VIDEOJUEGOS, UN CAM­PO SEMBRADO DE EMPLEOS

Ca­da vez más com­ple­jos y com­ple­tos, la in­dus­tria de­man­da lo mis­mo de sus pro­fe­sio­na­les: es­pe­cia­li­za­ción, sí, pe­ro tam­bién co­no­ci­mien­to mul­ti­dis­ci­pli­nar pa­ra dar for­ma al pro­duc­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Pa­lo­ma Fe­rro

PROGRAMADORES, DISEÑADORES, HISTORIADORES, LOCALIZADORES... SO­LO EN ES­PA­ÑA, ES­TA IN­DUS­TRIA FAC­TU­RA YA MÁS DI­NE­RO QUE LA SU­MA DEL CINE Y LA MÚ­SI­CA GRABADA. LOS ESTUDIOS BUS­CAN SIN DES­CAN­SO NUE­VOS PERFILES CON LOS QUE ALIMENTAR UNA DE­MAN­DA DE CONTENIDOS QUE NO PA­RA DE CRE­CER

«Soy desa­rro­lla­dor/a de videojuegos». Es­ta fra­se des­en­ca­de­na imá­ge­nes men­ta­les pro­to­tí­pi­cas. Una mu­jer u hom­bre que vi­ve pe­ga­do a una pan­ta­lla pla­ga­da de al­go­rit­mos. Dos pro­me­te­do­res crea­ti­vos con un par de or­de­na­do­res en un ga­ra­je des­ven­ci­ja­do. El di­rec­tor del vi­deo­jue­go de mo­da, en una ofi­ci­na de gran­des puer­tas acris­ta­la­das y par­ti­das de bi­llar a me­dia ma­ña­na.

Co­mo sue­le ocu­rrir con los pro­to­ti­pos, se cum­plen to­dos en par­te y nin­guno en su to­ta­li­dad. Un desa­rro­lla­dor de videojuegos es al­guien que crea videojuegos. Así de sim­ple y así de en­re­ve­sa­do. En el pa­sa­do, el tér­mino iden­ti­fi­ca­ba al pro­gra­ma­dor o el di­se­ña­dor del jue­go, que mu­chas ve­ces eran la mis­ma per­so­na. Hoy es un con­cep­to pa­ra­guas por­que en­glo­ba a pro­fe­sio­na­les de una in­dus­tria de con­tras­tes (des­de estudios uni­per­so­na­les a em­pre­sas con mi­les de tra­ba­ja­do­res) que par­ti­ci­pan en la crea­ción de unos pro­duc­tos in­ter­ac­ti­vos muy par­ti­cu­la­res.

Con el pa­so del tiem­po, los videojuegos han su­ma­do nue­vas eti­que­tas. Son en­tre­te­ni­mien­to. Son tam­bién una in­dus­tria cul­tu­ral. Así lo re­co­no­cen mu­chos paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña des­de el 2009. Pue­den te­ner fi­na­li­da­des edu­ca­ti­vas (se­rious ga­mes) o pu­bli­ci­ta­rias y de már­ke­ting (ad­ver­ga­mes). Sus téc­ni­cas y len­gua­je se apli­can a los cam­pos más di­ver­sos (ga­mi­fi­ca­ción).

Han ad­qui­ri­do más pro­fun­di­dad téc­ni­ca, ar­tís­ti­ca, na­rra­ti­va y co­mer­cial. Ca­da vi­deo­jue­go cons­ti­tu­ye en sí mis­mo un uni­ver­so: per­so­na­jes, his­to­ria, ar­te, di­se­ño, con­tro­les, mú­si­ca... Pa­ra ca­da ga­la­xia de ese uni­ver­so exis­te uno o va­rios pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos.

Sim­pli­fi­can­do al má­xi­mo, el nú­cleo du­ro del de­sa­rro­llo de un vi­deo­jue­go lo com­po­nen el pro­gra­ma­dor, el di­se­ña­dor del jue­go, el ar­tis­ta y el di­se­ña­dor de so­ni­do.

