RE­VI­SIÓN DEL «MAIL»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

CON­SUL­TO­RIO LA­BO­RAL

Ten­go sos­pe­chas de he­chos ilí­ci­tos co­me­ti­dos por un em­plea­do. Po­dría­mos mo­ni­to­ri­zar su or­de­na­dor pa­ra com­pro­bar­lo?

El Tri­bu­nal Su­pre­mo aca­ba de dar va­li­dez a la prueba de los co­rreos elec­tró­ni­cos en una sentencia de enor­me re­le­van­cia so­bre un despido de un tra­ba­ja­dor por trans­gre­sión de la bue­na fe con­trac­tual. La em­pre­sa, tras el ha­llaz­go ca­sual de fo­to­co­pias de las trans­fe­ren­cias ban­ca­rias efec­tua­das por un pro­vee­dor en fa­vor del em­plea­do, ha­bía exa­mi­na­do el mail del mis­mo. El Juz­ga­do de lo So­cial de re­fuer­zo de A Co­ru­ña ha­bía acep­ta­do la prueba ale­gan­do el cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos de ido­nei­dad, ne­ce­si­dad y pro­por­cio­na­li­dad, y de­cla­ra­do la pro­ce­den­cia del despido. Sin em­bar­go, la Sala de lo So­cial del TSXG ha­bía de­cla­ra­do nu­las las prue­bas ob­te­ni­das a tra­vés del mail, man­te­nien­do la pro­ce­den­cia del despido. La em­pre­sa im­pug­nó es­te pro­nun­cia­mien­to re­la­ti­vo a la va­li­dez de la prueba fren­te al Su­pre­mo, que se pronuncia ra­ti­fi­can­do la fun­da­men­ta­ción del juz­ga­do de ins­tan­cia.

En la em­pre­sa exis­tía una nor­ma­ti­va «de los sis­te­mas de in­for­ma­ción» y de «po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción» que li­mi­ta el uso de sus or­de­na­do­res a los fines la­bo­ra­les y que prohí­be su uti­li­za­ción pa­ra cues­tio­nes per­so­na­les, re­ser­ván­do­se la em­pre­sa el de­re­cho de adop­tar las me­di­das de vi­gi­lan­cia y con­trol ne­ce­sa­rias pa­ra com­pro­bar la co­rrec­ta uti­li­za­ción de es­tas he­rra­mien­tas, res­pe­tan­do en to­do ca­so la le­gis­la­ción la­bo­ral so­bre la ma­te­ria y ga­ran­ti­zan­do la in­ti­mi­dad del em­plea­do. Es fun­da­men­tal ade­más te­ner en cuen­ta que el exa­men del or­de­na­dor uti­li­za­do por el tra­ba­ja­dor fue acor­da­do tras el «ha­llaz­go ca­sual» de fo­to­co­pias de las trans­fe­ren­cias efec­tua­das por un pro­vee­dor en fa­vor del tra­ba­ja­dor. Y que ade­más «se exa­mi­nó el con­te­ni­do de ciertos co­rreos de la cuen­ta cor­po­ra­ti­va, pe­ro no de mo­do ge­né­ri­co e in­dis­cri­mi­na­do, sino tra­tan­do de en­con­trar ele­men­tos que per­mi­tie­ran se­lec­cio­nar qué co­rreos exa­mi­nar, uti­li­zan­do pa­ra ello pa­la­bras cla­ve que pu­die­ran in­fe­rir en qué co­rreos po­dría exis­tir in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra la in­ves­ti­ga­ción», de for­ma que con­clu­ye el Su­pre­mo que se han res­pe­ta­do los re­qui­si­tos le­ga­les.

CA­TA­RI­NA CAPEÁNS AMENEDO es so­cia de Vento Abo­ga­dos y Ase­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.