LUIS JU­RA­DO «Un ci­be­ra­ta­que pro­vo­ca gran­des pér­di­das de di­ne­ro y de repu­tación»

Em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes de to­do el mun­do les pi­den ase­so­ra­mien­to le­gal an­te el au­men­to de la ci­ber­de­lin­cuen­cia. Una pro­ble­má­ti­ca que no to­das las com­pa­ñías tie­nen en cuen­ta: a ve­ces se ac­túa de­ma­sia­do tar­de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Gladys Váz­quez

Su des­pa­cho es­tá en A Co­ru­ña, pe­ro sus con­se­jos lle­gan a to­do el país, así co­mo a lu­ga­res co­mo Mos­cú o An­do­rra. Pron­to via­ja­rán a Bo­go­tá y Po­lo­nia. Luis Ju­ra­do y Ana Re­za son es­pe­cia­lis­tas en el sec­tor tec­no­ló­gi­co. Él, mi­tad ga­lle­go, mi­tad an­da­luz, aca­ba de par­ti­ci­par en el Cy­ber­se­cu­rity Sum­mer Boo­tCamp de León. Un cur­so so­bre ci­ber­se­gu­ri­dad de al­can­ce mun­dial.

—Se tra­ta de una ci­ta que im­pul­sa el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ci­ber­se­gu­ri­dad (In­ci­be) y que cuen­ta con la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA). ¿Pa­ra qué?

—Sí, en es­ta ter­ce­ra edi­ción han co­la­bo­ra­do 45 paí­ses, con más de 400 pro­fe­sio­na­les par­ti­ci­pan­do y 65 po­nen­tes. Tra­ta­mos aná­li­sis de ame­na­zas, ci­ber­cri­men o el uso cri­mi­nal de crip­to­mo­ne­das. Yo me he cen­tra­do en los equi­pos de res­pues­ta an­te emer­gen­cias in­for­má­ti­cas.

—Di­ga­mos que In­ci­be les reúne a to­dos pa­ra bus­car so­lu­cio­nes.

—Se tra­ta de unir a pro­fe­sio­na­les de to­dos los paí­ses dis­pues­tos a usar una me­to­do­lo­gía glo­bal en la re­so­lu­ción de pro­ble­mas den­tro de la ci­ber­se­gu­ri­dad.

—For­ma­ción, ¿di­ri­gi­da a quién?

—Des­de es­pe­cia­lis­tas de las fuer­zas de se­gu­ri­dad a equi­pos de res­pues­ta an­te in­ci­den­tes, pa­san­do por el ám­bi­to po­lí­ti­co, ju­di­cial o fis­cal.

—Por eso de que na­die es­tá a sal­vo del ci­ber­cri­men.

—Hay mu­cho que ha­cer, pe­ro ca­da vez hay ma­yor con­cien­cia­ción. Nos en­fren­ta­mos a si­tua­cio­nes que has­ta ha­ce po­co no exis­tían. El prin­ci­pal es­co­llo es­tá en sal­var las dis­tin­tas le­gis­la­cio­nes mun­dia­les. Hay que es­ta­ble­cer una normativa co­mún. Se es­tá fa­ci­li­tan­do que los ci­ber­cri­mi­na­les no pue­dan ser iden­ti­fi­ca­dos y per­se­gui­dos.

—¿Y las em­pre­sas? ¿Es­tán pre­pa­ra­das y con­cien­cia­das?

—Las py­mes tie­nen que preo­cu­par­se más an­te la gra­ve­dad y re­per­cu­sión que pue­de te­ner un in­ci­den­te de se­gu­ri­dad. Los pro­ble­mas más ha­bi­tua­les son el se­cues­tro de da­tos, al­go que pro­du­ce im­por­tan­tes pér­di­das eco­nó­mi­cas y de repu­tación. La ci­ber­se­gu­ri­dad es un va­lor a te­ner en cuen­ta por los usua­rios pa­ra de­can­tar­se por una com­pa­ñía u otra. Con el RGPD, el re­gla­men­to eu­ro­peo de pro­tec­ción de da­tos, se es­tán vien­do más si­tua­cio­nes de ex­tor­sión de las em­pre­sas, que tie­nen mie­do an­te las po­si­bles san­cio­nes por fu­gas de in­for­ma­ción o fa­llos de se­gu­ri­dad.

—¿Se re­suel­ven es­te ti­po de ca­sos, los ata­ques a las em­pre­sas?

—Mu­chos in­ci­den­tes de se­gu­ri­dad ya que­dan mi­ti­ga­dos por los ser­vi­cios de res­pues­ta del día a día. So­lo en los ca­sos más gra­ves tie­nen una re­per­cu­sión pe­nal. Los pro­ble­mas sue­len ser que los ata­can­tes es­tán en el ano­ni­ma­to, la di­fi­cul­tad pa­ra de­tec­tar los ata­ques, su trans­na­cio­na­li­dad y la fal­ta de for­ma­ción o ase­so­ra­mien­to en ci­ber­se­gu­ri­dad. En las em­pre­sas no se de­di­ca el su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra de­fen­der­se de los ci­ber­cri­mi­na­les.

—¿Qué ti­po de com­pa­ñías es­tán más al día?

—Las más con­cien­cia­das sue­len ser aque­llas que ya han su­fri­do al­gún in­ci­den­te. Otras pien­san que, co­mo nun­ca han su­fri­do un ci­be­ra­ta­que, ¿pa­ra qué to­mar me­di­das? Eso da lu­gar a si­tua­cio­nes dan­tes­cas. Cuan­do acu­den a un pro­fe­sio­nal los da­ños ya sue­len ser gra­ves.

—¿A qué fir­mas ayu­dan?

—Sue­len ser em­pre­sas de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca y gran­des mul­ti­na­cio­na­les, que no tie­ne un abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en la ma­te­ria en sus de­par­ta­men­tos ju­rí­di­cos. Tam­bién ayu­da­mos a des­pa­chos de abo­ga­dos tra­di­cio­na­les.

—Se ha­bla mu­cho de un mo­de­lo de ne­go­cio ren­ta­ble en paí­ses co­mo Fran­cia, Reino Uni­do o EE.UU: el ci­be­rar­ma­men­to, ¿qué es?

—Las re­la­cio­nes hu­ma­nas han cam­bia­do gra­cias a la tec­no­lo­gía e In­ter­net, así que hay que apos­tar por so­lu­cio­nes que ayu­den a pro­te­ger­las. El ci­be­rar­ma­men­to pue­de ayu­dar a pre­ve­nir, de­fen­der y res­pon­der an­te ata­ques o ame­na­zas de go­bier­nos ex­tran­je­ros, gru­pos cri­mi­na­les o te­rro­ris­tas. Es más efec­ti­vo te­ner una in­dus­tria pro­pia que com­prar o al­qui­lar pro­duc­tos de ci­be­rin­te­li­gen­cia a ter­ce­ros. Es el pa­so ló­gi­co de las em­pre­sas de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca y pue­de traer gran­des opor­tu­ni­da­des a nues­tro sec­tor tec­no­ló­gi­co. No creo que Es­pa­ña lo de­ba des­apro­ve­char.

| NU­RIA CAN­CE­LA

Ju­ra­do tie­ne co­mo so­cia en el des­pa­cho a Ana Re­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.