El pro­gra­ma­dor ha­bla con la má­qui­na, me­dian­te có­di­go, pa­ra in­di­car­le qué de­be ha­cer. El di­se­ña­dor del jue­go se en­car­ga de que sea in­tere­san­te y di­ver­ti­do en el tiem­po. Es, por ejem­plo, la per­so­na que pien­sa los puz­les que los ju­ga­do­res ten­drán que re­sol­ver. El ar­tis­ta se en­car­ga de la par­te vi­sual. Y el di­se­ña­dor de so­ni­do es el res­pon­sa­ble de la mú­si­ca y los efec­tos.

A ellos se su­ma­ría un pro­duc­tor, ga­ran­te de que el equi­po ten­ga lo ne­ce­sa­rio pa­ra tra­ba­jar y de que el vi­deo­jue­go lle­ve la di­rec­ción ade­cua­da pa­ra la si­tua­ción del mer­ca­do. El lis­ta­do au­men­ta con es­pe­cia­lis­tas en ca­da sub­cam­po (programadores de fí­si­cas, diseñadores de ni­ve­les, mo­de­la­do­res 3D o ani­ma­do­res), con ex­per­tos en dis­tri­bu­ción, tra­duc­to­res, gra­fis­tas... Tam­bién con pro­fe­sio­na­les emer­gen­tes de­bi­do a la evo­lu­ción del sec­tor. Por ejem­plo, los guio­nis­tas de na­rra­ti­va in­ter­ac­ti­va, ya que ca­da vez se cuen­tan his­to­rias más ela­bo­ra­das. O los ex­per­tos en mo­ne­ti­za­ción, por­que la com­pe­ten­cia es fe­roz, so­bre to­do en­tre los jue­gos gra­tui­tos. Y da­do que es­ta ba­ta­lla se li­bra en In­ter­net, se re­quie­ren ana­lis­tas de da­tos y ana­lis­tas de már­ke­ting con co­no­ci­mien­tos de SEO.

Los perfiles más de­man­da­dos en Es­pa­ña, se­gún da­tos del li­bro blan­co de la aso­cia­ción De­sa­rro­llo Es­pa­ñol de Videojuegos (DEV), son los de pro­gra­ma­ción (28 %), ar­te (23 %) y ani­ma­ción (15 %). Se­gún es­te mis­mo in­for­me, la mi­tad de las em­pre­sas tie­nen pro­ble­mas pa­ra en­con­trar perfiles con la for­ma­ción ade­cua­da.

MU­CHO DE AL­GO

En Es­pa­ña hay ac­tual­men­te más de 80 for­ma­cio­nes re­la­cio­na­das con los videojuegos, la gran ma­yo­ría pri­va­das. Luis Quin­tans, pre­si­den­te de DEV, cree que «por su pre­ma­tu­ra crea­ción, esas en­se­ñan­zas sue­len ser trans­ver­sa­les, y las gran­des em­pre­sas de­man­dan es­pe­cia­li­za­ción».

Pa­ra Ar­tu­ro Mo­ne­de­ro, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Desa­rro­lla­do­res de Videojuegos (AEVI), «es me­jor ser el se­gun­do en to­do que el pri­me­ro en so­lo una co­sa. Un buen crea­dor de­be sa­ber de to­do».

No se con­tra­di­cen. Su apues­ta, en am­bos ca­sos, es la de que los alum­nos o egre­sa­dos ad­quie­ran ex­pe­rien­cia en em­pre­sas gran­des, don­de pue­dan co­no­cer los di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos al mis­mo tiem­po que se es­pe­cia­li­zan.

