue­rra co­mer­cial? Real­men­te no. Al mar­gen de lo que se pien­se so­bre la di­ná­mi­ca de li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial a fon­do de las úl­ti­mas dé­ca­das —el gran ex­per­to Da­ni Ro­drik, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, aca­ba de pu­bli­car un li­bro, Straight Talk on Tra­de, 2017, que in­vi­ta a pen­sar nue­va­men­te so­bre ello con acen­tos crí­ti­cos—, no ca­ben mu­chas du­das so­bre el efec­to des­truc­ti­vo que aho­ra mis­mo ten­dría una es­pi­ral de reac­cio­nes pro­tec­cio­nis­tas.

La his­to­ria lo mues­tra con to­da cla­ri­dad; pién­se­se en el no­to­rio ca­so acon­te­ci­do a prin­ci­pios de los años trein­ta: la cé­le­bre ta­ri­fa Smoot-Haw­ley, apro­ba­da en Es­ta­dos Uni­dos, que pro­vo­có la mul­ti­pli­ca­ción de las reac­cio­nes en el mis­mo sen­ti­do de otros mu­chos go­bier­nos, y que fue una de las cau­sas prin­ci­pa­les del agra­va­mien­to de la Gran De­pre­sión. Pues bien, aho­ra pro­ba­ble­men­te ocu­rri­ría lo mis­mo, o aún peor: el gra­do de in­te­gra­ción de la eco­no­mía mun­dial es ma­yor que ha­ce ochen­ta años. Una es­tra­te­gia de gue­rra co­mer­cial abier­ta rom­pe­ría las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor y de ahí sur­gi­ría un efec­to con­trac­ti­vo no­ta­ble.

La cues­tión im­por­tan­te es, sin em­bar­go, si es­ta­mos an­te una de­ci­sión fir­me que va a im­po­ner una ten­den­cia nue­va en la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal o si, por el con­tra­rio, no es más que una ma­ni­fes­ta­ción de la re­tó­ri­ca bru­tal a la que Trump ya nos ha ido acos­tum­bran­do. Has­ta el jue­ves pa­sa­do, más bien pa­re­cía lo se­gun­do: una de­ci­sión de po­lí­ti­ca in­ter­na, pa­ra ga­nar vo­tos en el cin­tu­rón de óxi­do. De he­cho, los pri­me­ros es­tu­dios revelan que el im­pac­to eco­nó­mi­co di­rec­to de la me­di­da se­rá mí­ni­mo. Y en la pro­pia reac­ción eu­ro­pea hay algo tam­bién de pu­ra­men­te sim­bó­li­co: el freno a las im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos tí­pi­ca­men­te ame­ri­ca­nos co­mo los jeans, et­cé­te­ra... Sin em­bar­go, la de­ci­sión más re­cien­te de su­bir los aran­ce­les, ya por un va­lor im­por­tan­te, a una plé­ya­de de im­por­ta­cio­nes chi­nas pue­de ser ya otra co­sa.

Con­vie­ne en to­do ca­so po­ner es­tas me­di­das en un con­tex­to que per­mi­ta la com­pa­ra­ción. Pe­se a sus declaraciones ra­di­cal­men­te li­be­ra­les, al­gu­nas ad­mi­nis­tra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas del pa­sa­do man­tu­vie­ron es­tra­te­gias im­pe­ni­ten­te­men­te pro­tec­cio­nis­tas. Rea­gan, por ejem­plo, subió los aran­ce­les en un sin­nú­me­ro de sec­to­res, al­can­zan­do el 100 % en al­gu­nos ám­bi­tos de la im­por­ta­ción de au­to­mó­vi­les; a Trump, al me­nos, ha­bría que re­co­no­cer­le una ma­yor cohe­ren­cia en­tre lo que di­ce y lo que ha­ce. Tam­bién con­vie­ne re­cor­dar que, a pe­sar de to­das las declaraciones de di­ri­gen­tes y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo el G20, con la lle­ga­da de la cri­sis se re­for­za­ron los im­pul­sos pro­tec­cio­nis­tas, aun­que fue­se de una ma­ne­ra li­mi­ta­da: en el úl­ti­mo in­for­me de la or­ga­ni­za­ción Glo­bal Tra­de Alert se se­ña­la que des­de el 2008 los paí­ses miem­bros de la OMC han apro­ba­do 7.189 me­di­das de ti­po pro­tec­cio­nis­ta, que afec­ta­ron a nu­mer­so­sos sec­to­res (fren­te a 3.162 me­di­das li­be­ra­li­za­do­ras).

En to­do ca­so, al me­nos de mo­men­to, las de­ci­sio­nes co­mer­cia­les de Trump si­guen te­nien­do mu­cho de fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Pe­ro con­tie­nen un ele­men­to par­ti­cu­lar­men­te pe­li­gro­so: su uni­la­te­ra­lis­mo.

| KE­VIN DIETSCH

Trump ha re­cu­rri­do a los aran­ce­les pa­ra tra­tar de ga­nar vo­tos en va­rios es­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.