El back­ground mul­ti­dis­ci­pli­nar, in­clu­so fue­ra de los lin­des de la in­dus­tria, es un ac­ti­vo. Co­mo par­te de De­li­rium Stu­dios, Ar­tu­ro y sus com­pa­ñe­ros han co­la­bo­ra­do con un di­rec­tor de cine, una es­ce­nó­gra­fa y has­ta un de­co­ra­dor de in­te­rio­res pa­ra crear sus jue­gos. «Al fi­nal tie­nes que ser esa per­so­na del Re­na­ci­mien­to», ase­gu­ra. Por­que hay vi­da más allá de los videojuegos en su de­fi­ni­ción clá­si­ca. «Par­te de los ti­tu­la­dos se en­fo­ca­rá a se­rious ga­mes, ad­ver­ga­mes o apli­ca­cio­nes», ex­pli­ca Ós­car García, di­rec­tor aca­dé­mi­co de ENTI, es­cue­la pri­va­da ads­cri­ta a la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. Por esa ra­zón or­ga­ni­zan even­tos en los que mez­clan alum­nos con fi­sio­te­ra­peu­tas, ar­qui­tec­tos y otros pro­fe­sio­na­les fue­ra de la in­dus­tria, «pa­ra que vean que el per­fil de los alum­nos es em­plea­ble».

Do­mi­nar va­rios cam­pos pro­fe­sio­na­les es ca­si una exi­gen­cia pa­ra mu­chos por la reali­dad del sec­tor en Es­pa­ña. El nú­me­ro de estudios cre­ce a buen rit­mo. Hay unos 500 le­gal­men­te cons­ti­tui­dos. Más de la mi­tad han na­ci­do en los úl­ti­mos cin­co años. El em­pleo di­rec­to (un 49 % me­no­res de 30 años) cre­ce a un rit­mo del 20 %. El con­su­mo de videojuegos fac­tu­ró 1.359 mi­llo­nes de eu­ros en el 2017, un 17 % más que el año an­te­rior. Una ci­fra que su­pera a la su­ma del cine y la mú­si­ca grabada. Pe­ro a es­ta pros­pe­ri­dad le acom­pa­ñan las dis­fun­cio­nes pro­pias de una in­dus­tria in­ci­pien­te. Cuan­do los alum­nos es­tán es­tu­dian­do «po­cos tie­nen en men­te em­pren­der», ase­gu­ra Quin­tans, «pe­ro aca­ban, no en­cuen­tran tra­ba­jo, se jun­tan con ami­gos y, con to­das las ca­ren­cias que tie­nen, mon­tan una em­pre­sa». Pro­li­fe­ran las pe­que­ñas fir­mas que fac­tu­ran po­co. Ca­si la mi­tad de los estudios tie­nen me­nos de cin­co em­plea­dos. Las mi­cro­em­pre­sas (fac­tu­ra­ción in­fe­rior a dos mi­llo­nes de eu­ros) re­pre­sen­tan el 87 % de la ma­sa em­pre­sa­rial, pe­ro en­tre ellas so­lo su­man el 9 % de la fac­tu­ra­ción to­tal del sec­tor.

En es­te con­tex­to, al pro­fe­sio­nal no le que­da más re­me­dio que asu­mir las fun­cio­nes que co­rres­pon­de­rían a va­rios. Los estudios con perfiles muy de­fi­ni­dos son una ra­re­za, «po­cos sa­ben ac­ce­der a los re­cur­sos y lo pa­san mal», di­ce Quin­tans, ad­mi­tien­do, con re­sig­na­ción, que son «una in­dus­tria de tie­sos».

Al­gu­nos cie­rran tras su pri­mer jue­go. Otros al in­ten­tar atra­ve­sar el fa­mo­so de­sier­to que, se­gún Ar­tu­ro, «tie­nes que cru­zar si eres pe­que­ñi­to y quie­res con­ver­tir­te en gran­de. Si lo lo­gras, ga­nas. Si no, echas las per­sia­na. Es muy du­ro. Pe­ro al­go ten­drá es­ta in­dus­tria por­que no nos va­mos».

En Es­pa­ña, es­ta in­dus­tria fac­tu­ra ya más que la su­ma del cine y la mú­si­ca grabada

JUAN. S. G

ILUSTRACIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.